MOTOGP |

Así se construye una MotoGP

El equipo Repsol Honda explica la minuciosidad y precisión que se necesita para que los hermanos Márquez, Marc y Álex, puedan lograr los mejores resultados.

Así se construye una MotoGP
@JaimeOlivaresGGPP2020

Márquez, Rossi, Dovizioso, Quartararo, Rins, Mir... son los apellidos protagonistas de MotoGP. Expertos pilotos que delitan al aficionado en sus batallas por alcanzar las poles, podios, victorias y títulos de la categoría reina del motociclismo. Sin embargo, nada sería posible sin el arma que preparaban en su respectivos boxes, las motos. El Repsol Honda ha explicado paso por paso cómo se realiza el montaje de una MotoGP y el detalle, minuciosidad y precisión necesario para que todo esté coordinado al 100%.

Álexy Marc Márquez, pilotos del HRC 2020.

Partamos de la base de que la RC213V que pilotan los hermanos márquez, Marc y Álex, viajará de un gran premio a otro ya montada desde la fábrica cuando comience finalmente el campeonato. Sin embargo, en los camiones hay piezas suficientes para ensamblar una moto desde cero en el caso de ser necesario por cualquier contratiempo. ¿Cuánto tardarían en tenerla lista desde cero? Dos horas. Montar una moto es un trabajo que requiere conocimientos especializados, pero por suerte algunas de las partes vienen ya montadas de fábrica. El motor, partes del sistema de frenado e incluso elementos del cableado están ya cerrados y ensamblados facilitando el proceso.

Así sería el proceso paso a paso explicado por HRC:

-Chasis y basculante.

La base de la que partimos, es naturalmente el chasis de la moto, el nexo de unión entre todos los componentes. En la RC213V, el chasis es un elemento de doble viga de aluminio especialmente puesto a punto para flexionar en su justa medida. Lo primero es casar el chasis con el basculante trasero, en el cual montaremos la pinza de freno trasera. También montaremos los reposapiés, con los pedales de cambio y de freno trasero además de sus elementos auxiliares. Lo siguiente es tener la cadena a mano para pasarla por las aperturas del basculante, el cual se une al chasis mediante un eje y punto de pivote. Posteriormente aquí irá unido al amortiguador trasero.

Box del HRC

-Montando la parte frontal

El siguiente paso consiste en incorporar al chasis toda la parte frontal de la moto, compuesta por el conjunto de horquilla y todos los elementos que encontramos en ella. Este conjunto viene previamente montado de fábrica, con la propia horquilla, espigas, tijas, manillar, manetas de freno y embrague, y sus correspondientes depósitos. También se incluyen aquí los botones para el control de la ECU, el dashboard, parte del cableado el amortiguador de dirección, tomas de aire y el guardabarros. El frontal se sostiene mediante un eje que se inserta desde la parte inferior del chasis, en la caña de dirección. Una vez conectado, se cierra y fija mediante un rodamiento y una tuerca en la parte superior situados en el centro de la tija más elevada. El correcto apriete de este amarre es extremadamente importante, ya que un fallo en esta unión podría provocar problemas críticos. Una vez llegados a este punto, se coloca el puente superior que cierra la horquilla por la parte alta de la misma. Finalmente anclamos el amortiguador de dirección por la parte del chasis, terminando así de montar la parte frontal.

-Cableado

No podemos olvidar el papel crucial que cumple la electrónica en la MotoGP, y esto requiere que se monte todo un complejo sistema nervioso de sensores y cables que se conectan a la ECU. El cableado se instala por la parte interior del chasis, sujeto a unos anclajes estratégicamente situados para no interferir en el resto de elementos. Las distancias de los cables están medidas con gran precisión para evitar que haya holguras que pueden provocar una avería si un cable se mueve y toca un elemento muy caliente como el escape o el motor.

Box del HRC

-Asiento

Acto seguido se coloca el módulo del asiento en donde irá alojado el depósito de carburante. Justo en la parte final de esta pieza, el colín, podemos encontrar más elementos electrónicos y sensores, por lo que no podremos terminar de instalar el cableado hasta que este elemento esté en su lugar. El asiento va fijado con apenas una media docena de tornillos y está fabricado en fibra de carbono.

-Instalando el motor

El propulsor de las MotoGP viene sellado, con lo que todo lo que hay que hacer es fijarlo en su sitio en el chasis. La pieza tiene ya preinstalados colectores, sensores y piñón, ya que una vez en su sitio sería muy difícil instalarlos por el poco espacio disponible. Esta operación es especialmente delicada, pues debemos asegurarnos de que ninguno de los cables o elementos auxiliares previamente instalados toca el motor. El conjunto del motor se sitúa en la parte inferior y se va alzando mientras se comprueba la posición de cualquier elemento comprometido. Una vez el motor está en su sitio, colocamos la cadena en el piñón, y comenzamos el ajuste de posición. Para un amarre adecuado se fijan los tornillos de forma progresiva hasta tener el motor bien colocado.

Pruebas del Repsol Honda.

-Otros elementos a montar

Con el motor en su sitio, es hora de fijarnos en la suspensión trasera, que se sitúa en un espacio reducido rodeado de los escapes y cables. Como ya veíamos en el reportaje del ajuste de suspensión, este módulo está montado con anterioridad y se sujeta con dos tornillos, uno al chasis y el otro a la bieleta del sistema pro link. Para terminar con la parte superior de la moto, montamos la caja de aire junto con el cuerpo de inyectores. Terminamos de acoplar todos los cables que queden por conectar en esta zona de la moto, así como los manguitos de carburante. Ahora sí, colocamos el deposito donde irán alojados los 22 litros de combustible, situado en la parte frontal del módulo de asiento que ya habíamos colocado. Con todo en su sitio y bien sujeto, podemos ya cerrar esta sección y pasar a los ajustes finales.

Test de Sepang 2020.

-Últimos retoques

La moto está ya prácticamente montada. Colocamos la rueda delantera, ajustando su eje al par de apriete adecuado. Los discos de freno están incorporados ya en la llanta cuando la colocamos, y solo falta montar las pinzas delanteras y rellenar el líquido de frenos. Pasamos a la rueda trasera, que al igual que la delantera lleva el disco de freno incorporado. Lo hacemos coincidir con la pinza que estaba ya montada. Solo queda colocar la cadena en la corona, que está montada con antelación en la rueda, una vez en su sitio ajustamos la tensión de la cadena y purgamos los frenos. Por último, montamos la cúpula y el carenado, y rellenamos todos los suministros de la moto: refrigerante, lubricante y carburante. Hecho esto, la montura está lista para salir a pista. Aquí comienza el trabajo de puesta a punto.