FÓRMULA 1

Racing Point será Aston Martin y a ver qué pasa con Mercedes

El magnate Lawrence Stroll entra en el accionariado y rebautizará su equipo. Sondearon la compra de Mercedes, pendiente de su futuro en F1.

El Red Bull RB15 de Max Verstappen y el Mercedes W10 de Lewis Hamilton en el GP de Mónaco de F1 2019.
BORIS HORVAT

Vienen curvas en la Fórmula 1. Como informó AS en octubre de 2019, no se puede dar por seguro el futuro de la escudería Mercedes a partir de 2021 incluido. Ha habido cambio de guardia en la directiva con la salida de Dieter Zetsche y la llegada del CEO sueco Olla Kallenius y en las próximas semanas se evaluarán los pros y contras de mantener un equipo oficial exitoso (seis Mundiales de pilotos y otros tantos de constructores), pero caro (unos 400 millones de euros por temporada). Sobre todo, cuando la matriz Daimler ha anunciado una deceleración de los beneficios que puede tener consecuencias en la plantilla.

Ahora 'Racefans' informa de que el 12 de febrero, el panel de directivos de Daimler decidirá si continúa o no en el 'Gran Circo', aunque Kallenius dice a Reuters que no es cierto. Si se marchan, en la prensa especializada británica se señalaba al magnate canadiense Lawrence Stroll. El propietario de Racing Point y padre del piloto Lance Stroll ya ha entrado en el accionariado de Aston Martin (este mismo viernes), y según publicaba 'Autocar', también valoró llegar a la escudería de Brackley para renombrarla con la firma de James Bond. Finalmente será Racing Point quien cambie de nombre y color en 2021 para recibir a los británicos, actualmente patrocinadores de Red Bull, un acuerdo que no se renovará cuando termine 2020.

En cuanto a Mercedes, y según las fuentes de AS, la rentabilidad y autosuficiencia financiera son condiciones indispensables para que el proyecto de competición de Mercedes siga en marcha. Se avecina un cambio reglamentario en 2021 que limitará los presupuestos a unos 200 millones de euros por año, pero en 2020 hay que desarrollar dos coches a la vez. No hace falta incidir en las complicaciones que surgirían si una fábrica desarrolla dos coches a la vez para dos marcas y nombres diferentes. En cualquier caso, esto no influye en la continuidad de Mercedes como suministrador de motores de McLaren, Racing Point (Aston Martin) y Williams, además del equipo que opere en Brackley. En esas instalaciones han trabajado BAR, Honda y Brawn GP antes de ser adquiridos por Mercedes. 

Donde sí traerá consecuencias es en la parrilla de Fórmula 1: Lewis Hamilton está pendiente de renovar con la casa alemana y además de exigencias económicas hace falta una hoja de ruta definida que, hoy por hoy, tiene puntos suspensivos en 2021. Quizás así se entienden mejor sus guiños a Ferrari en los últimos meses del pasado año. Y es que, aunque apenas haya habido cambios entre los pilotos y los equipos para la competición de este 2020, el campeonato afronta meses claves en todos sus sectores.