Selfies y robots

La evolución de los palos de selfies: El Selfie-Drone volador

La evolución de los palos de selfies: El Selfie-Drone volador

Se acabó eso de ir por ahí con el brazo extendido o usando la chorrada de un palito. El futuro de las autofotos con el móvil ya está aquí y tiene robots en él.

Muchos lo considera una tontería, un gesto de egolatría y búsqueda de aprobación social, pero para otros es algo importante, una forma de comunicarse con sus amigos y de expresarse en el contexto actual 2.0 (deberíamos hablar de 3.0 a estas alturas) mediático de redes sociales y móviles. Es el concepto de 'Selfie' o autofoto, esa imagen sacada con la cámara frontal del smartphone de forma espontánea convertido en arte fotográfico que algunos dominan en redes como Instagram como las celebrities, y otros evitan a toda costa.


En el mundo de la tecnología y sobre todo en el mercado de los móviles, los ingenieros y publicistas no son ajenos al mundillo de los fans del Selfie, y tenemos ya móviles de gama alta como el HTC 10 que implementa un estabilizador óptico de imagen no sólo en la cámara trasera, sino también en la frontal; o el Oppo F1 Plus y su cámara frontal de unos considerables 16 Megapíxeles y tecnología Hi-Light para lograr los selfies individuales, de grupo o con paisajes enormes al fondo de más calidad del mercado. Pero para truco ingenioso de márketing el genio que se le ocurrió copiar la idea de la gente que ataba su teléfono a un palo para hacerse selfies mejores aumentando la distancia.

Selfie-Drone

¿Cómo se supera esto? ¿Cuál sería la evolución lógica de este uso? En Zero Zero Robotics, una compañía china especializada en tecnología robótica, se hicieron esta pregunta, y su respuesta al sustituto del 'selfie stick' no podía ser más futurista y sorprendente: Una cámara-drone voladora llamada la Hover Camera que básicamente es un pequeño drone portátil con alas plegables que lleva una cámara de 13 megapíxeles con estabilizador electrónico de imagen, capaz de grabar videos en resolución 4K y capturar fotos panorámicas de 360 grados a su alrededor.

Lo mejor es que el drone viene con tecnología de reconocimiento de objetos, lo que le permite volar por sí mismo, no chocarse con ningún obstáculo y seguir al usuario hacia donde este se mueve. Con un peso de menos de 250 gramos, la Hover Camera no necesita estar registrada en la administración federal de aviación de Estados Unidos, la FAA, aunque carece de GPS y de momento no se sabe cuánta autonomía de vuelo tiene por sí mismo, con un tope de altitud de 50 metros al parecer.

Precio igual que un smartphone de gama alta

De momento la Hover Camera está en sus primeros estadios de desarrollo, por lo que no podemos hablar de fechas aún, aunque Zero Zero Robotics señala que esperan tenerla lista para estas Navidades, por un precio del alrededor de 600 dólares, unos 530 euros, por lo que costará casi tanto como un móvil de gama alta.

 

0 Comentarios

Normas Mostrar