NewslettersRegístrateAPP
españaESPAÑAargentinaARGENTINAchileCHILEcolombiaCOLOMBIAusaUSAméxicoMÉXICOperúPERÚusa latinoUSA LATINOaméricaAMÉRICA

DAKAR

Audi supera la simulación

La marca alemana puso a examen en Marruecos al RS Q e-tron E2 con nueve días de test en condiciones extremas pensando en el Dakar. “Es más ágil y más fácil de controlar”, dice Sainz.

Actualizado a
El Audi RS Q e-tron E2
Audi

La arena del desierto marroquí confirmó lo que se intuyó cuando Audi realizó la puesta de largo de su RS Q e-tron E2 con el que saldrán a pelear la próxima edición del Dakar. Un vehículo más ligero, más aerodinámico y más eficiente, debía responder con mejores resultados y Carlos Sainz lo reafirmó después de nueve días de pruebas en Marruecos donde compartió escenario con el resto de pilotos de la marca de los cuatro aros. “Es más ágil y más fácil de controlar”, deslizó el madrileño, tras superar una simulación en condiciones extremas donde le acompañaron Lucas Cruz, Stéphane Peterhansel con Edouard Boulanger y Mattias Ekström junto a Emil Bergkvist.

Las nueve jornadas de pruebas se vivieron al más puro estilo Dakar, pues en total llegaron a completar 4,218 kilómetros (con una media de 468 por día que equivaldría al recorrido de las etapas más largas) como marcaba la hoja de ruta que estableció el equipo alemán con “nueve días de pruebas para que cada pareja de piloto y copiloto pudiese trabajar con el vehículo de pruebas durante tres”, explicó Arnau Niubó, jefe de proyecto, para destacar cómo se distribuyó el trabajo en un escenario donde había dos objetivos principales: “Desarrollar la segunda evolución para el Dakar y familiarizar a los equipos de pilotos con los nuevos desarrollos”.

Pese a que la primera prueba de fuego la tendrán en el Rally de Marruecos (del 1 al 6 de octubre), la buena noticia es que el optimismo ha invadido a la alineación de Audi, especialmente, por una reducción de peso que lo hace todo más fácil. Aunque Sainz aclara que “no es solo el peso, sino también una distribución que ahora es más favorable”. ¿Cuál es el resultado? Un coche que “se desvía menos, se siente más ágil y es más fácil de controlar”. La alineación al completo comparte sensaciones, pues Peterhansel simplemente subrayó las palabras del madrileño: “En curvas largas y rápidas hay menos fuerzas centrífugas. Es mucho más fácil quedarse en el interior de la curva”.

La expliación técnica sobre este comportamiento de coche la aporta Arnau Niubó: “La reducción de peso crea nuevas oportunidades para la configuración de la suspensión (donde más problemas sufrieron en la primera parte de la edición de 2022) que queremos aprovechar. Nos estamos moviendo en una buena dirección”. Pero además del trabajo de todos los ingenieros que están detrás de esta nueva creación, “la experiencia de Carlos y Stéphane nos ayuda enormemente a la configuración”, desvela un Ekstrom que se sigue viendo como el novato de una clase que parece haber aprendido bien la lección.

Todos los aspectos positivos del RS Q e-tron E2 se han potenciado. Incluso después de haber soportado jornadas donde las temperaturas se acercaban a los 40º, el coche estuvo a la altura de las necesidades que presenta el desafío del Dakar. “La ergonomía en la cabina ahora es mejor y varios controles se han reagrupado lógicamente, lo que definitivamente nos ayuda. Esto nos permite concentrarnos mejor y nos da más tiempo para nuestra tarea principal: la navegación”, dice Lucas Cruz sobre la visión del copiloto dentro de un prototipo que en total ya acumula 6.424 kilómetros. Más los que están por venir...

Normas

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión. ¿Olvidaste la contraseña?