MOTOGP

Iannone vuelve a faltar el respeto a Aleix y después intenta firmar la paz

"Esta moto también es muy mía", insiste el de Vasto para después rectificar y destacar la labor del español en el desarrollo de la nueva Aprilia.

Iannone vuelve a faltar el respeto a Aleix por la autoría de la Aprilia

Empecemos por el principio, algo que siempre ayuda para entender el conjunto del relato. Aprilia presentó en el shakedown del test de Sepang su nueva moto para el Mundial de MotoGP 2020: la RS-GP 2020. Una montura, desarrollada por Marco De Luca, Paolo Biasio o Adriano Cabras en el túnel del viento de Toyota en Colonia (Alemania), que incorpora algunas soluciones técnicas que generaron mucha curiosidad en el paddock de la clase reina. 

Un giro de 180º grados con respecto a los anteriores proyectos de la fábrica de Noale cuya autoría ha provocado una guerra abierta entre sus pilotos y el fin de su buena relación. "Sabemos cómo es Andrea. Le gusta ser el centro de atención y llamar la atención, pero creo que fue una falta de respeto; no sólo a mí, sino a todo el equipo, también a mis ingenieros, porque llevo cuatro años en Aprilia trabajando y pidiendo estos cambios. Obviamente, no me parece justo lo que ha dicho ni verdad. Todo lo que probó al inicio de año, lo descartó y acabó corriendo con mis settings. En el 90% de las sesiones acabó detrás de mí. Me ha parecido una falta de respeto grande. Yo hago mi vida tranquilo, con mi familia, entrenando a tope y dando la vida aquí. Él hace la vida que hace y cada uno va a tener lo que se merece en el futuro", fue la dura respuesta que Aleix Espargaró dedicó a Andrea Iannone en 'DAZN' tras haber declarado el piloto de Vasto en 'MotoGP.com' que estaba orgulloso de Aprilia porque habían seguido sus indicaciones y esto era muy bueno.

Ahora, casi un mes después del test de Qatar, Iannone ha vuelto a remarcar en 'La Gazzetta Dello Sport' el arduo trabajo que hizo el año pasado junto a los ingenieros de Venecia para dar este paso adelante y poder cumplir su gran sueño de ganar el título a lomos de una Aprilia: "La moto es estéticamente hermosa. Parece una revolución pero básicamente no lo es: todos los pasos dados han sido premeditados. Sé lo duro que hemos trabajado, cuánto hemos trabajado, cuánto nos hemos dedicado a este proyecto. Esta moto también es muy mía. Para mí, ser capaz de llevar a Aprilia a la cima de MotoGP es mi sueño. Pondré toda mi energía en ello, como lo he hecho desde el primer día que llegué, y como todo lo que Aprilia está haciendo. No puedo esperar a montar en mi moto y ser competitivo".

Unas controvertidas declaraciones que el italiano, aprovechando un 'Instragram Live' con Max Biaggi, ha querido matizar admitiendo la gran labor de Espargaró a la hora de desarrollar la RS-GP 2020: "Estoy muy contento de haber llevado a cabo un trabajo tan importante en Noale. Y, sobre todo, han créido en mí desde el principio hasta el final. Todo el equipo ha hecho un trabajo óptimo. Por lo tanto, obviamente incluyo también a Aleix Espargaró, de manera que no se sienta ofendido. En realidad, nos gustamos y estamos siempre de acuerdo".

De igual modo, Andrea Iannone asegura estar bien y en forma para cuando pueda volver a la competición una vez sea absuelto de su positivo por drostanolona: "Sé que a todo el mundo le gustaría preguntarme cómo estoy viviendo este momento en particular, pero sólo puedo repetir lo que dije desde el principio: estoy tranquilo. Espero que una sentencia llegue pronto y espero dejar todo atrás. Entreno, entreno mucho, especialmente en el gimnasio. Es una actividad que había estado haciendo todo el invierno y ahora que el descanso se está haciendo tan largo, simplemente sigo con el mismo programa. Me siento bien y quiero estar listo para cuando finalmente podamos volver a la moto".

Por último, Iannone ha querido lanzar un mensaje de solidaridad y empatía con sus compatriotas por la crisis que están padeciendo por el COVID-19: "Estos días estoy en Lugano, pero la situación que sigo es la italiana y por eso me quedo en casa, siguiendo las instrucciones más estrictas y manteniéndome al día de lo que pasa en Italia y en el resto de Europa. Más allá de mi caso personal, esta es una situación en la que nunca imaginé que viviría y realmente no creo que valga la pena subrayar lo grave que es. Está revolucionando todo el deporte mundial, pero sobre todo está poniendo en peligro la salud de millones de personas en todo el mundo. Quiero decirles a todos los italianos apasionados por nuestro deporte que todos saldremos juntos, y más fuertes que antes".