FÓRMULA 1

Vettel salva los muebles de un Ferrari que acabó doblado

Hubo discusiones por la estrategia, pero Binotto subraya la buena actuación de su piloto. Son quintos en el campeonato de constructores.

Sebastian Vettel (Ferrari SF1000). Barcelona, España. F1 2020.
FLORENT GOODEN / DPPI Media / AFP7

Sebastian Vettel preguntó a sus ingenieros: "¿Qué ritmo queréis?". Era el último tercio de la carrera, andaba con gomas blandas viejas y todavía le quedaba un último arreón. Se puso a tirar, porque así se lo pidieron, hasta que el muro transmitió: "Quizás podemos ir a una parada y acabar con estos neumáticos". El enfado de Seb fue notable, pero el alemán se contuvo, agachó la cabeza y logró un meritorio séptimo puesto habiendo empezado undécimo. Se vio a otro Vettel, más ofensivo y controlador, menos errático que la versión de 2020. Hizo lo que tenía que hacer sobre un Ferrari SF1000 que no es brillante, pero tampoco el quinto coche de la parrilla.

Mattia Binotto le dio un espaldarazo cuando le preguntaron si la gestión de neumáticos era un punto fuerte del monoplaza: "Es un punto fuerte de los pilotos". Y Vettel bajó el tono en el momento que le tocó explicar su enfado por radio: "No creo que hubiéramos cambiado mucho. Pensábamos que no sería posible acabar con ese juego de neumáticos, luego vimos que en vez de intentar adelantar, podíamos cuidarlos y mantener nuestra posición en la pista quedándonos fuera. Si paraba, tenía un juego nuevo de blandos y existía la posibilidad de adelantar. No sabemos qué habría pasado de lo contrario, pero juzgamos lo que era mejor en cada momento".

Con el abandono de Leclerc por una avería eléctrica en el motor, Seb fue el mejor Ferrari y ya suma 16 puntos. Todavía está lejos del podio y necesita clasificaciones más sólidas los sábados para aspirar a un cajón improbable. "Este es nuestro ritmo real, por eso a veces tenemos que tomar ciertos riesgos", subraya el tetracampeón alemán. Mientras tanto, el dirigente suizo no oculta la decepción de otro fin de semana aciago, con el coche doblado por Mercedes: "Un fin de semana muy decepcionante y no sólo con el rendimiento, también con nuestra forma de gestionarlo. No sacamos todo el potencial en clasificación". "Sebastian luchó con tenacidad e hizo 31 vueltas con un neumático blando usado. Pero hemos perdido la tercera posición del Mundial de constructores", subraya. De hecho son quintos, por detrás de Mercedes, Red Bull, Racing Point y McLaren. Mucho trabajo por delante.