DAKAR

Nani Roma: menos 'buggy' y un reglamento estable en los raids

Nani Roma, con el Mini JCW Rally en el Dakar.

Florent Gooden

Segundo en el Dakar, habla con As sobre la variedad técnica del raid y la necesidad de cambio en el Mundial. Haro acabó con tres costillas rotas.

Con el 'Touareg' encima de la mesa, Nani Roma y Álex Haro saborean su segundo puesto en el Dakar 2019. "Analizando la carrera, viendo los tiempos de cada tramo, tiene más valor lo que hemos hecho porque la diferencia con Al Attiyah no fue de pura velocidad", dice el piloto catalán, de 46 años. Su 4x4 de Mini cumplió, "fue el coche más fiable" sólo superado en la clasificación por el Toyota Hilux, otro tracción total frente a los buggys dos ruedas motrices de Mini o Peugeot, con mejores prestaciones en arena.

Sobre esa duplicidad de especificaciones, el dos veces ganador del Dakar ya advirtió: "Espero que la FIA piense en volver al 4x4 y deje los buggys". Ahora, en frío, se explica en As: "Yo creo que el buggy tiene que estar para lo que se creó el reglamento de buggys, pensado para gente como Óscar Fuertes (SsangYong) con otro presupuesto que te permita disfrutar y hacer resultados dignos. Lo que pasa es que cuando vino Peugeot, estudió el reglamento y puso mucho dinero. Ahora lo hace Mini, pero insisto en que esta es mi opinión: buggys para pilotos no prioritarios y equipos amateur. Y luego daría más recorrido de suspensión y un poco menos de peso a los 4x4. Así disfrutaríamos muchísimo".

Con todo, Nani fue el primer Mini por delante de los buggys, Peterhansel abandonó y Sainz y Despres pasaron por problemas constantes en un coche "un poco joven", opina el catalán, "aunque la inestabilidad del reglamento hacen que se llegue siempre tarde". "Sabe bien" ganar a sus compañeros, "aunque también había que ganar a Nasser o Loeb". "Es cierto que había una estructura muy potente con Red Bull y los expilotos de Peugeot y nosotros estábamos un poco apartados cuando la carrera era para buggys y menos para 4x4", afirma. De su estrategia "conservadora" que le llevó a ser segundo, "el único 'pero' es haber cargado el coche con mucho material". "Aunque a toro pasado ninguna estrategia se repite y Carlos tampoco se hubiera encontrado con el bache", matiza Nani.

Álex Haro acabó su mejor Dakar con tres costillas rotas

Uno de los grandes responsables de la plata fue Haro, copiloto, que subió al podio en su quinta participación y acabó el rally con tres costillas fracturadas. "Me he descubierto muchas cosas. He estado abriendo pista con sólo tres trazas de moto delante, o junto con Peterhansel y Nasser decidiendo por donde cruzar unas dunas. Eso tiene mucho valor para mí", explica Álex.

Para 2020, Roma y Haro esperan "un Dakar más lineal con variedad de terrenos", "donde haya que improvisar en la navegación", y aún no han definido su programa de preparación. No será en el Mundial, que también necesita un cambio de formato, opina Roma: "No tiene ningún sentido, hay carreras aquí y allá sin ningún retorno, con un campeonato que nadie conoce a cambio de una inversión económica enorme. Tienen que hacer algo más compacto, con menos carreras pero más interesantes. El Dakar, el Silkway, la Baja Aragón que para mí es la mejor Baja europea, y el Rally de Marruecos. Y quizás Dubái, Emiratos... algo compacto con buen retorno, ¡y ya está!".

Álex Haro y Nani Roma, en el podio del Dakar 2019.