MARCOS RAMÍREZ

"Habrá presión para que Dalla Porta intente ayudarme"

Su compañero ya le sirvió de referencia para hacer la pole en Sepang y espera que de alguna manera le pueda echar un cable en la pelea por el subcampeonato.

Sepang
"Habrá presión para que Dalla Porta intente ayudarme"
GIGI SOLDANO / DPPI Media / AFP7 GIGI SOLDANO / DPPI Media / AFP7

Segunda pole consecutiva para Marcos Ramírez en Moto3, tantas como tiene en el Mundial el gaditano, que ahora sueña con intentar el subcampeonato. Marcha cuarto, a cuatro puntos de Arbolino y a 18 de Canet. Intentará superarlos entre Sepang y el Ricardo Tormo.

-Menos mal que se le dan mal las Q2. Ya lleva dos poles consecutivas…

-Muy contento pues he cuadrado la vuelta muy bien ya que estaba que si llovía, que si no, y era un poco complicado. En la vuelta me la he jugado un poco porque tenía a dos pilotos por delante y después tuve a Lorenzo (Dalla Porta), que me sirvió de referencia, pero no de rebufo porque estaba un poco alejado. Esto significa salir primero para la carrera, pero luego ya se verá, porque estamos fuertes pero no tanto como en Australia. Veo fuerte a mi compañero Lorenzo, que la verdad es que rodando solo tiene un ritmo que no veas y esperemos que mañana pueda estar con él luchando delante. Intentaremos acabar lo más adelante posible para sumar el máximo posible de puntos para el campeonato que todavía podemos escalar alguna posición.

-¿Cuánto le motiva acabar subcampeón?

-Ojalá quede segundo, ojalá, pero está complicado ya que son 18 puntos en dos carreras, y ahora es Malasia, pero luego es Valencia, que es la casa de Arón (Cnet) y eso lo hace complicado. Tendría que buscar un poco el fallo de él. Todo es posible ya que quedan cincuenta puntos por jugarse e incluso yo puedo quedar más atrás. Nunca se sabe y encima las carreras de Moto3 son imprevisibles. Primero tenemos a Arbolino, que está a cuatro puntos y tenemos que aprovechar que aquí sale decimonoveno. Intentaremos coger el máximo número de puntos para intentar escalar posiciones.

-¿Han hablado en el box para que Dalla Porta le ayude?

-Él ha ganado ya el Mundial y le puede importar ganar carreras. La verdad es que no hemos hablado mucho, pero el equipo quiere quedar primero y segundo y habrá alguna presión para que intente ayudarme.

-¿Cuánto le ha ayudado usted a él?

-La verdad es que él ha estado muy fuerte este año y han sido cosas insignificantes, pero muchas veces le he acabado sirviendo de escudero, por ejemplo. Yo en muchas carreras he tenido contacto con muchos pilotos mientras él se ha salvado de muchos por mí. Pero al final hay que intentar no depender de nadie, ir a ganar la carrera y ya se verá. Ojalá pueda estar mañana en la conferencia de prensa del podio.

-El primer reloj de la pole se lo queda usted, ¿y el segundo?

-Éste ya tiene nombre. Se lo voy a dar Christian Lundberg, mi técnico.

-¿Qué tienen las motos del Leopard para ir tan bien?

-El equipo es increíble. Los conozco porque ya corrí con ellos en 2016 en el FIM CEV y tenía ganas de correr con ellos. Aunque al principio de año me ha costado mucho adaptarme a la Honda, la verdad es que si no hubiese empezado así el año a lo mejor hubiese podido retrasar más el campeonato de Lorenzo. No se sabe, pero lo que valoro es el buen rollo que hay en el equipo, pues hay otros equipos en los que parece que hay un muro en medio, que está dividido e intenta quedar siempre por encima de ti. La verdad es que este equipo siempre trabaja súper bien, tanto técnicamente como personalmente. Somos un gran equipo y al final el factor psicológico, trabajar y ser sincero entre nosotros, ayuda y creo que un porcentaje importante va en ese aspecto, aparte de que la moto vaya bien o mal. Christian, Didier y Bruno, que son los tres técnicos, tienen la moto muy por la mano.