MOTOGP

Mir hace saltar la banca

"Igual no podemos correr el año que viene por lo que habrá que pagar a Joan", dijo bromeando el jefe de Suzuki al mánager del campeón antes de que cerrara el título.

Mir hace saltar la banca

Joan Mir ha hecho saltar la banca en Suzuki de cara a la próxima temporada con la consecución de su título de MotoGP. Es así porque el balear firmó su renovación con la fábrica de Hamamatsu el pasado invierno, para 2021 y 2022, contemplando la posibilidad de que fuera campeón ya en este curso al que le queda una sola cita para concluir, la de Portimao este fin de semana, y a la que acudirá coronado como campeón de la clase reina.

El bicampeón del mundo, porque también conquistó la corona de Moto3 en 2017, firmó una cláusula con bonus económicos en función del resultado en el que acabase este año y, por optimista que pareciera en el momento de la firma, también se incluyó la posibilidad de ser campeón, como así ha sido. Sin que trasciendan las cifras, eso le va a hacer crecer a Mir a nivel económico para, sin estar aún al nivel del inalcanzable Marc Márquez, ser uno de los pilotos mejores pagados de la parrilla. Y todo eso con sólo 23 años y en la que será su tercera temporada en MotoGP y sexto año en el campeonato.

La táctica de firmar con bonus supone una muestra de confianza en uno mismo a prueba de bombas, porque se sacrifica así el sueldo fijo de partida con la esperanza de ganarse sobre el asfalto un salario mucho mejor. Gibernau puede dar fe de ello de su época patrocinado por Movistar en el Honda Gresini, con 8 victorias y dos subcampeonatos en dos temporadas que le salieron por un pico a la compañía telefónica.

Volviendo a Mir y a Suzuki, cabe recordar que es una fábrica que prefiere apostar por pilotos jóvenes antes que fichar a estrellas consagradas, por filosofía y porque tiene menos presupuesto que Honda o Yamaha. De este modo, busca que sus pilotos alcancen el nivel top dentro de su formación, pero ahora saben que tendrán que rascarse el bolsillo más de lo que esperaba . Y eso es algo a lo que se iba haciendo a la idea Davide Brivio, máximo responsable del equipo del campeón, días antes a que Mir se coronase en el GP de Valencia...

"Igual no podemos correr el año que viene por lo que habrá que pagarle a Joan", dijo bromeando Brivio al mánager del campeón, Paco Sánchez, cuando el título empezaba a estar encarrilado, tras Valencia 1, donde cogió 37 puntos de ventaja sobre Fabio Quartararo y Álex Rins. Será el precio a pagar por tener ya en sus filas a una auténtica estrella, al sucesor de Marc Márquez en el trono de MotoGP en 2021.