F1 | AUSTRIA

Vettel se sale del tiesto

El alemán dice que nunca recibió una oferta para renovar. Pesimismo en Maranello sobre el rendimiento del coche. "Peor que el año pasado", dice Leclerc.

Sebastian Vettel.
JOE KLAMAR

Aguas un tanto revueltas en Ferrari y esto todavía no ha empezado. Primero fue Mattia Binotto, jefe de la escudería, quien el martes confirmó que el monoplaza de Austria es idéntico al de hace cuatro meses. Los pilotos lo corroboraron, no llegarán las mejoras hasta Hungría porque los ingenieros están buscando la fuente de los problemas y se debe variar el concepto del SF1000. Sobra pesimismo en el garaje rojo, de hecho Charles Leclerc ya se encargó de avisar de que “aunque queda una pequeña incógnita hasta que prueben el coche en la pista, al 99% esta temporada será todavía más difícil que la de 2019".

El ambiente está enrarecido, de hecho desde el entorno de Maranello se habla del mal rendimiento del monoplaza desde hace meses, aunque hasta ahora parecía más una exageración, un perfil bajo, que un fracaso. El joven monegasco, de 22 años, ante su segunda temporada de rojo: "Después del test sabíamos que no estábamos como queríamos, especialmente en el ritmo a una vuelta. Cuando volvimos a abrir la fábrica revisamos los datos con muy poco tiempo y hemos dado un paso atrás para analizar dónde están los problemas exactamente, y es ahí donde estamos ahora. No había tiempo suficiente para que las mejoras llegaran a tiempo".

"Todos en la fábrica están trabajando al máximo para traer piezas tan pronto como podamos", afirma Sebastian Vettel, y es un mensaje que resuena como eco de la pasada temporada. "No sabemos cuánto durará esta temporada, si habrá ocho carreras o más. Lo haremos lo mejor que podamos, como siempre ha sido, y sólo quedan dos semanas para Hungría. Se trabaja con un calendario muy apretado", justifica el piloto de Heppenheim.

Cambió de tema Seb cuando ante las televisiones dijo, al respecto de su no renovación con Ferrari: "No hubo conflicto, fue una sorpresa cuando me llamó Mattia y me dijo que no había sitio para mí en el equipo. No hubo ninguna oferta sobre la mesa". Porque en Italia se dijo primero que el cuatro veces campeón, de 32 años, pudo renovar un año a la baja. Y después, en la versión oficial de Binotto, se resaltó que la salida se produjo de mutuo acuerdo. No es así.

Objetivo sin cumplir

Salvo milagro, Vettel se marchará de Ferrari sin cumplir la tarea para la que se le fichó, ganar el Mundial. Como Alonso, como Prost. Lo resume así: "Desde que llegué a Ferrari lo intentamos todo para luchar por el título, y lo hemos hecho en alguna ocasión. No ganamos, puedes decir que he fallado o que hemos fallado, el objetivo era claro y la verdad es que no lo hemos alcanzado. Tenemos una temporada por delante, aunque sea extraña sin fans ni gente aquí. Es pronto para escribir todo ya, pero nos ha faltado algo siempre y nunca tuvimos el paquete capaz de luchar por el campeonato. Estuvimos cerca, a mitad de camino, pero Mercedes y Lewis nos ganaron con claridad en todos aquellos años. No fuimos lo suficientemente rápidos".