NewslettersRegístrateAPP
españaESPAÑAchileCHILEcolombiaCOLOMBIAusaUSAméxicoMÉXICOusa latinoUSA LATINOaméricaAMÉRICA
Actualizado a

Ha dicho Mauricio Pochettino que habrá que intentar mejorar el equipo en el próximo mercado de fichajes, lógico: el Chelsea apenas lleva gastados unos mil millones de euros en los últimos meses, una cantidad que nos puede parecer desorbitada al común de los mortales, pero no al técnico argentino. A Xavi Hernández, en cambio, le regaló Laporta un equipo reforzado con dos cedidos y fichajes valorados en poco más de tres millones, de ahí que le exijamos la luna en cada partido. Sus problemas, sin embargo, son otros, como que los árbitros se pongan en la puerta del vestuario a cotillear, o que los más jóvenes de la plantilla se lancen a devorar periódicos. O novelas, quién sabe. Menudo disgusto.

Hace bien Xavi en quejarse. Un entrenador que no se queja es un entrenador que está pidiendo a gritos que le echen, un entrenador sin alma, un entrenador sin vicios, que es lo peor que se puede decir de casi cualquier persona, pero especialmente de un entrenador. ¿Debería pedir Xavi como pide Pochettino, quizás con algo más de razón porque, primero, a él sí que no le han dado nada y, segundo, resulta que viene de ganar la Liga? ¿Qué pediría el argentino con esas credenciales? ¿A Guardiola? Xavi, en cambio, se muestra leal a la causa y va tirando con lo que tiene a la espera de un milagro económico que nunca llega. Y mejor así. No olvidemos que el último en arrogarse el término fue un ministro que luego fue banquero y terminó en la cárcel, que es donde metería yo a Pochettino si vuelve a insistir en que necesita más fichajes.

“Frente al vicio de pedir está la virtud de no dar”, dice el viejo refranero. Quizás es lo que trataba de determinar el árbitro asistente que se apostó junto a la puerta para poner la oreja: si en el vestuario del Barça se hace buen uso de las más nobles tradiciones orales y la sabiduría popular. Sería bonito que así fuese. Y aún sería más bonito que, a falta de dinero para fichajes, le pidiese Xavi a Laporta otra puerta, una de esas con doble cerradura, mirilla periscópica y melamina insonorizada. Eso sí todavía aspira a ganar la Liga, claro.

Sigue el canal de Diario AS en WhatsApp, donde encontrarás todas las claves deportivas del día.

Normas