AUTOMOVILISMO

Alonso completa el primer día de test con el Toyota del Dakar

El asturiano se divierte en Sudáfrica con el coche ganador del rally junto a De Villiers y empieza a valorar de manera seria competir en la carrera del desierto.

Divertirse. Ese es el primer objetivo. Y a partir de ahí todo lo demás. Fernando Alonso lleva tiempo valorando hacer el Dakar, desde que algunos amigos le hablaron de la aventura del desierto, desde que algún bicampeón de rallys y de la carrera más dura del mundo le habló de lo que supondría ponerse a los mandos de una bestia de las que devoran dunas. Y así se llegó a este momento, en el que Toyota pone a disposición del asturiano todo lo necesario para hacer un test dakariano, en Sudáfrica y con un campeón del Dakar como Giniel De Villiers a su lado.

En esta jornada, según un testigo del equipo presente en la prueba con el que ha podido hablar As, “Fernando ha pasado el mejor momento de su vida, disfrutando mucho del coche y de la experiencia”. El ensayo tuvo lugar en una apartada zona desértica en Bokhara, en Sudáfrica, con tramos de dunas pero también pistas pedregosas para encontrarse entornos similares a los de una etapa dakariana. Es el terreno donde el piloto local De Villiers, ganador del Dakar en 2009, trabaja habitualmente con Toyota Sudáfrica para poner a punto el Hilux, el coche ganador en la última edición con Nasser Al Attiyah.

El qatarí había estado dispuesto a dejarle el coche para probarlo en los desiertos de Qatar, pero esta prueba es más seria que aquello y se hace con toda la intención, por parte de los japoneses de Toyota, pero también del español, de luchar, algún día, por el triunfo en la legendaria carrera del desierto.