AUTOMOVILISMO | INDYCAR

Españoles en la Indy 500

Palou se une al selecto grupo que han participado en la 'Gran Carrera Americana' junto a Alonso, Serviá, Vélez y Pierre de Vizcaya.

Españoles en la Indy 500

La Indy 500, la 'Gran Carrera Americana' vivie su edición 104ª con la participación de dos pilotos españoles, Álex Palou y Fernando Alonso, y en el caso del barcelonés de 23 años supone el debut y convertirse en el quinto piloto que disputó la mítica cita representando a nuestro país. El pionero fue Pierre de Vizcaya en 1923. Hijo de un barón vasco y nacido en Francia corrió al volante de un Bugatti y abandonó en la vuelta 166 tras haberse clasificado 12º para la parrilla. Murió diez años después a los 39 años en un desgraciado accidente cuando intentaba que el perro de Carlo Felice Trossi, piloto y diseñador italiano, no saliera por la venta del vehículo en el que viajaban. Se golpeó la cabeza y falleció horas después.

El siguiente que participó fue el malogrado catalán Fermín Vélez. Dos veces campeón del del mundo de Resistencia en categoría C2, vencedor de las 24 Horas de Le Mans en la misma categoría y y otras dos de las 12 Horas de Sebring. Vélez fue un valiente que viajó a EE UU a labrarse un nombre cuando los pilotos españoles tenían poca ayuda y repercusión en el automovilismo y logró participar dos veces en las 500 Millas de Indianápolis en 1996 y 1997. En esta ultima firmo un asombroso décimo lugar en meta. En 2003 fallecía víctima de un cáncer.

Oriol Serviá siempre tuvo como espejo la valentía de Velez y decidió enularlo en su aventura americana. Y ha participado nada menos que en once ocasiones en la Indy 500 con un sensacional cuarto puesto en meta en 2012 en una edición que estuvo cerca de ganar. Lamentablemente en 2020 ha intentado hasta el final ser el tercer español de la partida, junto a Palou y Alonso, pero el catalán de 46 años no lo pudo conseguir.

El cuarto ya es Fernando Alonso, que en esta edición disputará su segunda Indy 500 a la que que añadir su intento el pasado año en el que no logró clasificarse entre los 33 que disputan la mítica cita de la IndyCar. En 2017, en su debut, el asturiano destacó tanto en los entrenamientos como en la carrera en la que un fallo de su motor Honda lastró sus opciones cuando peleaba con los mejores.