Muguruza, a semifinales como líder y por la puerta grande

PERFORM

WTA FINALS

Muguruza, a semifinales como líder y por la puerta grande

La española venció a Kvitova por 6-4, 4-6 y 7-5 y pasa líder de grupo.En semis, se cita con una Radwanska a la que ha ganado cuatro veces en 2015.

Singapur

Garbiñe Muguruza se presenta en las semifinales de mañana de la Masters Cup femenina (será ante la polaca Agnieszka Radwanska, a las 08:00 hora española) y lo hace por la puerta grande al batir a la zurda checa Petra Kvitova (dos veces campeona de Wimbledon, quinta jugadora mundial) por 6-4, 4-6 y 7-5 en un 'thriller' de dos horas y 33 minutos. Fue un partido durísimo que incluyó 15 roturas de servicio (Muguruza, 8/14; Kvitova, 7/11), y donde los restos pesados de dos tenistas atléticas (Kvitova firma 1,83 de altura; Muguruza,1,82) desbordaron a los segundos saques: Muguruza (cuatro saques directos, como Kvitova) se limitó a un 43% de puntos ganados con segundos servicios... pero redujo a Kvitova al 33% en ese departamento: 13/39. En su primer 'cara a cara' con la campeona checa, la octava victoria consecutiva de Garbiñe, todas sus citas desde que arrancó el torneo de Pekín, colocó a Kvitova al borde una eliminación que evitó cuando su compatriota Lucie Safarova, ya apeada del torneo, batió a la alemana Angelique Kerber. Muguruza firma imbatida (y con una prima total de 610.000 dólares) la fase de grupos, algo que no se recordaba aquí desde que lo hizo la propia Kvitova en 2011, cuando fue campeona.

Muguruza jugó con altibajos, picos y valles, quizá producto del estrés físico y mental a que la viene sometiendo la bicefalia de participar en individuales y dobles (también semifinalista, con otra cita para el sábado), algo bastante infrecuente y que Sara Errani acometió en 2013 y también las hermanas Venus y Serena Williams en 2001. La última española que lo hizo fue Conchita Martínez en 1999. Tras dominar el set inicial, Garbiñe entregó el segundo en una sinfonía de roturas de servicio, y tras errar dos voleas clarísimas a pista abierta, con 4-4 y saque. Ahí bajó a la pista del Singapore Indoor Arena el entrenador de Garbiñe, Sam Sumyk, el francés de Bretaña residente en Manhattan Beach, California. Esta fue la receta de Sumyk: "Me gusta cuando vas de cara a la bola y no retiras las manos y mantienes las manos sobre la bola, dominando desde el primer golpe. Tienes que jugar así, siendo agresiva y no pasiva, con ese dominio desde el primer golpe, para quitarle tiempo a ella. Si Kvitova te tira cortados, puedes seguir también el juego de cortados con ella. No has ganado el segundo set solo por un par de puntos, así que no hay razones mayores para que nos desviemos de nuestra táctica".

En la tercera manga, usando angulaciones zurdas y balazos planos, Kvitova demarró con ventaja de 2-0 y saque: solo para verse castigada de nuevo por los restos como obuses de Muguruza, algo que fascina a Martina Navratilova. Con 4-5 abajo y servicio, Muguruza se vio a dos puntos de perder, pero mantuvo perfectamente la calma, ante una Kvitova que iba estirando al máximo unas reservas desgastadas. Ya con 6-5 y saque, Muguruza se llenó de sangre fría en dejadas y tiros a las líneas, pero precisó de cuatro puntos de partido para sellar la sentencia. Remató con su golpe ganador número 32 (por 40 de Kvitova). En la semifinal, Garbiñe se cita con una Radwanska a la que ha ganado cuatro veces en 2015, todas las que se han cruzado. En todo caso, Garbiñe Muguruza Blanco es semifinalista del Masters por la puerta grande.

0 Comentarios

Normas Mostrar