El mundo de Roncero

El Madrid es mi razón de ser y la de millones de aficionados en todo el mundo. Cargamos una mochila maravillosa con 13 Copas de Europa y 33 Ligas. La vida sigue siendo blanca y bella...

Autor: Tomás Roncero

EL MUNDO DE RONCERO

El Camp Nou aplaudió al Real Madrid hace 40 años...

Cunningham salió ovacionado del coliseo azulgrana el 10 de febrero de 1980 en un Clásico que los blancos ganaron 0-2 con goles de García Hernández y Santillana.

Cunningham, en una jugada del Clásico de Liga Barcelona-Real Madrid disputado el 10 de febrero de 1980 en el Camp Nou.

El 10 de febrero de 1980 sucedió algo inaudito, sin precedentes. De hecho, 40 años después no ha vuelto a acontecer. El Camp Nou se rindió a un futbolista del Real Madrid en el transcurso del Clásico liguero celebrado aquella tarde en feudo azulgrana. El privilegiado, dado que jamás ha vuelto a ocurrir con ningún otro jugador madridista, fue Cunningham.

Laurie nació en Londres el 8 de marzo de 1956 y falleció en Madrid, en accidente de tráfico, el 15 de julio de 1989. Tenía ascendencia jamaicana y fue célebre por lograr jugar con la selección inglesa cuando estaba vetada la presencia en la misma de jugadores de raza negra.

Luis de Carlos lo fichó en 1979 tras quedarse deslumbrado con su exhibición en un partido de Copa de la UEFA entre el West Bromwich Albion y el Valencia (a Carrete le amargó la noche). El club blanco batió su récord al pagar por él un millón de libras (123 millones de pesetas). Su primera temporada fue la mejor, pero nada equiparable a aquella tarde en el Camp Nou. El Madrid ganó 0-2, goles de García Hernández y Santillana. El triunfo se cimentó en la portentosa actuación del 11 por la banda izquierda.

Cunningham, que gozaba de un físico espectacular, sacó los colores a Zuviría, que recibió una colección de regates, amagos y fintas que acabaron siendo jaleadas por la grada culé, en un afán por reprochar la mala actuación de su Barça.

De esta historia dan fe García Remón, San José, Benito, Pirri, Camacho, Ángel, Del Bosque, García Hernández, Juanito y Santillana. Todos ellos le acompañaron en el once titular en un Camp Nou abarrotado que asistió perplejo a la exhibición del extremo de origen jamaicano. Zuviría, que estuvo dos veces a punto de ser expulsado por tarjetas, acabó desesperado. Con el 0-2, la afición culé se rindió y se dedicó a ovacionar cada intervención de Cunningham, que acabó crecido y agradecido. El Barça jugó ese día con Artola; Zuviría, Olmo, Migueli, Serrat; Sánchez, Rubio, Asensi; Simonssen, Roberto 'Dinamita' y Carrasco. También pueden contarlo. El día que el Camp Nou aplaudió al Madrid..