MOTOGP | GP DE ITALIA

"Espero que éste no sea el último Mugello de Rossi"

Fratesi, vicepresidente del Fan Club del 46, asegura que confía en su continuidad porque "sería triste irse sin público" y porque espera "que se siga divirtiendo".

Mugello
0
"Espero que éste no sea el último Mugello de Rossi"
Mirco Lazzari gp Getty Images

Uno de los circuitos mundialistas en los que más se echa en falta la ausencia de público es, sin duda, el de Mugello. El trazado toscano tiene tramos en los que parece un antiguo coliseo romano, con los pilotos peleando en el foso cual gladiadores y los aficionados entregados a sus ídolos en las gradas naturales abarrotadas de abajo a arriba.

Esa sensación se percibe especialmente entre las curvas Luco y Savelli, pasando por Poggio Secco, Materassi, Borgo San Lorenzo y Casanova. Ahí el rugido era realmente estremecedor y, al acabar MotoGP, no había invasión de pista más espectacular que la de Mugello y, casi siempre, con un grito en común durante muchos años: "¡¡¡Rossi!!! ¡¡¡Rossi!!! ¡¡¡Rossi!!!".

Lo juro, aquí ha llegado a vibrar el suelo con la llegada sonora de la marabunta gialla (amarilla) a pie de podio tras alguna carrera, con lo que no extraña que Flavio Fratesi, el vicepresidente del Fan Club de Valentino Rossi, diga ahora que "la falta de público es algo malo para todos los pilotos, pero especialmente en Mugello, sin duda, el más perjudicado con las gradas vacías es Rossi".

El simpático Fratesi no ha regresado este fin de semana a Mugello junto al resto de la caravana mundialista, que lo hace dos años después tras no comparecer el curso pasado por la pandemia. Él se ha quedado en su Tavullia natal, a una docena de kilómetros del Marco Simoncelli de Misano, y lo ha hecho con "la esperanza de que pronto vuelva la normalidad. El fan club estará de nuevo presente en Austria, con una grada de 5.000 aficionados vestidos de amarillo, para ya en Misano tener un GP de San Marino más normal, o eso esperamos. Estamos preparando muchas cosas para esa cita desde el Fan Club".

Al preguntarle a Fratesi si estamos ante la última aparición de Rossi, de 42 años, como piloto de MotoGP en Mugello, no duda ni un segundo en dar su opinión: "Espero que éste no sea el último Mugello de Rossi". Y da dos razones para entender que así sea: "Por un lado, sería triste que fuera el último Mugello de Valentino sin público en las gradas. Y por otro, porque no ser su última carrera aquí significaría que se sigue divirtiendo, y eso nos hace felices a todos nosotros y felices de que siga". Y añade: "No estamos preparados para que Rossi diga adiós. Nos concentramos y trabajamos en el presente y no pensamos en que ésta pueda ser su última temporada en el Mundial".

Ante la ausencia de resultados brillantes del 46 en lo que va de temporada, Flavio dice: "Lo paso mal, pero pienso que él no corre ya para vencer el Mundial sino para divertirse, porque es uno que corre por pasión, aunque al mismo tiempo confío en que conseguirá pronto buenos resultados". Así sea por el bien de los miles y miles de rossistas que hay a lo largo y ancho del planeta.