Competición
  • Premier League
  • Liga Portuguesa
Premier League
Liga Portuguesa

FORMULA STUDENT

Formula Student: los aprendices de Newey

Este campeonato, nacido en EEUU hace 41 años, se ha convertido en un trampolín para aquellos estudiantes de ingeniería que sueñan con la competición.

Formula Student: los aprendices de Newey
FSUPV Team

La Fórmula más habitual viene acompañada de un número 1 a su espalda. Sin embargo, siguen quedando grandes desconocidas que a su vez conocen mucho de esfuerzo, emoción y trabajo en la lucha por un sueño. ¿De qué se trata? También hablamos Fórmula, en este caso seguida de Student. Pero, ¿qué más encierran estas dos palabras? La Formula Student se ha convertido en la competición de ingeniería más asentada de Europa y también, en un trampolín donde podrían encontrarse los futuros Adrian Newey o Ross Brown del Gran Circo.

Este campeonato ha pasado a ser la variante europea de la americana Formula SAE (Society of Automotive Engineerings), que comenzó hace 41 años, en 1978, conocida como "SAE mini Indy". Tras un primer proyecto que nació para ofrecer un programa más completo de formación a quienes estudiaban ingeniería en las universidades, la Formula Student ha terminado transformándose en una oportunidad de conocer el mundo del motor desde dentro, dándole voz a una valiente e innovadora forma de aprendizaje. Aunque con un objetivo final: fabricar el monoplaza más rápido y fiable para ganar a las universidades rivales.

¿Su mecánica? Después de destinar tres meses destinados a diseñar, estudiar y realizar simulaciones para poder validar el diseño del monoplaza, a continuación llega el periodo de fabricación. Es donde más horas se invierten hasta llegar a un prototipo que será evaluado por expertos en el mundo del motor, a partir de diferentes pruebas que decidirán cuál es la mejor propuesta. Se dividirán entre dinámicas (675 puntos) y estáticas (325 puntos), para sumar un total de hasta 1000 puntos que destacarán al coche con mejores prestaciones en aceleración, frenada, y estabilidad… siempre dentro de la seguridad.

Sólo podrán ser valorados, en una lista donde la mejor universidad española, la UPValencia, ocupa la decimotercera posición (690,14 puntos) con la Universidad de Stuttgart a la cabeza (826,97), aquellos monoplazas que tengan luz verde tras una 'ITV' donde los jueces velan por el cumplimiento de la normativa y el diseño. Esta inspección es una de las pruebas más exigentes, ya que entre el 20 y el 30% de los aspirantes no reciben el visto bueno de la organización para seguir formando parte de un evento que no se queda en simples verificaciones. Es mucho más.

Cada equipo debe desarrollar una empresa alrededor del monoplaza. La financiación para poder cubrir las necesidades de un coche que no podrá exceder de los 21.000 euros, deberán conseguirla también los propios alumnos a través de patrocinadores, como cualquier competición de motor. Después tendrán que crear un plan de negocios atractivo para posibles inversores, que también será juzgado durante la competición dentro de las pruebas estáticas. Será en las evaluaciones dinámicas donde se valore el potencial sobre el asfalto, aunque lo importante no es sólo ser el más rápido, sino también aprovecha los recursos.

Actualmente las competiciones se celebran en lugares tan dispares como Australia, India, Reino Unido, Italia o Alemania, considerado como el certamen con más nivel del mundo. Sin embargo, pese al talento de los germanos, es en las pequeñas diferencias donde están los grandes resultados. Esos que se convierten en inesperados dentro de un programa que brinda a los estudiantes la ocasión de desarrollarse mientras cumplen sus sueños. De aprender mientras se realizan como ingenieros que siguen los pasos de Ross Brawn, Paddy Lowe, Adrian Newey o James Allison en "una de las mejores experiencias de nuestras vidas tanto profesional como personalmente". Parece que ellos lo tienen claro y usted, ¿qué quiere ser de mayor? Pasen y sueñen.