FÓRMULA 1

La FIA prohíbe el DAS de Mercedes a partir de 2021

Aunque no cambien las normas, no se permitirá su uso el año que viene. Alteran otros apartados del reglamento, como los test durante 2020.

El Mercedes de Bottas, en Barcelona.
LLUIS GENE

La FIA entra de lleno en el reglamento deportivo de la Fórmula 1 para disminuir en todo lo posible los efectos del coronavirus sobre las escuderías. Ya anunciaron que las nuevas normas de 2021 se retrasarán a 2022, y ahora aclaran unos cuantos artículos de libro de reglas. Para empezar, confirman que pueden alterar cualquier apartado con el apoyo de un 60% de la parrilla (antes necesitaban unanimidad) y que el calendario podrá ser modificado sin consultar a los equipos.

De entrada, se subraya la prohibición de desarrollar la aerodinámica de 2022 a partir del pasado sábado. La medida puede vigilarse a través de los test de túnel de viento que hacen habitualmente los fabricantes, pues todas las grabaciones deben enviarse al organismo. En el apartado de test, eliminan los de Pirelli con los neumáticos de 18 pulgadas (que se incorporarán en 2022) y también reducen los de Abu Dhabi, al final de la temporada, que durarán un solo día y estarán destinados a los pilotos jóvenes.

Además, tienen una línea especial para el polémico DAS de Mercedes, su dirección de doble eje que permite corregir la convergencia de las ruedas en marcha. En el reglamento original de 2021, ahora pospuesto un año, ya no se contemplaba su existencia. Pues bien, ahora la FIA confirma: "Las direcciones de doble eje (DAS) no se permitirán en el reglamento de 2021, tal como define el artículo 10.4.2". La extraordinaria innovación de Mercedes durará una temporada.

Y en cuanto a los motores, se aprueba un cierre por vacaciones para sus fábricas igual que sucede con los competidores. También se limita el número de unidades de potencia a emplear en caso de que haya menos de 14 carreras en el Mundial (a dos). La Federación avanza también que habrá limitaciones en otras piezas para 2021, no sólo el chasis. Se congelará el desarrollo de la célula de supervivencia y en el futuro se acordará con los equipos más componentes que permanecerán intactos entre 2020 y 2021.