F1

La mayor decepción de Hamilton: el Mundial de 2007 con McLaren

"El amor por Mercedes es el secreto de mis triunfos", asegura el británico en 'La Gazzetta Dello Sport' tras proclamarse heptacampeón en Turquía.

La mayor decepción de Hamilton: el Mundial de 2007 con McLaren
AFP7 vía Europa Press AFP7 vía Europa Press

2008, 2014, 2015, 2017, 2018, 2019 y 2020. Siete títulos de 14 posibles. 163 podios, 97 pole position, 94 victorias, 53 vueltas rápidas... Esta es la inmaculada carta de presentación de Lewis Hamilton en el Mundial de Fórmula 1 que le han permitido situarse en el Olimpo del 'Gran Circo' junto a Michael Schumacher.

"Cuando era niño soñaba que algún día podría competir. Pero cuando veía las carreras por la televisión y me emocionaba con Schumacher, pensar en aterrizar en la F1 era un gran objetivo. Haber ganado todos estos campeonatos y estar en condiciones de seguir ganando está más allá de mis sueños", comienza Hamilton una amplía entrevista en 'La Gazzetta Dello Sport' donde repasa toda su carrera deportiva en McLaren y Mercedes.

El británico admite que el título perdido en 2007 en la última carrera en favor de Kimi Raikkonen tras una polémica batalla interna con Fernando Alonso es su mayor decepción, así como las victorias en los grandes premios de Mónaco y Gran Bretaña 2008 y Alemania 2018 son sus triunfos favoritos: "Debería mirar los videos, pero Mónaco y Silverstone 2008 están entre mis victorias favoritas. Las carreras donde llueve son las más difíciles y, por lo tanto, las más fáciles para recordar. Y luego está Hockenheim 2018, que fue un fin de semana complicado ya que tuve que empezar desde atrás con una pista que pasó de seco a mojado. Es la condición más peligrosa que puedes enfrentarte y gané. Recuerdo exactamente cómo fue. Perder el Mundial de 2007 en mi temporada de debut es mi mayor decepción. Fue difícil de digerir. Pero digamos que después lo he compensado".

De igual modo, Lewis señala que en ningún momento ha estado cerca de firmar por Ferrari, si bien confirma que en el pasado ha mantenido algunas conversaciones con dirigentes del Cavallino Rampante: "Nunca he estado realmente cerca de fichar por Ferrari. Hablamos varias veces, pero no fuimos más allá de entender qué opciones estaban sobre la mesa y que no eran las adecuadas. Pero hay otra interpretación interesante. Nuestras posiciones nunca se han alineado, creo que el tiempo importa y las cosas pasan al final por una razón. En las últimas temporadas mi contrato siempre ha terminado en años diferentes al resto de pilotos".

Por último, el de Stevenage revela los momentos más destacados de su etapa en Brackley y recuerda con añoranza la figura de Niki Lauda: "Recuerdo que la primera vez que entré en la fábrica de Mercedes me gustó porque pensé: 'Esta gente gasta dinero en carreras y no en apariencia'. En McLaren creí mucho, pero tenían ciertas expectativas sobre cómo debe comportarse un piloto y contrastaban con el hecho de que siempre he sido un inconformista. Me gusta pensar que mi contribución fue aún más importante cuando no estábamos ganando, mi primer año en Mercedes. Estábamos luchando por mantenernos entre los diez primeros, había que luchar, pero me encantó la idea de poder hacer crecer el equipo.Y cuando creo en algo y tengo un reto por delante, me dedico a ello día y noche. Con Niki sólo he tenido buenos momentos, incluida una visita a su casa en Ibiza que permanece en mi mente. Antes de conocerme tenía una opinión equivocada de mí, luego empezamos a hablar y se dio cuenta de que éramos mucho más parecidos de lo que pensaba. Recuerdo las llamadas telefónicas que hizo para convencerme de que fichase por Mercedes. Con Toto, por el factor humano, hablamos mucho y profundamente. Hay una confianza total implícita, y es la base de una unión que no es sólo empresarial si no familiar".