MOTOE | GP DE FRANCIA

Torres es campeón de la Copa del Mundo de motos eléctricas

Un sexto en la última carrera le vale para coronarse con 17 puntos de renta sobre Ferrari y Aegerter. Ganó Tuuli, con Di Meglio y Hook en el podio.

Torres es campeón de la Copa del Mundo de motos eléctricas
Mirco Lazzari gp Getty Images

Torres ya es campeón de la Copa del Mundo de motos eléctricas, y en su año de debut en MotoE. Del 40, su dorsal, al 1 de campeón, como decía la camiseta preparada para la celebración en la vuelta de honor de Le Mans que el equipo Pons le había preparado, en un guiño a su patrocinador principal, Los 40 Principales. Al español le valió un sexto puesto en la última carrera para coronarse en la segunda edición de este campeonato, con 17 puntos de renta sobre Ferrari, que terminó quinto, y Aegerter, que fue cuarto. La carrera la ganó Tuuli, el primer ganador de la historia de MotoE, con su victoria en Alemania el año pasado, con Di Meglio y Hook como compañeros de podio.

Torres se convirtió el sábado en el primer español capaz de ganar una carrera con las motos eléctricas y ahora se convierte también en el primer campeón. El año pasado lo fue Ferrari, que se tiene que conformar con el subcampeonato. Su caída en la carrera del sábado, lo mismo que las de Aegerter y Casadei, facilitaron las cosas para un Torres que no le ha temblado el pulso. No extraña, porque es un piloto con experiencia que presenta en su palmarés victorias mundialistas de Moto2 y de SBK. En la actualidad, además de correr esta Copa de MotoE también está en el CEV de SBK y está por ver dónde correrá el próximo año.

Por detrás del nuevo campeón acabaron Canepa, Simeon, María Herrera y Cardelús para cerrar las diez primeras posiciones. Ramírez fue de los que no acabó, por caída, lo mismo que Granado. El brasileño estuvo a punto de llevarse con él al suelo a Torres tras la salida, en la tercera curva, y no fue el único susto para el zorruno, porque Medina se le cayó delante. Sin duda, este fin de semana en Le Mans la suerte estaba de su parte, y vive Dios que se la merece. Es un crack dentro y fuera de la pista. Enhorabuena, campeón, campeón de unas motos que van a baterías y pesan 260 kilos, lo que hace difícil su conducción, aunque algo menos para Jordi Torres.