TENIS

Nadal recibe la Gran Cruz de la Orden del Dos de Mayo: "Madrid siempre apoya al deporte"

Rafa Nadal acudió este jueves a la sede de la Comunidad de Madrid, en la Puerta del Sol, y la presidenta, Isabel Díaz Ayuso, le impuso la máxima condecoración de la región.

Nadal recibe la Gran Cruz de la Orden del Dos de Mayo

Rafa Nadal, nacido en Manacor hace 34 años pero querido, admirado y respetado en todo el mundo, recibió este jueves la más alta distinción que concede la Comunidad de Madrid "a personas o instituciones con conductas ejemplarizantes que han destacado por su servicio a la ciudadanía en diferentes ámbitos", la Gran Cruz de la Orden del Dos de Mayo.

La presidenta regional, Isabel Díaz Ayuso, fue la encargada de imponerle al tenista balear el galardón en un año en el que ha brillado tanto en la pista, con la consecución de su 13º título en Grand Slam, el 20º de Grand Slam con el que igualó el récord masculino de Roger Federer, como fuera de ella, con la campaña #NuestraMejorVictoria, que puso en marcha junto a Pau Gasol para apoyar el proyecto Cruz Roja Responde. Entre marzo y mayo, ambos implicaron al mundo del deporte y arrastraron al de la cultura para recaudar más de 14 millones de los 70 que lleva acumulados ya esta iniciativa que ha llegado a casi tres millones de personas en situación de vulnerabilidad frente a la pandemia del coronavirus.

Tras la lectura del decreto de concesión, Díaz Ayuso le impuso la condecoración a un Nadal emocionado, que posó con la cruz y la banda roja que ya le pertenecen. Lo primero que hizo fue dedicarle unas palabras a la gente que sufre estos días: “Quiero recordar en primer lugar a las víctimas de esta terrible pandemia que estamos viviendo y a todas sus familias. Creo que a todos, de una u otra manera, nos afecta, pero sobre todo a los que han perdido a algún ser querido. Gracias a todo el personal sanitario, especialmente en Madrid, una comunidad muy castigada en la primera ola. Y gracias también a las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado. Estoy convencido de que España hará lo que siempre supo hacer, salir adelante en las circunstancias más duras y difíciles. Esta vez no será una excepción". Luego prosiguió con su discurso: "Gracias por este reconocimiento, es todo un honor. Quiero agradecer y compartir esta distinción con los ciudadanos de la Comunidad Madrid, un lugar del que me siento muy cercano y donde recibo un cariño especial y he disfrutado de momentos inolvidables tanto profesionales como personales, y que apoya siempre a todo el deporte, en una época dorada. Todos le debemos mucho a esta Comunidad. Todos le debemos mucho, porque siempre ha estado con nosotros. Espero que esto que vivimos ahora pase al recuerdo y podamos volver a compartir y a disfrutar pronto las cosas que nos hace felices de la manera en la que estábamos acostumbrados. Que esto acabe lo antes posible. Habéis hecho que este día sea inolvidable para mí".

Díaz Ayuso cerró un acto en el que intervinieron Ignacio Aguado, vicepresidente de la Comunidad de Madrid (“Es un verdadero honor y un privilegio para todos los madrileños poder entregar esta Gran Cruz a un madrileño de Manacor, a un español del que estamos orgullosos", expresó), la atleta paralímpica Sara Andrés (“Todos admiramos a Nadal por sus logros deportivos, pero más como persona. El esfuerzo contra el dolor y el sufrimiento es admirable") y la joven tenista Paula Martínez ("Gracias por estar en nuestras vidas, eres un ejemplo a seguir como persona y como deportista"). Entre el reducido grupo de asistentes estaban el presidente del Comité Olímpico Español, Alejandro Blanco, y los de las federaciones de tenis de España, Miguel Díaz, y Madrid, Tati Rascón, además de Elena Moreu, gerente de la Fundación Madrid por el Deporte. "Nadal es una inspiración cotidiana. El talento por sí solo es un fogonazo. Es necesario que prenda y eso se consigue con actitud, todo está en la fortaleza mental. Ganó en 2005 Roland Garros con 19 años recién cumplidos, y si ha ganado 20 Grand Slams ha sido por su actitud y disciplina, nunca ha caído en la autocomplacencia. Le concedemos la máxima distinción como reconocimiento a su descomunal palmarés deportivo, pero también a sus méritos extraordinarios como persona. Es el mejor deportista español de todos los tiempos, pero también un hombre lleno de valores: superación, perseverancia, esfuerzo, disciplina, sacrificio, respeto al rival y humildad. Nunca ha perdido la humanidad. Eres capaz de unir a todos los españoles en torno a tu figura, millones de ellos vibran y han llorado contigo frente a la bandera de España, gracias por vincularnos a todos con el orgullo y el talento, gracias a ti sabemos que somos un gran nación capaz de dar hombres y mujeres extraordinarios. Gracias, Rafa, en Madrid y en resto de España, te queremos", afirmó Ayuso.

Como colofón al evento y tras la escucha del himno nacional, Nadal charló con el cariño con el que acostumbra a tratarles, con un grupo de jóvenes deportistas madrileños que le expresaron su agradecimiento y se hizo una foto con ellos.