TENIS | PEKÍN-BEIJING

Nadal no cae en la trampa de Kyrgios y suma su 75º título


Nadal - Fognini en directo: sigue el Masters de Canadá, en vivo

Rafa nadal, con el trofeo de Pekín.
JASON LEE REUTERS

Aunque a veces lo niegue, Rafa Nadal es insaciable, no se cansa de perseguir la gloria con una mentalidad y un hambre de triunfo que le convierten en el jugador más singular de la historia del tenis en ese sentido. Este domingo ha vencido por 6-2 y 6-1 a Nick Kyrgios en la final del ATP 500 de Pekín, la 110ª de su carrera, y ha levantado un título, el sexto de 2017, que supone para él una cifra total redonda e impresionante: 75. En 2005 debutó en el torneo chino con 19 años y lo ganó ante Guillermo Coria. Doce largas y duras temporadas después, en su cuarta final allí donde fue campeón olímpico en 2008, ha repetido victoria. Un dato que demuestra su inquebrantable determinación. Hace cuatro años que no ganaba seis o más títulos en una misma temporada (en 2013 cosechó 10).

Nadal mantuvo siempre la concentración para no caer en la trampa de Kyrgios, que desde el primer juego del partido se enfangó en continuas discusiones con el juez de silla, Mohamed Lahyani, que al final le costaron un punto de penalización. El conflicto empezó cuando en el inicio, con 30-40 para el australiano, el árbitro ordenó que se revisara una bola de este que había sido cantada como fuera por uno de los líneas. La repetición demostró que había entrado, pero el punto se repitió porque Nadal había devuelto el golpe. La decisión no fue del agrado de Kyrgios, que ya no paró de darle la chapa a un más que paciente Lahyani en un set lleno de reviews.

Lo cierto es que el número uno del mundo le impuso su tenis al díscolo aussie con una precisión quirúrgica (solo 10 errores no forzados por los 35 de su rival). Supo hacerle sudar moviéndole de un lado a otro para que no pudiera acomodarse y golpear con su potentísima derecha (limitó a 20 sus golpes ganadores). El revés le falló más de la cuenta y Rafa explotó esa grieta. Kyrgios se fue del partido al final del primer set, el solito, como suele pasarle, con sus payasadas y esos saltitos que no le ayudan para nada. Así el balear, que había tenido hasta seis oportunidades antes, le rompió dos veces el saque para llevarse el parcial.

Modo rodillo

Por suerte para el espectáculo, Nick hizo borrón y cuenta nueva en la segunda manga y lo intentó de salida (tuvo hasta tres bolas de break en dos juegos), pero se encontró con una versión excelsa de Nadal, que en modo rodillo sumó otras dos roturas, viento en popa hacia un triunfo que estuvo cerca de cerrar con un rosco. Kyrgios salvó la honrilla y siguió a lo suyo, jugar con la raqueta, brincar ridículamente... Talento desperdiciado. A años luz de la actitud del español, una leyenda.