TENIS | COLONIA

Zverev y Aliassime frustran la final española en Colonia

El alemán dio un recital con el servicio ante Davidovich con 10 aces. Bautista cedió con el canadiense en un partido de alternativas.

Zverev y Aliassime frustran la final española en Colonia
Christof Koepsel Getty Images

Un pasito le faltó a Alejandro Davidovich para meterse en la primera final de su carrera en el circuito ATP. Alexander Zverev, pupilo de David Ferrer, tuvo la culpa. Ambos volvían a verse las caras en las semifinales del ATP 250 de Colonia tras el duelo que libraron en el pasado US Open, donde Zverev arrasó por la vía rápida: 6-2, 6-2 y 6-1. Nada tuvo que ver ese encuentro con el de hoy, ya que el alemán sudó de lo lindo para imponerse al malagueño en 1 hora y 49 minutos por un marcador de 7-5 y 7-6.

El inicio fue atípico, tanto que nunca suele verse sobre una pista de tenis. La red se soltó en su anclaje central, lo que obligó a detener el partido durante unos minutos en el primer juego. A partir de ahí imperó la ley del saque, sobre todo el del alemán, que dio un auténtico recital con cañonazos a 223 km/h (acabó con 10 aces). Aún así, no se arrugó el malagueño, que jugó un tenis prácticamente perfecto. Sabía que sus opciones pasaban por alargar los puntos desde el fondo de pista y así lo hizo en sus turnos de servicio, todo lo contrario que el germano. Zverev esperó agazapado para dar el zarpazo en el momento más caliente del set con 6-5 a su favor, rompiendo el saque de un Davidovich que por primera vez acusó algunos nervios en el encuentro, mandando dos derechas fuera.

El segundo set fue todavía más equilibrado. En el cuarto juego, Zverev consiguió el break y parecía que había dejado sentenciado el choque (4-1 arriba). Pero en cuanto hubo una mínima rendija, Davidovich se coló. Aprovechó un juego con doble falta del germano para conseguir su ansiado break, el primero del partido, para poner el 4-3 en el luminoso. Todo hacía presagiar que el set se resolvería en el tiebreak y así fue. El español arrancó con un minibreak a su favor, pero pronto todo se torció. Zverev encadenó tres puntos seguidos y el malagueño sufrió un aparatoso corte en un dedo tras chocar en una esquina de la pista. El juego se detuvo más de cinco minutos, pero ese infortunio terminó de decidir el duelo. Cruel desenlace para Davidovich, que aún así no empaña el fantástico torneo firmado por el malagueño. Por su parte, Zverev puede resarcirse de su derrota en la final del US Open ante Dominic Thiem ganando un título en casa.

Para ello deberá superar a Felix Auger-Aliassime, que ganó su semifinal a un siempre combativo Roberto Bautista. En un duelo de muchas alternativas, el canadiense se llevó el gato al agua por 6-3, 1-6 y 6-3 en 1 hora y 52 minutos, prácticamente duración calcada al partido de Zverev, por lo que ambos llegan a la final de este domingo con un desgaste similar. El encuentro promete...