FÓRMULA 1

Ferrari mejora sin tocar el coche

"Es idéntico al de Bahréin", admite Binotto, aunque en Silverstone pueden estrenar suelo. Allí esperan sufrir con el ‘graining' de los neumáticos.

Carlos Sainz realiza un 'pit stop' durante el GP de Austria de F1
Mark Thompson Getty Images

Ferrari se prepara para sufrir en Silverstone la semana que viene. La energía que transmite el chasis del SF21 a los neumáticos junto con las curvas de alta velocidad del circuito de Northampton son un cóctel explosivo que suele traducirse en ‘graining’, degradación desigual sobre las gomas de Pirelli. Es uno de los puntos débiles del monoplaza de Maranello, quizás el mayor junto con la falta de velocidad en las rectas. En la fábrica lo estudian a conciencia a raíz de la caída de rendimiento que tanto Leclerc como Sainz experimentaron en Paul Ricard.

Durante las dos carreras de Austria, sin embargo, ambos pilotos lucieron un ritmo sólido el domingo. Sainz fue sexto y quinto; y Leclerc, séptimo y octavo. Pero no tiene que ver, transmite el equipo, con las investigaciones que pusieron en marcha tras el GP de Francia y las múltiples reuniones en las que intervino el propio Sainz. "Tuvimos buen ritmo de carrera, pero se debe a las características de la pista más que a nuestra forma de enfocar el fin de semana. Tampoco era nuestro mejor circuito, porque nos falta velocidad en las rectas", dijo Mattia Binotto.

Ferrari apenas ha introducido evoluciones desde que llevaron el coche a la pista en los test de Bahréin. Nada relevante, sólo pequeñas piezas. Todos los progresos son el resultado del trabajo de los ingenieros del equipo de carreras y los pilotos en el circuito, capaces de desbloquear más prestaciones afinando los reglajes. Marchan cuartos en la clasificación de constructores, aunque tienen a tiro de 19 puntos a uno de los mejores McLaren que se recuerda en los últimos años. Leclerc es sexto en el Mundial y Sainz es séptimo, a sólo dos puntos.

"Hay margen de mejora"

"El coche es idéntico al de Bahréin, apenas ha habido pequeños cambios, nos centramos en explotar todo su potencial en los grandes premios. En hacer un buen trabajo con los ingenieros y los pilotos, además de la gestión de neumáticos y la estrategia”, dice el ingeniero de origen suizo. Por eso Binotto aplaude las últimas actuaciones: "Han sido dos buenos fines de semana en cuanto a la estrategia, con elecciones correctas. A partir de ahora, hay margen de mejora y en eso nos centramos. Vemos progresos".

No obstante, precisamente en Gran Bretaña pueden introducir una evolución reseñable: han trabajado con un suelo nuevo en las últimas semanas que llegaron a trasladar a Spielberg para testarlo, aunque no se utilizó en competición. Tradicionalmente, a partir de Silverstone llegaban los paquetes de mejoras más importantes, a mitad de temporada. Pero que nadie espere una revolución técnica en ningún garaje a estas alturas: el techo de gasto obliga a repartir recursos y todos los fabricantes han apostado por el monoplaza de 2022.