FÓRMULA 1

La renovación de Hamilton con Mercedes está en punto muerto

El campeón británico acaba contrato en 2020 y la pandemia se entromete en las negociaciones. Wolff: "Tenemos problemas más importantes que resolver".

Lewis Hamilton (Mercedes), en el GP de Canadá de F1 2019.
LAT Images

La Fórmula 1 se fue de vacaciones forzadas con muchos asuntos aún por resolver, y entre ellos está la renovación de Lewis Hamilton con Mercedes. El seis veces campeón del mundo acaba contrato a finales de 2020 y aunque las conversaciones estaban iniciadas, y nada hacia presagiar un cambio de aires a estas alturas, su nuevo acuerdo está en el limbo. "Tenemos problemas más importantes que resolver ahora mismo, problemas humanos", trasladaba Toto Wolff, director de competición del fabricante, al diario austriaco Österreich. Yes que su empresa, que da empleo a un millar de personas, se enfrenta igual que las demás a las consecuencias de la pandemia por Covid-19.

¿Qué opciones tiene el británico? Con 35 años aspira a un último gran contrato, aunque en Mercedes ya no está justificado tirar la casa por la ventana con una renovación al alza. Lewis cobra cerca de 45 millones de euros al año y la firma de Stuttgart quiere, precisamente, contener los costes en el equipo de Fórmula 1. Ya era así antes de la emergencia sanitaria, eso propició por ejemplo que accedieran a vender motores a McLaren a partir de 2021. La escudería debe ser rentable para seguir en el Gran Circo, no vale sólo con ganar. De hecho, Brackley era partidaria de rebajar el techo presupuestario por debajo de 140 millones de euros.

Aun así, es evidente que el matrimonio Hamilton-Mercedes no da síntomas de debilidad y cuando se pueda volver a la normalidad, competición incluida, la sorpresa sería que no se quedara. Fuera, sólo Ferrari puede aspirar a contar con sus servicios, pero en este caso sería una elección más romántica que sensata: los italianos no ganan el Mundial desde 2007 y Lewis está a punto de igualar a Schumacher.

Quiere seguir con Toto Wolff

Un factor importante en su decisión será la continuidad o no de Toto Wolff al frente del proyecto. Se ha especulado mucho con el austriaco en los últimos meses, primero como posible director ejecutivo de la F1 en sustitución de Chase Carey. Al parecer, los equipos no vieron con buenos ojos que una persona tan vinculada a un fabricante estuviera al frente del campeonato, aunque eso es, al fin y al cabo, lo que sucede en la FIA: su presidente, Jean Todt, fue el jefe de Ferrari. Y más recientemente se ha vinculado a Wolff con Aston Martin, que llegará al Mundial en 2021 absorbiendo a Racing Point. "No seré el CEO de Aston Martin", subraya el protagonista, que no oculta una buena relación con Lawrence Stroll. Lewis quiere seguir, pero quiere que Toto siga. "Seguiré a corto plazo", traslada el dirigente. Aunque hoy por hoy, los plazos no tienen ninguna validez.