MOTOCICLISMO

Puig: "Da pena aplazar Jerez, pero aplaudo la decisión"

El primer español ganador de 500cc en el trazado andaluz, en 1995: "No es el GP de ninguna comunidad sino el de España y eso es importante".

Puig: “Da pena aplazar Jerez, pero aplaudo la decisión”
Michael Cooper Getty Images

El aplazamiento del GP de España que debía disputarse el 3 de mayo en el Ángel Nieto de Jerez ha hecho que en AS nos acordemos también de Alberto Puig, y no sólo porque sea el team principal del Repsol Honda en el que militan los hermanos Márquez. El catalán fue el primer español capaz de ganar en Jerez en la categoría reina, en el año 1995, cuando aún era la de 500cc y no MotoGP.

-Usted fue el primer ganador español de Jerez en la clase reina. ¿Qué le supone ese escenario y qué opina del aplazamiento que ya es oficial?

-Jerez 95 fue mi carrera y mi día. Tuvo que llegar en el GP de España, que eso está por encima de todo. El GP de España, que quede claro. Me da mucha pena ahora que haya que posponer Jerez, pero al mismo tiempo aplaudo la decisión y la gestión de Dorna, porque creo que están llevando toda esta crisis como nadie. Están haciendo una gestión muy correcta, sobre todo si la comparamos con otros estamentos oficiales que gestionan campeonatos. Hay que recalcar el trabajo de Dorna y de Carmelo Ezpeleta. Es muy bueno para el colectivo de MotoGP. Yo me siento muy respaldado al tener una gestión así, porque han demostrado que se preocupan de sus deportistas y eso es súper respetable. Me da mucha pena que Jerez no se haga como siempre, en mayo, siendo una fiesta del motor y de la región, pero aplaudo esta decisión. Luego espero que esto pase lo antes posible, que esta barbaridad se pueda controlar poco a poco. Espero que las personas que están gobernando el país tengan el suficiente coraje y la determinación para atajar esto lo antes posible.

-¿Hubiera ganado aquella carrera del 95 sin la caída de Doohan cuando éste lideraba?

-Yo no lo sé. Es una cosa que siempre me he preguntado, la verdad. Recuerdo que le estaba recortando un poco. Él tenía ya bastante distancia. Yo salí muy bien, pero perdí posiciones en las dos o tres primeras vueltas y luego me costó recuperar y Mick ya se había ido. Al último que pasé fue a Cadalora, que yo sabía que llevaba peores neumáticos que los míos. Eso lo llevaba yo en el bolsillo, porque sabía que él sufriría al final de carrera por sus gomas diferentes. Le pasé y marqué un ritmo fuerte para tensarlo a él, y al tiempo vi que poco a poco me acercaba a Mick. Estaba lejos, pero quedaban muchas vueltas. Mi intención era seguir apretando hasta el final, porque no tenía nada que perder, aunque sabía que él era un animal de carreras y que no iba a aflojar. No sé si hubiera llegado, pero tampoco le di muchas vueltas.

-¿Qué pensó cuando vio la caída del australiano?

-Cuando llegué a la curva en la que se había caído, la moto todavía estaba rodando por allí. Tuvo una caída muy fuerte, pero luego lo vi en el paddock y me dijo que no se había hecho daño. Curiosamente fue ahí donde luego se acabó su carrera en no sé qué año (en los entrenamientos del GP de 1999). Eso es lo más llamativo para mí. Es un punto muy difícil de Jerez entre la curva 3 y 4, porque se tiene que hilar muy fino, hay que ir con mucho cuidado, porque está contra peraltado y es difícil. Ahí se cayó en el 95 y luego en el 99. Es una curva en la que hay que sacrificar un poco. En esos años no había ni electrónica ni control de tracción ni leches. El control lo tenías entonces en la mano. Ahora los ves salir de ahí y los pilotos van a fondo, porque la moto desconecta y no se cae nadie ahí. Entonces el control lo teníamos en la mano, en la cabeza y en el corazón.

-Para rematar la fiesta española, Crivillé hizo tercero y por vez primera había dos españoles en el podio de la clase reina, y en casa…

-Sí, fue muy bonito, la verdad. Yo me alegré por mí y porque Álex pudiera estar también en el podio ese día, y vi que él también estaba contento por mí. Era mi primera victoria y se alegró. Fue un día muy bonito.

-Dígale al público menos especializado lo que es realmente Jerez.

-Para empezar, es el GP de España, que ya lo he dicho antes, y eso es muy importante. No es el GP de ninguna comunidad sino el de España y eso a los pilotos les da un cierto respeto, o al menos a mí me lo da. Y, por lo demás, es una fiesta de la moto. Es un circuito con un diseño que supone un reto total para el piloto, porque es un circuito muy difícil y en el que no te puedes despistar. El fin de semana que se vive en Jerez se nota en el ambiente que es especial, con gente que viene de toda España. Ahora hay que ser positivo y pensar que esto es un alto en el camino y que volveremos a Jerez a hacer carreras y a disfrutar.