Competición
  • LaLiga Santander
  • LaLiga SmartBank
  • Liga Endesa ACB
  • Premier League
  • Serie A
  • Bundesliga
  • Ligue 1
  • Liga Portuguesa
  • Liga Holandesa
Liga Endesa ACB
Casademont Zaragoza ZAR

-

Montakit Fuenlabrada FUE

-

Herbalife Gran Canaria CAN

-

Monbus Obradoiro OBR

-

UCAM Murcia MUR

-

Kirolbet Baskonia BAS

-

Valencia Basket VAL

-

Movistar Estudiantes EST

-

Liga Holandesa
EN JUEGO
Feyenoord Feyenoord FEY

3

PSV PSV PSV

0

Heracles Heracles HCL

-

Utrecht Utrecht UTR

-

AZ Alkmaar AZ Alkmaar AZ

-

Ajax Ajax AA

-

FINALIZADO
FC Emmen FC Emmen EMM

2

Sparta de Rotterdam Sparta de Rotterdam SPR

0

COPA DAVIS

Nadal, míster Davis

Debutó con 17 años. "Gana tu partido, que después yo gano seguro", le dijo a Feliciano en Brno en 2004. Y lo hizo. Desde entonces, ha logrado cuatro Ensaladeras.

Nadal, míster Davis

"Tenía 17 años y le dijo a Feliciano: tú gana tu partido que yo después gano seguro". Jordi Arrese recuerda esa frase para justificar por qué dio la alternativa a Rafa Nadal en Brno, República Checa, en la primera ronda del Grupo Mundial en 2004. Han pasado 15 años de aquello, el niño tiene ahora 33, 19 Grand Slams y a cuatro Ensaladeras en casa. Nadal es Míster Davis.

Arrese era la cabeza visible del G3, el trío de técnicos que formaba con Juan Bautista Avendaño y Josep Perlas y que heredó la capitanía de un G4 que llevó a España a su primera Ensaladera en el Sant Jordi de Barcelona en el 2000. Allí, un Nadal con los ojos como platos y del que se empezaban a hablar maravillas, ejerció de abanderado y pudo ver cómo Juan Carlos Ferrero, con su passing inolvidable a Lleyton Hewitt, cambiaba la historia del tenis español.

Y llegó su hora de debutar en la Davis, que glorifica y hunde a partes iguales. El enviado especial de un periódico a Brno escribía lo siguiente: "Órdago del G3, que hace a un chaval de 17 años clave de la eliminatoria (...) hay que ser muy valiente o estar muy desesperado". Arrese sonríe cuando se le recuerda aquello: "¡A los 14 años ya dije en una radio que sería número uno del mundo, porque era diferente a los demás!".

Rafa Nadal, en su debut en 2004 frente a Jiri Novak.

El G3 decidió situarle de entrada, el 6 de febrero. "No había ganado ningún partido en indoor y Jiri Novak era favorito contra todos en ese tipo de pistas. Teníamos confianza en Nadal y le metimos para que le machacara. Le llevó a dos tie-breaks aunque perdió", recuerda. También cedió en el dobles junto a Tommy Robredo, pero Feliciano batió a Berdych y el chaval apuntilló al zorro Radek Stepanek. Comenzaba el camino hacia el segundo título.

En la final de Sevilla frente a Estados Unidos, las aguas estaban revueltas. Juan Carlos Ferrero, el héroe, había comenzado el año dos del mundo y llegaba 31º. Y el G3 eligió a Nadal (51º y con un solo título en Sopot) para el segundo punto contra Andy Roddick. "Rafa nos daba mucha confianza para fundir a Roddick, pero fue duro porque si perdíamos nos mandaban a la calle. Lo fácil era poner a Ferrero, y Nadal respondió. Por carácter se comía a todos, aunque su tenis estuviera por debajo", valora ahora Arrese. Con 18 años y 107 días se convirtió en el campeón más joven de la historia de la Davis.

Así comenzó la leyenda del indomable, que se planta ante la posibilidad de un quinto título tras los de 2004, 2008, 2009 y 2011. En Mar del Plata 2008 no estuvo por lesión, pero la Federación Internacional considera campeón a todo aquel que participara ese año en una serie previa. Luce un balance de 28/1 en individuales y 8/4 en dobles a lo largo de 21 eliminatorias. Tras el título de 2011, Nadal, Ferrer, Feliciano y Verdasco anunciaron un "fin de ciclo y fin de fiesta". Todos querían priorizar sus carreras ATP y los Juegos de Londres. La Davis se hacía dura. Pero volvieron. El campeón de 19 grandes, incluso, viajó a la India o Dinamarca para disputar series que debían rescatar a España del pozo de la segunda división en la que cayó tras la desafección de las mejores raquetas y los conflictos federativos.

Nadal tiene imposible llegar a los números del mítico Manolo Santana, pilar de las finales de 1965 y 1967 que se perdieron en Australia, porque el madrileño llegó a la cifra de 92 victorias y 28 derrotas totales en 46 series. Pero su peso es mayúsculo.

"A él le encantan las competiciones por equipos y jugar por su país y siempre, no sólo ahora, ha estado muy implicado", recuerda Sergi Bruguera, el actual capitán, en la Caja Mágica. Es Míster Davis, el seguro de vida.