Liga Rumana
Viitorul VTR

-

FC Dunarea Calarasi DCA

-

D. Bucarest DBU

-

FC Voluntari VOL

-

International Champions Cup
Liverpool LIV

-

B. Dortmund BDO

-

Liga Uruguaya - Clausura
Danubio DAN

-

Progreso

-

Club Atlético Atenas CLA

-

Defensor Sporting DEF

-

Rampla Juniors RAM

-

Atlético Fénix FEN

-

El Tanque Sisley TAN

-

Montevideo Wanderers FC MOW

-

Liga Venezolana - Clausura
Atlético Venezuela VEN

-

Deportivo Lara GLA

-

Estudiantes de Caracas ECA

-

Monagas MON

-

Caracas Fútbol Club CAR

-

Trujillanos TRU

-

Estudiantes de Mérida ETM

-

Carabobo Fútbol Club CAR

-

Mineros de Guayana MIN

-

Deportivo Anzoátegui ANZ

-

Academia Puerto Cabello APC

-

Metropolitanos MET

-

ATP Bastad
Richard Gasquet Richard Gasquet
-
Fabio Fognini Fabio Fognini
-
ATP Umag
Guido Pella Guido Pella
-
Marco Cecchinato Marco Cecchinato
-
ATP Newport
Steve Johnson Steve Johnson
-
Ramkumar Ramanathan Ramkumar Ramanathan
-
WTA Gstaad
Alize Cornet COR
-
Mandy Minella MIN
-
WTA Bucarest
Anastasija Sevastova SEV
-
Petra Martic MAR
-

MATCH BALL

Tu blog de tenis en AS.com. Un blog en el que reflexionar, comentar y compartir noticias, anécdotas e historias sobre tenis.

Autor: Matchball

MATCH BALL

El problema de la NextGen

Alexander Zverev, durante su enfrentamiento con Ernests Gulbis en Wimbledon.

NIC BOTHMA

EFE

Comienzan muchos a cuestionarse si los nuevos valores del tenis, la denominada NextGen, merecen tanto bombo mediático.

En el último Roland Garros, Fabio Fognini echó toda la bronca afuera y dijo: "La Next Gen es una mierda". El italiano estaba enfurecido por todos los privilegios que la campaña de marketing de renovación del tenis masculino trae para los potenciales dominadores del futuro. "Hay un frenesí a su alrededor que no me gusta ni comparto. Tienen que comer más pasta, correr y ganar partidos", dijo Fabio, irónico e iracundo.

El tema vuelve al tapete tras el éxodo prematuro de los jóvenes talentos en las primeras rondas de Wimbledon. Y lo han hecho a manos de varios que llevan sus buenos años en el circuito y que encuentran en estas victorias la excusa perfecta para postergar la jubilación. Comienzan muchos a cuestionarse si los nuevos valores merecen tanto bombo mediático.

Karen Khachanov y Frances Tiafoe durante la tercera ronda de Wimbledon.

La historia no es nueva. NextGen, que ahora tiene su propio Masters en Milán, con reglas experimentales y premios por más de un millón de dólares, es una de varias campañas que ha hecho ATP en su historia por la renovación del tenis. En la década de los 90 estaba "Stars for Tomorrow", que buscaba atraer talentos carismáticos al circuito en tiempos de abulia del tenis. El aura de Andre Agassi no iba a ser eterna y se extrañaban un par de Connors y McEnroes. A comienzos de este siglo hubo otra, la de los "Young Guns", los jóvenes pistoleros, tal como la película de Billy The Kid, bombaderos que cautivaran al público con la potencia de sus tiros para convertirse en los nuevos reyes de tenis.

Este tipo de campañas funcionan por factores que van más allá de la mercadotecnia, el efectismo y los potentes golpes. Las nuevas estrellas surgen y se consolidan con algo muy simple, pero a la vez complicado: cuando logran ganar.

"Para la NextGen el objetivo estará cumplido cuando se gradúen de grandes"

Rafael Nadal convenció a todos cuando ganó su primer Roland Garros a los 18 años. Y los reconvenció al año siguiente y en todos los demás hasta completar más una década de títulos en el Bois de Boulogne El español es de roble y nadie lo puede negar. Roger Federer alzó la gloria el día que terminó con el largo invicto de Pete Sampras en Wimbledon. Y forjó un camino de gloria que lo tiene en el Olimpo. Andy Murray lo hizo cuando terminó con la sequía de 76 años de los británicos en los Grand Slam. Y Djokovic, cuando fue capaz de arruinarle la fiesta a Roger y Rafa.

Como decía un buen amigo mío, "no se ha inventado nada más lindo que ganar". Y para la NextGen, que cuenta con buenos jugadores, talentosos y eficientes, que generan placer al verlos en la pista, el objetivo estará cumplido cuando se gradúen de grandes. ¿Y cuándo será eso? Cuando puedan destronar a Federer, Nadal, Murray y Djokovic. Mientras estos cuatro sigan estando arriba, o por sobre los promisorios, ninguna campaña de marketing será efectiva.

0 Comentarios

Mostrar