MOTOGP | TEST DE SEPANG

Márquez vuelve a la carga en plena expansión Ducati

Su vuelta es el principal aliciente del test de Sepang, donde la fábrica italiana desembarca con más motos que nunca y Quartararo empieza a defender título.

0
Márquez vuelve a la carga en plena expansión Ducati
ERIK LESSER EFE

¿Cómo está Marc Márquez? Esa es la pregunta que más se repite y escucha entre el aficionado a MotoGP, conscientes todos de que el Mundial no puede permitirse perder de una tacada a Valentino Rossi, retirado a los 42 años al acabar la temporada pasada, y al del Repsol Honda. Y la respuesta a esa incógnita empieza a desvelarse este fin de semana en el esperado test de Sepang programado para la clase reina, de tres de la madrugada a once de la mañana en horario español.

El ocho veces campeón del mundo ha vuelto a superar los problemas de visión doble (diplopía), que ya tuviera en 2011, costándole entonces el título de Moto2, y que en esta ocasión le hizo perderse las dos últimas pruebas del curso pasado y el primer test de la pretemporada 2022. Tras varios meses de incertidumbre y probarse con motos de calle en diversos escenarios, el ilerdense tiene el OK médico para comparecer como uno más a este vital ensayo en Malasia. En él buscará poner a punto la difícil Honda RC-213V y también intentar dejar atrás definitivamente los problemas en su brazo derecho, fruto de la caída sufrida en julio de 2020 que le llevaron a pasar hasta tres veces por el quirófano y a estar en el dique seco esa temporada. Reapareció en la tercera carrera del año pasado, tras ser baja por esa lesión en el húmero derecho durante la pretemporada y las dos primeras carreras, las de Qatar, y en un año de “transición”, como él mismo definió, logró tres victorias (Sachsenring, Texas y Misano 2). La última llegó justo antes de ese grave accidente con la moto de campo, cerca de casa, que reprodujo los problemas de visión doble.

Ojalá el Pequeño genio vuelva a ser noticia por sus logros deportivos y no por sus partes médicos, porque tiene ante sí el atractivo desafío de volver a ser el que fue y de conseguir un nuevo título con el que igualar los nueve de Rossi, su ídolo de juventud y su enemigo íntimo desde que estallara la guerra entre ellos en 2015, precisamente en Malasia, el escenario de este test en el que ahora vuelve a la carga.

Mucho han cambiado las cosas en la parrilla de MotoGP desde que el del Repsol Honda se fuera al suelo en aquel GP de España de hace dos temporadas. De entrada, ahora es Fabio Quartararo el que ocupa el trono y defiende título, lo que le convierte en el hombre a batir. Sin embargo, el simpático francés no es la única amenaza real para Marc en su camino de vuelta hacia la cima, porque mucho tendrán que decir este curso las Ducati. La casa de Borgo Panigale está en plena expansión y cuenta con más motos que nunca en la parrilla. A las dos oficiales de Francesco Bagnaia (digno subcampeón la pasada temporada) y Jack Miller, se unen las de Jorge Martín y Johann Zarco (ambos con material oficial en el equipo Pramac Racing) y las satélites de Luca Marini y Marco Bezzecchi (en el Mooney VR46 Racing Team), y Enea Bastianini y Fabio Di Giannantonio (Gresini Racing MotoGP).

Además de cantidad, se espera calidad por parte de Ducati ya que ha sido la fábrica que ha marcado la pauta a nivel tecnológico en los últimos años. Las motos de la casa de Borgo Panigale son las que históricamente más corren y las que incorporaron antes que la competencia las alas aerodinámicas, el holeshot delantero, trasero y dinámico o el deflector trasero con forma de cuchara. Ahora, tras dos años de congelación tecnológica para controlar gastos en plena pandemia, se espera que Gigi Dall’Igna y su equipo de ingenieros haya echado la casa por la ventana y ponga en jaque al resto de fábricas.

Además de estos atractivos, hay muchos otros en un test que servirá para empezar a medir el estado de cada fábrica y de los principales pilotos. Suzuki necesita dar un paso adelante para que Joan Mir vuelva a brillar como hace dos años, cuando fue campeón, y Álex Rins saque todo el potencial que de él se espera. Lo mismo se puede decir de KTM, porque perdió algo de fuelle el año pasado y, además de mantener a Brad Binder y Miguel Oliveira como piloto oficiales, ha hecho una gran apuesta para su equipo satélite al apostar por los dos mejores del 2021 en Moto2, Remy Gardner y Raúl Fernández. Y en cuanto a Aprilia, tiene un equipo de campanillas con un Maverick Viñales que ya fue el mejor del reciente Shakedonwn de tres días el circuito de Sepang, parando el crono en 1:58.942 (el récord es 1:58.303 de la pole de Quartararo en 2019), lo que le dio una ventaja de 144 milésimas sobre su compañero Aleix Espargaró.

Al test de Malasia le seguirá el de Mandalika, en Indonesia, los días 11, 12 y 13 de febrero, y lo siguiente ya será con balas de verdad y no de fogueo, en el GP de Qatar programado para el 6 de marzo. A ver quién llega con los deberes mejor hechos para esa cita, la primera de un 2022 que se presenta apasionante.