MOTOGP | ARAGÓN

Marc Márquez: "No sé si volveré a ser el que fui"

Entrevista al ocho veces campeón en MotorLand con la duda de saber si volverá algún día a ganar el título, pero con el convencimiento de que pondrá el "alma" en el intento.

Alcañiz
0
Marc Márquez.

Bendita vuelta a la normalidad, o nueva normalidad, que nos permite al fin entrevistar cara a cara a los pilotos de MotoGP sin problemas. Con mascarilla, eso sí, lo que no quita que se pueda apreciar sin problemas la amplia sonrisa de Marc Márquez. El del Repsol Honda venía guasón a la entrevista con AS en el paddock de MotorLand, con carcajadas continuas para empezar, aunque luego se puso más serio y dejó reflexiones de lo más interesante.

—Tenía muchas ganas de volver a entrevistarle así.

—Cara a cara, ¿no?

—Eso es. Hace ilusión.

—A ti. A mí no. (Se parte de risa).

—Primer zasca que me llevo. Eso pone el listón de la entrevista alto para empezar. Seré un poco más duro…

—(Más risas).

—Le he oído decir hace unos minutos que tenía pocas ganas de hablar y muchas de ir en moto. Es una manera fascinante de afrontar una entrevista. ¿Qué podemos hacer para cambiar ese espíritu y por qué está así?

—Pero he hablado. Es que me han preguntado en la rueda de prensa sobre qué tenía ganas y he dicho que de hablar poco y dar gas y correr mucho.

Entrevista AS a Márquez en MotorLand.

—¿Eso es porque está con ganas de quitarse la espina de la última carrera en la que tiró a Jorge Martín?

—No, tampoco es eso. Soy de los que al día siguiente ha entendido lo que ha pasado y fuera. Tengo ganas de ir en moto porque veo que cada vez que estoy en pista voy mejorando, aunque sea muy poco. Incluso yendo atrás, veo que cada fin de semana doy un pasito y tengo ganas de ir en moto.

—Me gustó que en Silverstone entonara pronto el 'mea culpa' y me llamó la atención que, cuando fuera a pedirle disculpas a Martín, le dijera que este año no le salen las cosas. ¿Es duro decirle algo así a un compañero de parrilla y a un rival en la pista?

—Le dije: "Perdona tío, pero no me sale nada". Un adelantamiento que me había salido todos los años bien, este año no me sale. O una elección de una puesta a punto de las ruedas va a ser la contraria. En esto influye también la velocidad. Cuando uno tiene velocidad, todas las elecciones parecen buenas. Quartararo parece que haga ahora la estrategia buena siempre y que elija bien el neumático, pero es porque tiene la velocidad. Si falta una cosa lo suples por otro lado, pero este año me falta la velocidad, el físico. Me falta todo y es más propicio que se cometan errores.

—¿El que le falte velocidad es porque le falta físico, porque ese brazo no está aún al cien por cien?

—La velocidad la tengo, pero no tengo la que quiero o de la manera que quiero. La tengo a ramalazos. No soy constante y las salvadas… La palabra salvada no existe para mí ahora. Cuando se me va no tengo fuerza para levantar la moto otra vez como hacía. Vi un vídeo aquí entrando en la curva uno de Aragón, con la moto moviéndose de un lado a otro y entrando en la curva, algo que ahora no puedo. Tengo que ser realista.

—¿Y la magia? ¿Ha perdido la magia?

—La magia está y va saliendo. El FP1 de Portimao para mí eso es magia. La primera vuelta de Holanda fue magia. La carrera de Sachsenring fue magia. Va saliendo, pero son cosas que ahora salen con cuentagotas y que tienen que ir saliendo más a menudo.

—¿Le preocupa no volver a ser el piloto que fue antes de la lesión? ¿Cabe esa posibilidad o volverá seguro a ser el que fue?

—No sé si voy a ser el Márquez que fui, pero me conformo con un Márquez diferente luchando por títulos. O me conformo con un Márquez diferente, pero pilotando como quiere en cada situación. Esto querrá decir que estamos luchando por puestos delanteros. De momento, no puedo pilotar como quiero. En unas curvas sí y en otras no. Es muy cansino y me cansa mucho hablar de este tema, porque yo siempre he sido de los que ha obviado o intentado esquivar el tema de las molestias, como cuando me dolían los hombros. No hablaba de eso, aunque tenía molestias y al final de año me operaba, porque si no afecta a la cabeza y todo el rato te preguntan por ello, pero ahora es una molestia tan grande la que tengo que no puedo ocultarla. Tengo que ser realista con el momento en el que estoy.

"No sé si voy a ser el Márquez que fui, me conformo con un Marc diferente luchando por títulos"

Marc Márquez

—¿Se puede compensar esa falta de agresividad, por las circunstancias, con más inteligencia o incluso siendo más conservador?

—Sí, pero no seré nunca el Marc conservador. A lo mejor no piloto exactamente igual que antes, pero hay cierto tipo de motos que ya puedo pilotar como yo quiero. Hay algunas disciplinas con las que entreno en las que ya estoy rodando tan rápido como antes.

—¿Cuáles?

—Motocross y 'flat track'. Donde no lo soy todavía es en la velocidad. Hay localizados unos problemas y estamos en ello.

—También influirá que la Honda no está lo bien que debiera estar. ¿Está resultando más lento de lo que imaginaba?

—Está siendo más lento de lo que imaginaba yo, pero se están cumpliendo los plazos que me dijeron. Yo pensaba que, una vez me subiera a la moto, el brazo iba a muscular rápido y se pondría en el sitio, pero lleva una adaptación y el hueso aún no está soldado al cien por cien. Va poco a poco.

—¿Le han dado fecha sobre cuándo estará bien? ¿El año que viene llegará a tope a la primera cita?

—La respuesta es que es mejor que ahora. Ojalá que sí.

—¿Cuánto jode esta incertidumbre a un caníbal como usted?

—Ahora lo llevo bien y jode poco, porque la expectativa es baja. Cuando la expectativa es más alta, el nivel de frustración es más alto. Cuando eres realista, la frustración es más baja. Sí que al principio hubo unas carreras en las que me jodía, como Le Mans, Mugello y Montmeló, donde no podía. Alemania me dio mucha tranquilidad para ver que no se me había olvidado. Llegué a un circuito de izquierdas en el que podía tener más suelto el brazo derecho, sin hacer tanta fuerza, y hacía el mismo tiempo que hacía antes, pilotando de la misma manera. Si te evades en tu mundo y olvidas el exterior, es fácil llevarlo.

"Sachsenring me dio mucha tranquilidad para ver que no se me había olvidado"

Marc Márquez

—Ahora que es más vulnerable, ¿nota que los demás le ven así y que le pegan unos hachazos que no le habían pegado en su vida en MotoGP?

—Sí, me pegan hachazos, pero son los que se pegan en moto y no me quejo. Creo que me han tocado más veces a mí este año de lo que yo he tocado, pero no me quejo. Es lo que hay y no pasa nada. Soy el primero en decir que en Silverstone me pasé. Probé un adelantamiento del que luego te dices: “¿Dónde vas?”. En ese momento lo sentía así e intuí mal la situación. Vale. Es normal. Yo no tengo miedo a nadie y no veo que nadie me tenga miedo a mí.

—¿Quién le está sorprendiendo más, Quartararo o Martín?

—Los dos están impresionando, pero diría que más Martín. Quartararo era lo que se esperaba de él hace un año y lo está haciendo ahora. Me sorprendió más Quartararo el año pasado que este. Ahora está haciendo lo que hizo la segunda parte de la temporada 2019. Está yendo más rápido que el resto. El que está sorprendiendo más este año y dejando más sensaciones es Martín.

—¿Por quién apuesta en el duelo Aleix-Maverick por ser la mejor Aprilia?

—Se me dan muy mal las apuestas… Por velocidad y talento, Maverick, pero el trabajo de Aleix y la experiencia que tiene con esa moto lo puede compensar. Veremos quién va más rápido. Es un proyecto que a Maverick le sienta bien por su manera de ser.

—¿Qué opina de la despedida de Rossi? Le quedan seis carreras con él en la pista.

—MotoGP lo va a echar de menos, porque es el piloto que más gente arrastra en los circuitos. Tiene una carrera única, al alcance de muy pocos. Es única. Tiene un gran palmarés. Ha conseguido muchos títulos y de la manera que lo ha hecho. Ha arrastrado gente a los circuitos y MotoGP le tiene que estar agradecido.

—¿Cómo le gustaría que fuera su despedida?

—No me la imagino. La veo lejos y ahora la veo más lejos que antes.

—¿Estar en el dique seco un año le ha hecho tener ahora todavía más ganas de estar más tiempo?

—Sí, sí. Tengo más ganas. Hay una motivación grande por recuperarme y pilotar una moto como yo quiero. Si veo lejos o no mi retirada. No lo sé. Valentino dijo en una entrevista que si por él fuese se quedaría más años, pero los rivales y los resultados al final te acaban apartando.

—Me ha dicho Joan Mir que le pregunte si ha cambiado MotoGP en estos dos últimos años.

—El mayor cambio es que hay más motos listas para luchar por un campeonato. Cuando vine en 2013, había cuatro motos y pillabas una de esas cuatro o no tenías opciones de luchar por el campeonato. Ahora tienes muchas motos. 2019 ya fue así, pero ahora hay incluso más. Esto hace que esté todo más abierto.

"Yo no tengo miedo a nadie y no veo que nadie me tenga miedo a mí"

Marc Márquez

—¿Eso es bueno?

—Para el piloto es bueno y también para el espectáculo y el espectador.

—¿Qué le preguntaría usted si fuera periodista a Mir, al piloto que le sucedió en el trono?

—Pues cómo es la gestión de defender un título, que a veces parece fácil. (Se ríe). Eso es más difícil casi que conseguirlo.

—La última: ¿Volverá Marc Márquez a ser algún día campeón de MotoGP?

—Yo prometo aquí que lo voy a intentar con toda mi fuerza y mi alma, pero… Si por mí fuera, claro que sí.

—Pero qué cree. Yo creo que sí lo será.

—Si estoy aquí con el polo puesto del Repsol Honda y la gorra, creo que sí. De lo contrario estaría en casa.

—Por cierto, lo de renovar cuatro años por Honda cogió descolocado a todos. ¿No es una exageración?

—Creo que es un acierto. No estoy incómodo. Estoy bien y convencido de mi marca. Fue un acierto y es algo que no se había hecho nunca, así que tenía que ser el primero en alguna cosa el año pasado. (Se ríe).

—Dele un beso a su madre de mi parte. Anda que no le habrá sufrido en casa durante la recuperación…

—Se lo doy cuando llegue el domingo a casa. Lo sufrió, pero tenía ganas de que me recuperara y de que no, porque veía todas las carreras en casa con ella y me decía que ya se había acostumbrado y que me iba a echar de menos. Ahora con los sustos de Silverstone, ya desde el FP1, los pasa sola.

—Lo bueno es que tiene a los dos hijos en la misma carrera y pasa todo más rápido, ¿no?

—Sí. Me dice puede estar toda la mañana tranquilamente haciendo cosas, hacer la comida y luego se prepara el vermut y ve la carrera.

—Le deseo mucha suerte.

—Gracias Mela.