OPEN DE AUSTRALIA

Hewitt acusa a Tomic de amenazarle a él y a su familia

Hewitt y Tomic

PETER PARKS

AFP

El capitán australiano de Copa Davis ha denunciado un acoso "de año y medio" por parte de su díscolo compatriota durante la disputa del Open de Australia.

En plena disputa del Open de Australia ha estallado una polémica preocupante para el tenis aussie. En una reducida rueda de prensa convocada sólo para ciertos medios, el capitán de Copa Davis del país oceánico, Lleyton Hewitt, ha denunciado que él y su familia llevan "un año y medio recibiendo amenazas" de Bernard Tomic, uno de sus pupilos en el equipo australiano y un tenista más conocido por su verborrea que por sus resultados. 

Las declaraciones de Hewitt son una respuesta a las que hizo Tomic el pasado lunes, después de perder en primera ronda del Grand Slam contra el croata Marin Cilic. Entonces dijo que la capitanía de Hewitt supone "un conflicto de intereses" y le acusó de escoger a los jugadores representados por una agencia de su propiedad, a pesar de que es sabido que no tiene participación en ella, además de entregarles invitaciones para jugar el Open de Australia. 

“No está haciendo lo correcto. Está jugando la Copa Davis cuando pensaba que ya estaba retirado. Todo se centra en Lleyton. Antes él odiaba Tennis Australia y ahora parece que le encanta. Nosotros (por Kyrgios, Kokkinakis y él) no queremos jugar mas porque está arruinando el sistema. Que se vaya. ¿Por qué sigue jugando estos torneos de dobles si ya estaba retirado? A nadie le gusta Lleyton ya”, fueron algunas de las palabras de Tomic. 

La reacción de Hewitt, ganador en sus mejores años del US Open 2001 y de Wimbledon en 2002, no se hizo esperar mucho. Tras su partido de dobles del jueves, trató de quitar hierro al asunto: “La verdad, me reí un poco. Bernie (por Tomic) sigue siendo Bernie. Pierde y sigue quejándose de las cosas. Yo sigo adelante. Lo que me emociona ahora es que estoy trabajando con mucho jóvenes. Lo decepcionante es que nuestros tenistas tuvieron un gran día en el Abierto de Australia y fueron superados por la noticia de Tomic”.

También lamentó los años desperdiciados tratando de hacer de Tomic un tenista competitivo: "No tuve nada que hacer. Pasé mucho tiempo con él tratando de crear una estructura y un equipo a su alrededor para que tuviera las mejores oportunidades y siguió cometiendo los mismos errores". Preguntado acerca de qué tipo de amenazas recibió, aseguró que fueron "de tipo físico y chantajes". 

Tomic, por su parte, lo negó en News Corp Australia: "Nunca he amenazado a su familia. Pero esto está bien, Lleyton, para darse cuenta de lo bajo que puedes caer como persona y de por qué nunca le gustaste al público australiano. No tengo nada que ver con tu familia y no me importa qué problema tengas, mentiroso". Mientras vuelan los cuchillos, el tenis australiano tiene tres representantes masculinos en tercera ronda, De Miñaur, Bolt y Popyrin de los que al cierre de esta noticia ya había caído uno, De Miñaur, ante Nadal (6-1, 6-2 y 6-4). También dos femeninas, Barty y Birrell, en octavos y tercera ronda, respectivamente.