TENIS

El lado supersticioso de Nadal: sus manías y rutinas dentro de la pista

El tenista balear, que este miércoles cumplió 34 años, suele sorprender a los aficionados durante los partidos con sus golpes... y también con varias manías.

Rafa Nadal coloca las botellas durante un partido en el Open de Australia.
EDGAR SU REUTERS

Rafa Nadal, que este miércoles cumple 34 años, no deja indiferente a nadie cuando juega sus partidos sobre una pista de tenis. El balear se ha convertido en una de las grandes figuras del tenis gracias a sus éxitos deportivos y a la garra y coraje que despliega durante puntos imposibles.

Sin embargo, Nadal también suele protagonizar durante los partidos una serie de acciones que llaman la curiosidad de los aficionados dada la meticulosidad del balear. A continuación repasamos algunas de ellas.

Las botellas del banquillo alineadas

Una de las manías más conocidas de Nadal es la de alinear las botellas en el banquillo durante el descanso entre juegos. Un ritual que explicó en una entrevista en televisión. "Si no hago lo de las botellas, estoy sentado y a lo mejor me distraigo pensando en otras cosas. Cuando hago las mismas cosas siempre, estoy centrado en lo que tengo que hacer y la cabeza está siempre despierta para mí en pensar puramente en el tenis".

El reloj talismán

Nadal suele jugar sus partidos con un reloj en la muñeca derecha, una costumbre que le sugirió el rey Juan Carlos I y que, de momento, le está dando buenos resultados en el circuito.

El toque del calzoncillo

A la hora de sacar Rafa Nadal suele ajustarse el calzoncillo antes de realizar su saque. Esta acción ya ha sido utilizada como mofa por parte de algunos tenistas como Juan Martín del Potro y aquella frase de "le vamos a sacar a Nadal los calzones del orto" antes de que Argentina y España se midieran en la final de la Copa Davis. Una manía que ni su tío Toni Nadal ha sido capaz de cambiar y que le sigue dando suerte al manacorí.

Línea y zapatillas limpias

Antes de cada saque Nadal se cerciora de que tanto la línea como las suelas de sus zapatillas estén perfectamente limpias para ejecutar el saque sin ningún tipo de preocupación. Además, descarta una de las tres bolas que los recogepelotas le suministran al inicio de cada punto cuando tiene el saque.