FÓRMULA 1

Un desafío para el Ferrari

Las evoluciones en el motor de Maranello llegarán más adelante, quizás en Turquía. Sainz se estrena ante los tifosi que vieron ganar a Leclerc en 2019.

0
Un desafío para el Ferrari

Ferrari llega a Monza en una situación incomparable a la de hace un año: son terceros en la clasificación de constructores, recuperados del bache, han subido al podio tres veces en 2021 y el SF21 se muestra competitivo en casi todos los circuitos. Lástima que el Templo de la Velocidad no sea uno de ellos: las rectas del trazado italiano son un problema para una unidad de potencia que sigue un paso por detrás de Mercedes y Honda. En el GP de Italia, ante unos 30.000 tifosi, el objetivo de Leclerc y Sainz será sumar puntos y minimizar problemas, porque McLaren debe estar delante, salvo sorpresa.

Binotto comentó en verano que tienen previsto incorporar una evolución en su motor, porque aún utilizan componentes de 2020 y el reglamento se lo permite. Ese paquete puede desequilibrar el pulso entre Maranello y Woking, aunque desde el garaje no aclaran cuando llegará, porque no está claro aún. Algunas fuentes apuntan a Turquía como posible escenario. La poca claridad en el calendario afronta problemas logísticos, porque cualquier carrera de fuera de Europa corre peligro de cancelación por culpa de la pandemia. Además, también hay razones deportivas para retrasar al máximo la introducción del nuevo motor: habrá sanciones en parrilla y todavía hay previstos nueve grandes premios, muchos kilómetros por delante.

Carlos Sainz debutará en Monza como piloto de Ferrari después de su segundo puesto el año pasado, por detrás de Gasly con el McLaren. Le hace ilusión, porque aún no ha podido disfrutar de la intensidad de los fans italianos en un gran premio: "Aún no he disfrutado ni he vivido la experiencia de los 'tifosi'. Simplemente, piloto para Ferrari. Debo de ser uno de los primeros pilotos de Ferrari al que le está llevando más de un año sentirse, en ese sentido, piloto de Ferrari. Budapest fue la primera oportunidad con la enorme cantidad de aficionados que había, una locura. Estoy deseando que llegue Monza, que será increíble".

El madrileño marcha séptimo en la clasificación a dos puntos y medio de Leclerc, que ganó el GP de Italia del año anterior ante otra marea de hinchas comparable con la de Zandvoort. "Monza siempre es enormemente especial para los pilotos y para el equipo, es nuestra casa y sentimos el apoyo. Lo que viví en 2019 lo recordaré durante toda la vida. Este año puede ser un poco más difícil en comparación con 2019, pero sentiremos el apoyo. El apoyo que hemos visto en Zandvoort con Max, espero sentirlo en casa con los tifosi", comentó el piloto de Mónaco.