F1 | BRASIL

Terremoto en la Fórmula 1: Hamilton es descalificado

El DRS del Mercedes en la clasificación es declarado ilegal, así que el inglés saldrá último en el 'F1 Sprint'. Multa de ¡50.000 euros! a Verstappen por tocarlo.

São Paulo
0

Veinte horas después de la clasificación, la decisión de los comisarios es oficial: Lewis Hamilton es descalificado por irregularidades técnicas en su Mercedes y deberá salir al esprint desde la última plaza de la parrilla, o en su defecto el ‘pit-lane’. El equipo ha confirmado que no apelará el fallo. Mientras tanto, Verstappen se lleva una multa de ¡50.000 euros! por haber ‘palpado’ el coche de su gran rival en el parque cerrado, confirmaron igualmente los árbitros cuarenta minutos después del último entrenamiento libre.

El DRS del Mercedes ’44’ fue más ancho de lo permitido en la clasificación del viernes, excedía los 85 milímetros que recoge el artículo 3.6.3 del Reglamento Técnico de la F1, "no pasó el test", así que el coche fue declarado ilegal. El delegado técnico de la FIA, Jo Bauer, envió el informe a los comisarios después de desmontar el alerón y precintarlo. Dos horas antes del esprint llegó el esperado comunicado que confirma que Lewis tendrá que salir último al ‘F1 Sprint’ de este sábado, o desde el ‘pit-lane’ si fuera necesario alterar alguna pieza, como parece lógico. Más allá de lo que remonte en la carrera corta, el domingo deberá sumar cinco puestos más de penalización en la parrilla por haber sustituido el motor de combustión en Interlagos.

Los comisarios argumentan que "aunque se trate de un error aislado y reconociendo que el competidor (Mercedes) no intentaba beneficiarse", la infracción es clara. El coche se construye conforme a las normas. O, mejor dicho, conforme a los exámenes que realizan los comisarios técnicos. En este caso, una esfera de 85 centímetros de diámetro debe atravesar tocando los extremos superior e inferior del alerón y en las secciones laterales, la amplitud era mayor.

Red Bull sabía lo que estaba buscando

En la noche del viernes se esperaba una decisión que nunca llegó, porque Mercedes apuntó a un factor aparentemente irrelevante, pero decisivo: Verstappen tocó el alerón del coche de Hamilton en el parque cerrado, algo que no está permitido según el reglamento, y debió acudir a declarar a las 9:30 horas en la mañana del sábado. Que Max, con la fuerza de su pulgar, pudiera alterar la forma de un alerón diseñado para soportar fuerzas extremas parece un insulto a la inteligencia.

En realidad, los cargos a los que se enfrentaban los dos pilotos que se disputan el campeonato eran incomparables. Fueron 15 minutos de conversación ante los comisarios por parte de Verstappen junto con Jonathan Wheatley, director deportivo, aunque el fondo de la cuestión parece otro: Red Bull sabía que había algo ilegal en el Mercedes y pidió a Max que lo revisara. Según los comisarios, "aunque sea habitual que los pilotos toquen coches rivales y eso explicó Verstappen, está prohibido hacerlo en el parque cerrado". La multa de 50.000 euros es un correctivo duro.

El equipo de Milton Keynes sospechaba del alerón trasero del inglés, la pregunta a los técnicos de la FIA se planteó antes y, de alguna forma, todos sabían lo que estaban buscando. La duda ahora es qué llevó a Mercedes a presentar un monoplaza que no cumplía con el reglamento: ¿un error de montaje? ¿Una avería o rotura? ¿Una decisión arriesgada? El Mercedes se chequeó después de las clasificaciones de Austin y México y no había irregularidades. A la espera de las explicaciones de Toto Wolff y compañía, la primera conclusión es evidente: el Mundial puede sufrir un vuelco en el GP de Sao Paulo si Verstappen capitaliza la dura sanción a Hamilton. La ventaja del neerlandés en la clasificación es de 18 puntos ahora. Este domingo puede crecer.