Competición
  • LaLiga SmartBank
  • Fórmula 1
  • Liga Endesa ACB
  • Clasificación Eurocopa
  • Masters 1000 Shanghai
Fórmula 1
1 1:27.064

S. Vettel

Ferrari

2 a 1:27.253

Charles Leclerc

Ferrari

3 a 1:27.293

V. Bottas

Mercedes

7 a 1:28.304

C. Sainz Jr.

Mclaren

1

V. Bottas

Mercedes

2 a 11.376

S. Vettel

Ferrari

3 a 11.786

L. Hamilton

Mercedes

5 a 1:9.081

C. Sainz Jr.

Mclaren

Liga Endesa ACB
FINALIZADO
Gran Canaria CAN

80

BC Andorra AND

67

FINALIZADO
Retabet Bilbao BLB

79

Baskonia BAS

75

FINALIZADO
Estudiantes EST

87

Manresa MAN

79

RALLY DE MARRUECOS

Alonso esquiva los problemas, pero no al intratable Al Attiyah

En una larga especial de 386 km, el asturiano no tuvo mal ritmo, pero cedió 31 minutos con el líder qatarí. Sainz, con un percance, se dejó 16. Barreda ganó en motos.

Alonso y Coma con el Toyota en Marruecos.
Jiri Simecek Toyota GAZOO Racing

Encadenar un desafío tras otro. Ese es el plan de cada día en Marruecos. Si el que hubo para empezar ya fue suficientemente duro con una etapa 'rompe ruedas' en la que suerte tuvo el que no sufrió algún pinchazo o llegó a meta con las ruedas en buen estado, la que estaba preparada para el domingo no se quedaba atrás: una especial de 386 kilómetros entre Erfoud y Aoufous (dos localidades separadas por apenas 30) que mezclaba dunas con terrenos plagados de rocas. Si de aprender se trata, difícil encontrar una lección más completa que esa.

Y para eso se apuntó Alonso al Rally de Marruecos, para aprender, coger toda la experiencia posible al volante de su Toyota y decidir si ir o no al Dakar. Después de pinchar tres veces el sábado, rodar con una rueda dañada y perder más de media hora por el camino, el asturiano solo pedía tener un día sin percances. Eso es mucho pedir estando en el desierto, aunque se podría decir que lo tuvo. No hay que contar contratiempos reseñables, pero lo complicado ya estaba en buscarse la vida tras la nube de polvo de los coches que tenía delante.

Simplemente rodando en esas condiciones ya se pierde tiempo, y si le sumas que por delante tienes a toda una bestia como Al Attiyah marcando las referencias, la desventaja puede crecer más de lo deseable sin darte cuenta. Abriendo pista, el qatarí no tuvo piedad. Marcó el mejor tiempo en cada uno de los diez pasos cronometrados y, por supuesto, también en meta. Fue el único que completó la especial en menos de cinco horas (4:55:09) y Alonso se iba dejando minutos en cada tramo. Al final, superó la media hora de diferencia (31:37).

¿Mucho? Depende de la perspectiva con la que se mire. Si lo hacemos desde el segundo en el que finalizó Przygonski, no es tan excesiva. El polaco, con una gran última parte con el Mini, se dejó once minutos con un Al Attiyah fuera de alcance para cualquiera y, por tanto, aventajó al asturiano en veinte. Esa puede tomarse como una mejor referencia, porque pretender llegar a una manada de lobos y acabar de buenas a primeras con el macho alfa se antoja una misión demasiado difícil incluso para alguien del talento de Fernando.

Mejor le fue a uno que ya forma parte de la manada desde hace tiempo, Sainz, y eso que sufrió un percance a mitad de la etapa. Pese a ello, pudo recomponerse y se plantó en meta quinto a 16 minutos de Al Attiyah. Le superaron Peterhansel y De Villiers. El madrileño acumula más de media hora de desventaja con el qatarí, principal favorito como demuestra en cada kilómetro. Y Alonso ya está a hora y cuarto. Eso no es lo importante. Tuvo un día sin percances, y decir eso en la etapa más larga que ha tenido en su Toyota, es bastante.

Etapa 2

1. N. Al Attiyah (Qat/Toyota) 4h 55.09
2. J. Przygonsky (Pol/Mini) a 11:09
3. S. Peterhansel (Fra/Mini) 12:32
4. G. De Villiers (RSu/Toyota) 13:56
5. C. Sainz (Mini) 15:54
10. F. Alonso (Toyota) 31:37
13. N. Roma (Borgward) 50:57
16. G. Subirats (Toyota) 1h 02:59

Barreda se sale: victoria de etapa y líder

Joan Barreda en Marruecos.

Hasta ahora un nombre estaba resonando más fuerte que ningún otro en Marruecos si de motos hablamos, el de Sam Sunderland, sobre todo después de que la FIM anulase algunos tiempos de la primera etapa por un par de neutralizaciones y el británico de KTM estuviera en el liderato. Pues olvídense. El campeón mundial ya no es el protagonista, de hecho, no lo será más porque se vio obligado a abandonar. Ahora, hay otro jefe en el desierto, se llama Joan Barreda e hizo una segunda etapa bestial.

Tanto es así que le valió para adjudicarse el liderato de la clasificación general. El español tuvo un ritmo infernal con la Honda y completó los 386 kilómetros de la especial del día, maratón para las motos, en poco menos de cinco horas (4:56:27). Nadie pudo hacerle frente. Los dos que más cerca acabaron, Kevin Benavides y Short, lo hicieron a más de cinco minutos. Una distancia que es aún mayor si hablamos de los tiempos acumulados en los tres días de competición: 6:35 sobre Short.