FÓRMULA 1

McLaren: Sainz y Norris se bajan el sueldo para aliviar las cuentas

Los de Woking anuncian un ERTE en su grupo y rebajas en los salarios del resto de trabajadores, confirman fuentes del equipo a AS.

Carlos Sainz, McLaren, y Lando Norris.
Zak Mauger

Carlos Sainz y Lando Norris se han rebajado "voluntariamente" su salario para aliviar las cuentas de McLaren, que al igual que pronto harán otras escuderías, y por culpa de la crisis del coronavirus, debe tomar medidas para rebajar los síntomas de la pandemia en sus finanzas. Según confirma un portavoz de Woking a AS, "el Grupo McLaren está aplicando suspensiones temporales a un número de empleados dentro de las medidas para recortar costes por el impacto del ‘Covid-19’ en la empresa. Son medidas cuyo fin es proteger empleos a medio plazo y asegurar que nuestros trabajadores regresan an tiempo completo una vez la economía se recupere".

De la misma forma, fuentes de McLaren confirman la decisión de Sainz y Norris y que la rebaja en los sueldos afecta a todos los empleados, como Zak Brown o la alta dirección, también a aquellos que no se ven salpicados por las suspensiones. La figura legal utilizada es el 'furlough', un equivalente al ERTE en Reino Unido: la empresa da un permiso no remunerado al trabajador y el gobierno puede abonar hasta 80% del salario hasta que el empleado regresa a su puesto.

Era inevitable que el coronavirus tuviera consecuencias económicas y laborales en la Fórmula 1, que se estima que genera unos 10.000 empleos directos en Gran Bretaña. No habrá grandes premios al menos hasta el verano (el primer GP no suspendido es el de Canadá, el 14 de junio, aunque el inicio de la temporada puede retrasarse hasta julio) y los ingresos de los fabricantes se ven rebajados, así como el retorno publicitario. Además, los recursos de la fábrica se ven limitados por norma: las sedes deben estar cerradas tres semanas, ordenó la FIA, y no podrá trabajarse en el coche de 2022 hasta febrero del año que viene.

Tampoco se permitirán muchas actualizaciones en el monoplaza de 2021, ya se han congelado el chasis y la célula de supervivencia y pueden seguir el mismo camino la caja de cambios o la suspensión delantera. El techo de gasto que se avecina puede incluso adelantarse. Igualmente, sin llevar el MCL35 al asfalto para comprobar sus virtudes y defectos, no hay muchas mejoras que puedan estudiarse para el corto plazo. La nota positiva: hasta el mismo día del cierre de Woking, todo funcionó con absoluta normalidad y no hubo problemas de suministros o proveedores.

Afectará a más escuderías y pilotos

McLaren ha dado el primer paso pero habrá más escuderías aplicando medidas similares. Christian Horner, jefe de Red Bull, ya ha comentado que lo estudian con los departamentos de recursos humanos. En este caso, el problema afecta a grandes y pequeños por igual, porque Mercedes o Ferrari, con casi 1.000 trabajadores cada uno, también deben hacer frente a su enorme masa salarial. Lo mismo sucede con los pilotos, y en este caso la decisión de Sainz y Norris es menos relevante. Porque aunque la asignación de los hombres de McLaren no es pública, se estima que la de Hamilton puede ser hasta diez veces mayor, cobrando cerca de 45 millones de euros por temporada. Vettel ronda los 35, Ricciardo y Verstappen están en 25 millones.

Como anticipó Carlos Sainz padre que ocurriría, "los ERTE en la F1 son inminentes". McLaren F1 está compuesto por unos 850 miembros y solo se mantendrán los puestos de aquellos con más relevancia para mantener un núcleo de trabajo, con reducción de sueldo igualmente incluida, mientras que los demás estarán tres meses parados. Pero en este caso, las medidas afectan a todo el grupo, incluyendo McLaren Automotive (la división de coches de calle) y McLaren Applied Technologies (la tecnológica). "Si te han ofrecido un contrato con una cantidad de dinero, rechazarlo y decir que ganarás menos por el equipo... Debería pasar, pero la forma de pensar de los pilotos es muy diferente", opinaba Button en 'Sky Sports'. Pues ha pasado. Los de McLaren son los primeros, pero seguro que no los últimos.