FÓRMULA 1

Las razones de Mercedes para no dar sus motores a Red Bull

Toto Wolff apunta a la falta de capacidad y la escasa exposición mediática del suministrador. "No estamos contando bien la historia de los híbridos".

Las razones de Mercedes para no dar sus motores a Red Bull
Mark Thompson Getty Images

No hace muchos años, Red Bull y Mercedes evaluaron una posible sinergia en la Fórmula 1 en forma de escudería y fabricante de motores. No fue más allá, pero se consideró, y la necesidad del equipo austriaco de encontrar ahora un sustituto para Honda revive aquellas circunstancias. Toto Wolff, director de competición de la firma alemana, asegura que son incapaces de suministrar unidades de potencia a su rival por una cuestión de capacidad (ya tienen a McLaren, Aston Martin y Williams aparte de su propio equipo) y porque no obtendrían grandes beneficios en cuanto a la exposición mediática.

"Ahora es un simple problema de capacidad, estas unidades de potencia son muy complejas y no podemos gastar sin más, todos en Daimler tenemos que mirar a los costes. Desde el punto de vista logístico, es imposible para nosotros suministrar motores a Red Bull. Y desde el punto de vista del márketing, un suministrador de motores no se beneficia del trabajo con equipos. Por eso compramos un equipo y ahora vivimos los beneficios de tenerlo", dice el austriaco. Admite que en el pasado lo consideraron: "Entonces, la idea era que Mercedes y Red Bull pudieran trabajar juntos con márketing, estábamos interesados en su plataforma porque son una marca que gusta. Es lo que hablamos con Christian (Horner), que se podrían unir de alguna forma y que en Daimler eso sería considerado. Pero nunca sucedió".

Para Wolff, la salida de Honda es una consecuencia de las nuevas tendencias en la automoción y la crisis de la pandemia, pero piensa que los motores híbridos de la F1 son una tecnología relevante. "No estamos contando la historia de los híbridos lo suficientemente bien. Con una eficiencia del 50%, con unas tecnologías de recuperación de energía cinética o de los escapes, con nuestras baterías, somos un buen exponente de tecnología híbrida. Para la próxima generación de motores (a partir de 2026) tenemos que asegurarnos de que tenemos algo innovador, sostenible, con potencia, eficiente y a un precio razonable".

Por último, el dirigente descarta que su escudería, Mercedes, se renombre como la submarca AMG en el futuro lo que ha hecho Renault con Alpine. "Queremos incrementar la presencia de AMG, pero en el ADN de Mercedes está la competición, construimos coches de calle y de carreras. La nueva estrategia que se está llevando a cabo en la compañía es introducir las submarcas en plataformas más grandes de márketing. Son AMG (deportivos de altas prestaciones), EQ (eléctricos) y Maybach (lujo). Y creo que es bueno que cada una tenga su toque específico. Pero el equipo de Mercedes no se irá de la F1, el chasis y el equipo siempre serán Mercedes. Nosotros somos Mercedes. Pero también somos AMG y buscaremos más exposición de márketing".