La magia del Tenis

Pasión por los cuatro costados

Autor: Carlos Coll Martínez
POR
Carlos Coll Martínez Twitter

LA MAGIA DEL TENIS

¿Cuáles son las características más notables del tenis nocturno?

Interesante repaso a las particularidades que implica practicar tenis por la noche y cómo podemos disfrutar al máximo en estas condiciones.

federer_practice_night

Ayer tuvo lugar en el Real Club Recreativo de Tenis de Huelva un torneo nocturno de tenis en el que yo participé, aunque con desastroso resultado. Sin embargo, me encanta este evento por el hecho de que los partidos se disputan de noche y al aire libre. Por ese motivo, hoy vamos a ver en La Magia del Tenis los aspectos más característicos de la práctica de tenis cuando el sol ya no está.

Es evidente que este deporte no deja de ser el mismo, independientemente de las condiciones en las que se juegue. No obstante, el hecho de jugar de noche o de día puede influir notablemente en tu rendimiento, aunque eso también depende de las preferencias de cada uno. A mí, particularmente, me gusta mucho más jugar en horario nocturno que diurno. A continuación, vamos a repasar los detalles más destacables del tenis en estas condiciones.

La iluminación

Durante el día, la iluminación en pistas al aire libre es solar. Si bien el sol nos aporta una visibilidad extraordinaria, también es cierto que es muy molesto para sacar o para ejecutar un remate. Asimismo, durante el día también quedan zonas de luces y sombras en la pista, lo que puede resultar muy desconcertante cuando la pelota pasa por esas áreas en mitad de un intercambio.

De noche, los focos hacen acto de presencia y aportan una iluminación uniforme. El problema surge cuando están mal colocados, de tal forma que molesten a la hora de sacar o rematar, como si del sol se tratase. También puede suceder que los focos no sean lo suficientemente potentes y la iluminación sea escasa. Por fortuna, nunca he jugado en una pista con este tipo de problemas.

La temperatura

Sobre todo ahora, en verano, el calor durante el día es sofocante y jugar durante el día puede llegar a resultar incluso peligroso. Sólo por la mañana temprano o a última hora de la tarde, el calor te permite jugar con luz solar; el problema es que, cuando cae el sol, si la orientación de la pista no es buena, resulta muy molesto jugar con el sol completamente de cara.

En horario nocturno, las temperaturas son mucho más suaves y ello te permitirá jugar sin fatigarte tanto, por lo que tu rendimiento será mucho mejor. Si practicas tenis en tierra batida, no tendrás que regar la pista con tanta frecuencia, ya que se mantendrá húmeda durante más tiempo.

Los mosquitos

En época estival, sobre todo en lugares donde hay grandes masas de agua cercanas, los mosquitos son muy molestos cuando el sol se pone, máxime si estás en una pista de tenis con los focos encendidos. En ese caso, es recomendable que lleves algún repelente en espray que los mantenga lejos de ti.

Conclusión

Como antes dije, a mí me gusta mucho más jugar al tenis de noche que de día, incluso en invierno. La iluminación artificial me resulta mucho menos deslumbrante que el sol y, por supuesto, como antes hemos visto, en verano es mucho más llevadero hacer deporte evitando las horas de máximo calor.

Y tú, ¿cuándo prefieres jugar al tenis?