FÓRMULA 1

Ferrari hace un favor a Vettel

El alemán sufrió el año pasado por el acusado sobreviraje del monoplaza, un problema que esperan haber solventado para la temporada 2020.

Sebastian Vettel (Ferrari). F1.
@FOTO COLOMBO IMAGES

Ferrari ha elegido a Leclerc como su líder del futuro, de eso no hay duda, pero aún no se sabe cuál es el papel de Vettel en este escenario a corto plazo. El alemán se ha quedado sin los focos, aunque su figura sigue siendo imprescindible en Maranello: tiene experiencia, sus comentarios ayudan a desarrollar el coche y a encontrar los reglajes durante el fin de semana y su pasado glorioso (cuatro Mundiales, 57 victorias y 120 podios en 240 carreras) le convierten en candidato al título en cualquier otra escudería top.

Este es su último año de contrato rosso y hay dudas sobre la renovación. Su temporada pasada fue irregular, aunque para la próxima hay motivos para recuperar la confianza. Porque del Ferrari 2020, cuya denominación oficial todavía no ha trascendido (se le conoce como proyecto 671), ya se saben algunas cosas: se ha trabajado para generar más carga aerodinámica y hacer más estable al monoplaza, normalizando su degradación de neumáticos. El viejo SF90 sufría para alcanzar la ventana de temperatura correcta en las gomas delanteras, porque el apoyo era insuficiente, y eso castigaba en exceso las traseras. Esta característica evidenciaba la principal diferencia de pilotaje entre Leclerc y Vettel: mientras el monegasco es capaz de gestionar cierto sobreviraje al conducir al límite, el germano lo tolera peor.

Seb necesita un F1 sobre raíles para sacar lo mejor de sí mismo, por algo fue inalcanzable en Red Bull, pero su montura de 2019 bailaba demasiado. Las siete poles de Charles frente a las dos del piloto de Heppenheim, batido en su punto fuerte, son una consecuencia lógica. En carrera, no obstante, influyen otros muchos factores y esa diferencia se reduce (Vettel sumó 24 puntos menos que Leclerc pero acabó por delante de su compañero en más domingos). Así que este cambio de concepto de Maranello, centrándose en la aerodinámica aunque eso perjudique su velocidad en línea recta, le sonríe.

Al alemán le faltó confianza en algunos momentos de la temporada y cometió errores de bulto (en Bahréin, Canadá, Silverstone o Brasil). Hubo más sombras que luces (ganó en Singapur) mientras su vecino protagonizaba la mayoría de alegrías. Para renovar con Ferrari más allá de 2021 necesita un buen inicio de 2020 que disipe dudas y elimine rivales. Porque hay varios nombres en la lista de Ferrari para sustituirle, pero ninguno con su palmarés, y a Leclerc no se le presupone poder suficiente como para escoger a un compañero cómodo.

Perfil bajo. En lo puramente técnico, sobre Ferrari se filtró en las últimas semanas que los datos registrados en el túnel de viento eran decepcionantes. Sin embargo, hay otras versiones que indican que se trata de un globo sonda para rebajar las expectativas por lo sucedido hace doce meses con un monoplaza que sorprendió en pretemporada y decepcionó a partir de Australia. Campeón de invierno y en primavera, todo el día persiguiendo, reza el dicho ciclista, y eso quiere evitar el equipo de Binotto: no llevarán su chasis evolucionado hasta la segunda semana de test en Barcelona y para la primera programan los ensayos sobre el motor, que viene con un rediseño importante. Así que se puede deducir que del coche que presenten el 11 de febrero en el Teatro Valli de Reggio Emilia, lo único que será de verdad es el color.