F1 | GP DE AUSTRIA

Desguace en Austria y podio increíble: Bottas, Leclerc, Norris

Triunfo del finlandés, penalización a Hamilton y podio de McLaren. Carlos Sainz acabó quinto y pudo hacerlo tercero. Verstappen abandonó.

Victoria de Bottas en Austria.
POOL

Max Verstappen personificó el drama de la Fórmula 1 mientras pilotaba un Red Bull inconducible en el circuito que es propiedad de su equipo, dándose cabezazos cuando evitaba que se calara cada cien metros por culpa de un inoportuno problema de electrónica (apuntan al motor Honda), apenas habían transcurrido once vueltas de carrera. El neerlandés estaba en disposición de luchar por el triunfo en Austria y dar un golpe en la mesa del Mundial, pero para él no fue la primera victoria de la temporada, sino el primer abandono. La imagen era fuerte, de las que da que hablar, pero tras la locura final en Spielberg parece que hayan transcurrido varias semanas desde entonces: coches de seguridad, accidentes, ruedas por los aires, toques entre favoritos y podio de un McLaren. Menos mal que ganó un Mercedes, el de Valtteri Bottas, porque si no hubieran sido demasiados sobresaltos para digerir de una sola vez. Le acompañeron en el podio Charles Leclerc con el Ferrari pobre y Lando Norris con el McLaren. Sí, esto último necesita unas cuantas explicaciones. 

Y eso que la carrera empezó agresiva, pero tranquila. Hamilton remontaba tras una penalización en la parrilla desde el quinto hasta el segundo puesto, aunque no tuvo permiso para atacar a su compañero de equipo. Tampoco estaba el horno para bollos: falló doblemente el motor alemán con abandonos de Stroll (Racing Point) y Russell (Williams). Falló el coche energético, rival directo, e incluso falló el propulsor de Renault castigando a Ricciardo. Es justo decir que el más fiable de todos los motores fue el Ferrari. También el peor en rendimiento. Entretanto, los ingenieros de la escudería campeona avisaban a sus pilotos de que había problemas en la caja de cambios. Inventados o no, lo que no querían era una gresca nada más desempaquetar los monoplazas.

Por detrás, Alex Albon (Red Bull), Sergio Pérez (Racing Point) y Lando Norris (McLaren) se agarraron a la lucha por el podio y por detrás Carlos Sainz fue ganando posiciones. El madrileño salió muy valiente y se lanzó en varias ocasiones a por Charles Leclerc. En una de ellas, tras el primer coche de seguridad (por accidente de Magnussen, que perdió los frenos), hubo una extraña consecuencia: el MCL35 fue por fuera, Sebastian Vettel vio un hueco imposible, metió el hocico y cobró. Trompo y a la cola.

Locura final en Red Bull Ring

Mercedes no quería gresca, pero hubo gresca, vaya si la hubo. La avería de Russell volvió a comprimir al pelotón y un espectacular accidente de Kimi Raikkonen, que salió con una rueda suelta del pit stop y la perdió en marcha, forzó el segundo safety car consecutivo. Algunos aprovecharon para montar gomas nuevas e intentar desestabilizar a los de delante con unas diez vueltas hasta la bandera a cuadros. Albon fue uno de ellos, se lanzó a por la victoria con el Red Bull y no iba desencaminado hasta que se encontró con Hamilton, quien le mandó a la grava. El británico recibió una sanción de cinco segundos que parece excesiva, pues mantuvo una línea de conducción aceptable. Cruzó segundo la meta, pero estaba virtualmente fuera del podio.

Tras ellos, remontada genial de Leclerc con el Ferrari SF1000, que no tiene nada especial pero en carrera cumple, y eso es algo. Se comió a Norris y Pérez (quien tenía otra sanción de cinco segundos por superar el límite de velocidad en el pit lane) y finalizó segundo tras el castigo de Lewis. Y en tercer puesto, más increíble aún, el McLaren de Lando Norris, que se lo ganó a pulso desde el sábado (clasificó cuarto). Carlos Sainz le atacó, le llegó a adelantar, rodaron en paralelo y se quedó a muy poco de su segundo cajón en la F1, pero acabó quinto porque entre los dos MCL35 se quedaba Hamilton. El joven británico, de 20 años, se estrena en un top-3 del Mundial que da alegría a McLaren porque con todo merecimiento corrieron contra los grandes. Abandonaron nueve coches (Kvyat, Albon, Raikkonen, Russell, Grosjean, Magnussen, Stroll, Ricciardo y Verstappen). Latifi, undécimo y último, casi puntúa en su primera carrera. 

Lando Norris (McLaren), Valtteri Bottas (Mercedes) y Charles Leclerc (Ferrari).