MOTOGP

Mir y Rabat se pican al Monopoly en casa para matar el tiempo

A falta de carreras, el oficial Suzuki y el satélite de Ducati conviven en Andorra muchas horas fruto del confinamiento voluntario por el que han optado.

Tito Rabat y Joan Mir jugando al Monopoly.

Acostumbrados a vivir por momentos a 350 por hora al manillar de una MotoGP, resulta curioso saber cómo llevarán la inactividad por el maldito coronavirus los gladiadores de la clase reina. Una llamada telefónica sirve para conocer que en casa de uno de ellos había dos campeones "jugando al Monopoly para matar el tiempo". Se trata de Joan Mir, piloto oficial Suzuki, y Tito Rabat, satélite de Ducati en el Reale Avintia. Ambos son vecinos en Andorra, se entrenan habitualmente juntos y han estado en contacto casi cada día en los últimos meses.

Allí aún no es obligatorio el confinamiento en casa por el coronavirus, como si lo es en España, pero el campeón de Moto2 de 2014 y el de Moto3 de 2017, han optado por uno voluntario que no les ha quitado su conocido buen humor. "Pasamos el día en casa, a base de trabajo de gimnasio y estiramientos, y poca cosa más", asegura un Rabat cuya hiperactividad es famosa en el paddock. Mir, por su parte, dice: "Hasta la semana pasada podíamos entrenar con normalidad y luego nos íbamos a casa, pero ahora que la cosa está más seria preferimos quedarnos en casa y salir sólo para sacar al perro".

El perro se ha convertido en un salvoconducto para pisar la calle aunque sea por unos instantes para muchos ciudadanos confinados. Rabat también tiene: "A las siete de la mañana ya estoy en pie y no sé qué hacer. Así que saco al perro a pasear un rato por la montaña. Y ya está. Se llama Turbo, pero no un turbodiésel sino un turbo con gasolina. Es un jack russell, como el Pancho de la lotería". Mir tiene más trabajo canino que su amigo: "Yo también tiro de perro para pasear algo, porque tengo tres. Dos son bulldogs, y se llaman Kirvy y Bruno, y luego está Dakota, que es una mezcla de shar pei".

Ambos llevan estos tiempos extraños con la resignación que nos toca llevarlo a todos y aprovechan la ocasión para enviar un mensaje a la afición, que hasta el 3 de mayo, en el Ángel Nieto de Jerez, no podrá ver en acción a la parrilla, eso si no se aplaza también más adelante la cita del GP de España. Tito pide a los aficionados "paciencia, porque esto pasará antes o después. Esperamos poder volver pronto con la primera carrera de MotoGP del año. Que os vaya muy bien a todos". Y Mir: "Toca respetar lo que dicen las autoridades y quedarse en casa, que nosotros hacemos lo mismo y no nos obligan a ello todavía, pero hay que dar ejemplo. Antes de que nos demos todos cuenta estaremos de nuevo ahí liados dando gas en las carreras".

Y un último detalle, al bromear con ellos diciéndoles que 'motogp.com' ofrece gratuitamente las diez mejores carreras y que en ninguna de ellas son ellos los protagonistas, se parten de risa. "Ostras, pues si no han metido ninguna nuestra es que no han metido realmente las mejores", asegura el de Suzuki antes que el de Ducati recuerde cuál es la mejor suya: "La mejor mía fue la de Silverstone 2014, el año de mi título en Moto2". Y Mir, con más dudas, dice: "La del CEV de Moto3 en Le Mans de 2015, por la remontada. Aunque luego no pudiera completarla por la caída, fue muy importante aquella carrera en mi trayectoria".