OPEN DE AUSTRALIA

La carrera histórica depende de la espalda de Nadal

Nadal, con molestias desde hace dos semanas, intentará levantar su 21º título de Grand Slam con la oposición de Djokovic, que va a por el 18º. Serena, en busca del 24º.

La carrera histórica depende de la espalda de Nadal

El Open de Australia, el último Grand Slam que pudo disputarse con normalidad en 2020, antes de que la pandemia del coronavirus cambiara la vida de millones de personas en todo el mundo, vuelve este año con su edición abierta número 52 (109 en total) en unas condiciones que ninguno de los otros puede permitirse. Y es que el país organizador es de los pocos que presenta una tasa de incidencia de la enfermedad lo suficientemente baja como para que, por ejemplo, la utilización de la mascarilla no sea obligatoria al aire libre. Es la consecuencia de una dura política de contención que han podido experimentar los tenistas que acudieron a Melbourne y a Adelaida, que tuvieron que pasar una cuarentena obligatoria de 14 días, en algunos casos sin salir de su habitación. Paula Badosa, la única tenista que se contagió en la ciudad, estuvo aún más tiempo en un hotel medicalizado, sin apenas servicios y sin poder abrir la ventana para respirar aire fresco.

Por eso, entre otras cosas, el major aussie podrá arrancar esta madrugada. Una vez terminada la cuarentena, en Melbourne no hay burbuja. Allí se reanuda la carrera entre el número uno y vigente campeón (lo fue por octava vez), Novak Djokovic, y el dos, un Rafa Nadal que buscará su 21º título en un major, el segundo en Down Under, con el que adelantaría ya al ausente Federer en la lista histórica y sería el único tenista de la Era Open (desde 1968) con al menos dos trofeos en cada major. El serbio sigue por detrás, con 17. El suizo, que se recupera de una doble operación en la rodilla derecha, volverá el próximo mes de marzo en Doha. “Gané aquí en 2009, pero igual mucha gente ni se acuerda ya”, bromeó Rafa hace unos días durante la exhibición que tuvo lugar en Adelaida y en la que venció a Thiem aunque ya tenía molestias en la espalda, la parte de su anatomía que tiene en vilo al mundo del tenis. 

"El problema es que tengo un músculo en la espalda que se tensa cuando saco y no me deja hacer el movimiento al cien por cien, no me deja forzar. Me he notado mejor, pero se me carga. No es un problema grave, aunque no he mejorado todo lo que me gustaría", explica Nadal para advertir que está "un poco preocupado", sin que eso signifique que no se da opciones de éxito: "No es una lesión grave, me hicieron pruebas. No renunció a nada.Si paso la primera ronda y gano tiempo, las buenas sensaciones pueden volver. Estoy haciendo todo lo que puedo para mejorar". Entre otras cosas, entrenarse con Carlos Alcaraz. Para el debut le espera el serbio Laslo Djere (25 años y 56º del mundo) en la jornada matinal del martes, madrugada en España (sobre las 04:00, Eurosport). Djokovic y Nadal tendrán otros enemigos peligrosos al acecho, principalmente Thiem y Medvedev, sin olvidar a Zverev y Tsitsipas, los jóvenes que ya han asomado y les han ganado en más de una ocasión.  

Serena, a por el 24º

En el cuadro femenino, una vez más se habla de un nuevo asalto de Serena Williams en busca del 24º gran trofeo con el que iguale la marca absoluta de Margaret Court. No consigue ganar un Grand Slam precisamente desde el que lo hiciera en 2017 donde va a volver a jugar ahora, antes de ser madre. No lo tendrá fácil ante un grupo amplio de aspirantes entre las que están Muguruza, finalista en 2020, la actual campeona, Kenin, y la número uno del mundo, Barty, además de la japonesa Osaka. Williams, que arrastra problemas en el hombro derecho, se enfrenta esta noche a la alemana Siegemund. De la Armada, sólo debutarán Carreño, Ramos y Martínez. El martes lo harán los otros 11 españoles. El show está garantizado... y con público: 30.000 espectadores diarios, 25.000 desde cuartos. El tenis vuelve poco a poco a la normalidad.