Ferrer, Verdasco y Carla Suárez, a por los cuartos en la hierba

WIMBLEDON

Ferrer, Verdasco y Carla Suárez, a por los cuartos en la hierba

Ferrer, Verdasco y Carla Suárez, a por los cuartos en la hierba

GLYN KIRK

AFP

Ferrer jugará el lunes infiltrado contra el croata Dodig; Verdasco se las ve con el gigante (2,03 m) De Schepper y Suárez se mide a Kvitova, 8ª de la WTA y campeona en 2011.

Londres

David Ferrer (Pista 2 ante Dodig, 12:30 horas), Fernando Verdasco (Pista 3, hacia 16:30 horas, con De Schepper) y Carla Suárez (Pista 3, 12:30 horas, frente a Kvitova) asaltan los cuartos de final en la jornada del lunes. Ferrer domina por 1-0 a Dodig, Verdasco nunca ha jugado con su rival y Carla pierde 1-4 ante Kvitova.

Pese a salir como cabeza de serie número cuatro, Ferrer no pisa la Centre Court desde su turno inicial, ante Martin Alund: David ha venido coincidiendo con Djokovic y Murray que son siempre los elegidos para el gran escenario de la Central. Allí, en la Centre Court, Murray chocará con Youzhny, hacia las 16:00 horas, por delante del atractivo duelo Djokovic-Haas.

“Ivan Dodig ha llegado aquí muy adaptado a la hierba y se va a la red a la mínima que puede”, anticipa un Ferrer que pasó un calvario de cinco sets, el sábado ante Dolgopolov, y necesitó infiltración de anestesia en el tobillo izquierdo. Ferrer asume que tendrá que volver a infiltrarse para medirse a Dodig (“es una sensación nueva, no siento nada”), pero no es optimista sobre su estado físico: “El descanso entre sábado y lunes me viene sensacional, pero el tobillo cada vez va a peor”, destaca Ferrer. 

Los médicos españoles, Ruiz Cotorro y Nacho Muñoz, han tenido trabajo en las últimas horas junto al fisioterapeuta para drenar el tobillo de Ferrer, que comparte casa en Wimbledon junto a Feliciano López… y tiene que jugar sin el referente de su entrenador, Javier Piles, retenido en España por motivos familiares. Dodig llega como número 49 de la ATP. Perdió con Ferrer en 2012, en la pista rápida de Valencia, la única vez que se han cruzado, aunque el croata ganó uno de los tres sets.

Ante el zurdo gigante francés Kenny de Schepper (2,03 de altura número 80), Verdasco se encuentra ante una ocasión única para pisar por primera vez los cuartos de final en el All England. En 2013, y antes de llegar a Wimbledon, De Schepper sólo había ganado tres partidos en cuadros finales del ATP Tour. El inglés Kyle Edmund, número 442 del mundo, le eliminó en Eastbourne. En Nottingham, también en hierba, Benjamin Becker le propinó un sonoro 6-2, 6-1.

De Schepper flota en Wimbledon gracias a que en segunda ronda se le quitó del camino, por retirada, un rival tan potente como Marin Cilic. Pero en dieciseisavos, el altísimo francés sorprendió con nueve saques directos a ‘Pico’ Mónaco, nada especialista en hierba, y le apeó en tres sets. “Verdasco debe sacar adelante este partido, sin duda, y luego ver qué pasa en la Central ante Murray, que tendrá toda la presión”, resume el letón Ernests Gulbis, al que Verdasco arrolló el sábado en lo que el mismo jugador madrileño (ahora entrenado por el técnico Ricardo Sánchez) describió como ‘un partido prácticamente perfecto”.

Ante Gulbis, Verdasco ganó el 81% de los puntos que jugó con primeros servicios y sólo tuvo una bola de ‘break’ en contra, que canceló sin problemas. Con los siete ‘aces’ ante Gulbis, Verdasco suma 42 saques directos en este Wimbledon y sale con el número 11 en la clasificación de mejores sacadores.

En sus primeros octavos de final en Wimbledon, Carla Suárez parece hallarse ante la peor papeleta de los tres españoles que sobreviven en esta ronda: Suárez ha perdido cuatro de las cinco veces que ha jugado con Petra Kvitova, la imponente zurda checa que fue campeona en 2011 aquí mismo, en Wimbledon. Kvitova ocupa ahora el puesto número ocho de la lista mundial del WTA Tour, donde Carla Suárez se sitúa en el número 18.

La única victoria de Carla se registró en 2012, sobre la pista dura de Pekín. En el Abierto de Australia, en 2012, Carla perdió pero supo extender a Kvitova hasta el tercer set: 6-2, 2-6, 6-.4. “Estar en la segunda semana de Wimbledon ya es un motivo de gran alegría. Nunca había llegado hasta aquí, pero no me voy a conformar”, anticipó Carla Suárez tras batir en dieciseisavos a la canadiense Eugenie Bouchard. Y un dato: de haber pasado Feliciano López ante Haas, esta hubiera sido la primera vez que Wimbledon habría tenido tres españoles en dentro del cuadro masculino en octavos… sin que ninguno de ellos se llamara Rafael Nadal.

Comentarios

Comentarios no disponibles