MOTOGP

Los 9 momentos más sonados de Jerez

Qué tiempazo nos hubiera hecho este puente de mayo en el GP de España… A falta de carreras, repaso a acciones inolvidables, para bien y para mal, en el Ángel Nieto.

Los 9 momentos más sonados de Jerez

Ay qué tiempazo nos hubiera hecho este puente de mayo para disfrutar del GP de España, tanto dentro como fuera de la pista, porque Jerez y sus alrededores son una fiesta permanente durante el fin de semana de carreras y, para muchos moteros, el viaje del año. Y es que hasta el Ángel Nieto llegan viajeros sobre dos ruedas desde cualquier punto de nuestro país, y hasta de Europa, porque hace ya años que Jerez se convirtió en la meca de todo motero que se precie de serlo, en la catedral moderna del motociclismo mundial. Así que, a falta de carreras, repaso a los momentos más sonados en el trazado andaluz, un fijo en el calendario mundialista desde 1989, aunque su primer GP había sido dos años antes.

1 Aspar ganó la primera en 1987

La temporada de 1987 arrancó en un circuito nuevo para el campeonato, el de Jerez, que faltó en 1988, pero que se convirtió ya en un fijo del calendario en 1989. El destino quiso que la primera prueba bajo el nombre de GP de España allí disputada la ganara un piloto español, Jorge Martínez, Aspar. Fue en la categoría de 80cc, con Derbi, y además estuvo escoltado en el podio por otros dos pilotos españoles, Crivillé y Miralles. Un triplete mundialista en toda regla para empezar y como declaración de intenciones de que los nuestros en Jerez son aún más fuertes.

El circuito de Jerez añade la terminación de Ángel Nieto a su nombre.

2 Circuito de Jerez-Ángel Nieto

La pérdida del Maestro en agosto de 2017 trajo la feliz idea de rebautizar el trazado andaluz con el nombre de Circuito de Jerez-Ángel Nieto. El 12+1 sólo corrió una vez en el Circuito de Jerez. Fue en 1986, en la segunda cita del Nacional, y acabó segundo, tras Aspar. Sin embargo, su relación con Jerez venía de mucho tiempo atrás, porque allí ganó hasta en 17 ocasiones el Trofeo de la Merced, que se disputaba en el trazado urbano, y le querían mucho. En 1987, coincidiendo con el primer GP allí disputado, le pusieron su nombre a una curva y colocaron un precioso monumento en su honor con el 12+1. En 2018 se descubrió un espectacular busto del Maestro situado a la entrada del circuito en una emotiva jornada de jueves a la que acudieron numerosos pilotos del momento y leyendas de este deporte, para homenajear una vez más al inolvidable Nieto. Ese busto es, desde entonces, punto obligado de peregrinaje para todo motero y el viaje no acaba hasta que se llega a ese busto y se hace uno la foto de rigor para el recuerdo.

Puig celebra su victoria en el GP de España.

3 La primera victoria española en 500cc

La de 1995, obra de Alberto Puig, fue la primera victoria de un piloto español en 500cc. La primera de la historia en la clase reina la había conquistado Álex Crivillé en Assen 92, un Crivi que en ese histórico GP de España de 1995 hizo tercero, con lo que por vez primera dos pilotos españoles coincidían en el podio de la clase reina. Cuando se hizo oficial el aplazamiento de Jerez este año por la pandemia del COVID-19, en AS hablamos con ambos, dejando muy claro los dos lo que significa Jerez para ellos. "Jerez es el GP de España, y eso es muy importante. No es el GP de ninguna comunidad sino el de España y eso a los pilotos les da un cierto respeto, o al menos a mí me lo da. Y, por lo demás, es una fiesta de la moto", nos dijo Puig, y añadió: "El fin de semana que se vive en Jerez se nota en el ambiente que es especial, con gente que viene de toda España".

4 La invasión de pista de 1996

"Es un circuito que me encanta. Allí gané tres carreras seguidas y casi cuatro, porque una nos la robaron", recuerda Álex Crivillé al hablar de Jerez. Las tres consecutivas, todas en 500cc, transcurrieron del 97 al 99, y la que le robaron fue en 1996, por la invasión de pista de público enloquecido que hubo una vuelta antes de que terminara la carrera, para celebrar la victoria del español. Eso lo aprovechó Doohan para recortar su desventaja con Crivillé y pasarle, acabando el español en el suelo en la curva de entrada a meta.

Pues bien, hace un tiempo, en Mojácar, conocí a un personaje, lo de personaje dicho con todo el cariño, que me dijo que me tenía que contar un secreto importante. ¿Tan importante era para que le pusiera tanto misterio el bueno de Perico? Pues resultó que sí, porque Perico fue uno de los incitadores de esa triste invasión de pista... Su testimonio es curioso:

"Entre la curva Nieto y Peluqui, esas dos curvitas guapas que son las mejores del Mundial, estábamos medio asalvajados, en el buen sentido de la palabra, y al final de la carrera hubo una invasión de pista, que era la tradición una vez termina la carrera. Sin embargo, Baldomero Torres, que era el speaker del circuito, cometió un error que le puede pasar a cualquiera, y por la megafonía dijo por error, cuando aún quedaba una vuelta, que había ganado Crivillé. Unos cuantos cumplimos entonces con la tradición de invadir la pista, con la puñetera circunstancia de que la carrera no había terminado todavía… Salimos a celebrarlo como se hacía siempre, con las tracas y a abrazar a Crivillé. Queríamos celebrar la victoria española, pero con tan mala suerte que faltaba una vuelta. De pronto, me veo la moto Repsol de Álex que parece pequeña de lejos, pero que se empieza a hacer grande, grande y muy grande, porque el tío no frenaba, pero cómo iba a frenar, claro. Y yo con una traca de cien metros de larga, que por más que tiraba de ella para recogerla no se acababa nunca y Álex que no se paraba… Lo siento mucho, afición y Crivillé, por arruinar entre unos cuantos una victoria española en 500. Vaya disgusto teníamos después, aunque yo doy por ganador de aquella carrera a Crivillé. Y si no ganó gran parte de la culpa fue mía y de los otros cien o más que saltamos. Nadie organizó nada y nos salió de manera natural. Le pido perdón a Crivillé". Le trasladé a Crivi ese perdón hace tiempo, y sonrió.

Sete Gibernau y Valentino Rossi en el GP de Jerez.

5 El toque Rossi-Sete de 2005

Hasta la maniobra entre Rossi y Márquez de Sepang 2015, la de Rossi y Gibernau en la última curva de la última vuelta de Jerez 2005 era la acción que más había dado que hablar, con diferencia, en el Mundial de MotoGP. Para unos, Sete pecó de blando al dejar demasiado hueco marchando en cabeza. Para otros, Valentino jugó sucio al utilizar al español de peralte, porque con la trazada tan cerrada por la que optó se hubiera salido de no apoyarse en su rival. Dirección de Carrera miró para otro lado, lo entendió como un lance de carrera y el 46 cruzó la meta con 8.6 sobre el 15, que volvió a la pista dolorido en el hombro. De sus gestos de dolor camino del podio se mofó su rival ante las cámaras y aquel día Rossi se cargó cualquier opción de título de Gibernau, que acabó séptimo el Mundial y sin apretarle, no como en los dos años anteriores, cuando fue subcampeón y le ganó ocho carreras.

Para el de Tavullia era vital ganarle aquella carrera al nieto de don Paco Bultó, que llegaba muy crecido al inicio del campeonato tras una pretemporada muy prometedora. Su superioridad fue tal que, el último día de test en Australia, ordenó cerrar el box y marcharse a la playa, algo que llegó a oídos de sus rivales, especialmente de un Rossi que se veía más contra las cuerdas que nunca. Sin embargo, aquella carrera de Jerez le dio el campeonato a las primeras de cambio, porque se quedó sin rival.

Pedrosa en el circuito de Jerez durante el GP de 2006.

6 El ansiado debut de Pedrosa en MotoGP

Pocas veces, muy pocas, ha deparado tanta expectación un debut en MotoGP como el de Dani Pedrosa. Lo hizo en 2006, en Jerez, y su condición de tricampeón, con un título de 125cc y dos de 250cc, todos ellos consecutivos, le otorgaban la etiqueta del anti Rossi. El tiempo demostró que no fue así, pero lo cierto es que arrancó con muy buen pie en Jerez. Lo hizo segundo, a 4.3 de la Ducati de Capirossi y 5.4 por delante de su compañero Hayden, campeón a la postre ese año. Dani no decepcionó en su debut, pese a la enorme presión que había a su alrededor, y un jefazo de Honda que vio la carrera a pie de pista, cuando le vio pasar por última vez ante él camino de su primer podio en la clase reina, exclamó: “¡Sólo tiene 20 años!”.

El rey pide paz entre Lorenzo y Pedrosa en el GP de Jerez.

7 El Rey pide paz a Lorenzo y Pedrosa

La carrera de 2008 la ganó Pedrosa con 2.8 sobre Rossi y 4.3 sobre Lorenzo, pero por lo que será siempre recordada es por el apretón de manos que el Rey Juan Carlos I forzó entre los dos españoles, que se llevaban fatal dentro y fuera de la pista. "Tenéis que llevaros bien", les dijo juntando sus manos el hoy rey emérito, consciente de que la rivalidad entre ambos iba mucho más allá de lo que acontecía sobre el asfalto. Por cierto, que en aquella carrera el debutante Lorenzo salía por segunda vez de manera consecutiva desde la pole y le sentó a cuerno quemado no ganar aquella carrera. Tuvo que esperar a la siguiente, en Portugal, donde previamente había firmado su tercera pole.

8 Lorenzo casi se ahoga

Victoria de Lorenzo, la primera en Jerez dentro de MotoGP, y celebración especial que le costó un buen susto, porque casi se ahoga. El mallorquín decidió tirarse al lago que hay en la parte interior de la pista y, por el peso del mono empapado más el casco, casi se ahoga. Tuvo que saltar un aficionado en su auxilio y todo quedó en una divertida anécdota después de una carrera en la que hizo una preciosa remontada, peleando con Pedrosa por la victoria hasta la última vuelta. Aquella fue la primera vez que dos españoles peleaban por el triunfo hasta el final y supuso luego el inicio de la reconciliación entre ambos. Fue así porque Lorenzo le reconoció su gran actuación a su rival y en pleno podio le levantó el brazo. Su rivalidad comenzaba a quedar sólo en la pista y Jorge iba ya camino del primero de sus tres títulos en MotoGP (2010, 2012 y 2015).

Toque entre Márquez y Lorenzo en el GP de Jerez 2013.

9 El toque Márquez-Lorenzo

El mismo día que Lorenzo daba nombre a la curva de entrada a meta del circuito de Jerez, el debutante Márquez le hacía horas después lo que en su día Rossi a Gibernau, aunque peleando por la segunda plaza en vez de por la victoria. El mallorquín se enfadó mucho con aquella maniobra que Dirección de Carrera no sancionó y el catalán dijo en su defensa que, si había valido la maniobra hace unos años entre Rossi y Gibernau, que también valía ahora. Dicho en términos de derecho, que había jurisprudencia. Era el tercer podio de un novato de veinte años que en su primera temporada se acabaría llevando ya el título de MotoGP, el primero de los seis que ya posee (2013, 2014, 2016, 2017, 2018 y 2019).