Competición
  • LaLiga Santander
  • LaLiga SmartBank
  • MotoGP
  • Liga Endesa ACB
  • Premier League
  • Serie A
  • Bundesliga
  • Ligue 1
  • Liga Holandesa
  • Moto3
Liga Endesa ACB
Baxi Manresa MAN

-

Iberostar Tenerife TEN

-

Montakit Fuenlabrada FUE

-

UCAM Murcia MUR

-

Kirolbet Baskonia BAS

-

Coosur Real Betis BET

-

Valencia Basket VAL

-

Unicaja MAL

-

Premier League
Liga Holandesa
Zwolle Zwolle ZWO

-

ADO Den Haag ADO Den Haag ADO

-

Groningen Groningen GRO

-

Sparta de Rotterdam Sparta de Rotterdam SPR

-

FC Emmen FC Emmen EMM

-

Fortuna Sittard Fortuna Sittard FSI

-

Feyenoord Feyenoord FEY

-

Heracles Heracles HCL

-

Temas del día Más temas

FÓRMULA 1 | GP DE ABU DHABI

Alonso, la última carrera del bicampeón español

Alonso celebrando su primer título en Brasil 2005.

FLAVIO MAZZI

DIARIO AS

El asturiano se despide de la F1, de momento, después de 17 años con dos títulos y tras pilotar para Minardi, Renault, Ferrari y McLaren.

"¿Vete a dónde? ¿Me voy a casa, me meto en la cocina, hago el desayuno, me siento en el sofá a ver la carrera?". Fernando Alonso, a principios del pasado año en una entrevista con AS. Este año, en la primera que ofreció a un medio en todo el mundo decía esto: "Solo tengo señales aún de que me gusta lo que hago, de que me divierto y el día que no tenga esas señales será el momento de dejarlo". Y ese momento ha llegado, este fin de semana el único piloto español que ha logrado ganar en Fórmula 1 deja este deporte. Lo hace a su manera, con ruido de fondo y con la sospecha confirmada por sus parte de que puede volver. Según nuestras informaciones lo hará probablemente en 2020, pero tratándose de este deportista tan especial en tantas cosas aún todo está por ver y por pasar. Ahora se va con 311 grandes premios, 22 poles y 32 victorias, 97 podios… hombre de domingos.

Sea como fuere, entre el sofá, la posible solución a una etapa que ha sido mucho peor de lo que esperaba y las señales evidentes de que ya no se divierte, el final de Alonso en la F1 ha llegado. Y lo hace en un circuito en el que tuvo lugar uno de esos momentos que cambiaron su historia para siempre. Abu Dhabi. Allí, en 2010 tenía que haber ganado su tercer título, el que hubiera sido el primero en su primer año con Ferrari. Pero no pudo ser, entre la estrategia de aquel equipo que tampoco fue lo que prometía, un ruso que llegó con la corbata en la cabeza a una fiesta a la que no estaba invitado y la insultante juventud de un piloto alemán y un equipo que en ese momento iniciaba una era. Ganó Vettel el título que era de Alonso, así titulamos la crónica entonces. Pero si de momentos hablamos y también de éxito y de cosas que nadie más ha hecho en nuestro país debemos ir mucho antes en la historia de Alonso. Un relato que comienza un 29 de julio en la Maternidad del Hospital Nuestra Señora de Covadonga, dónde nace el único hijo varón de Ana y José Luis que se convertiría en leyenda del deporte español, en campeón del mundo de Fórmula 1, un reservado al que entró con zapatillas de deporte, el pelo largo y la chulería del que se sabe destinado a ganar.

"Aquí me va a costar ser el jefe", dijo cuando probó en su primer gran premio. Antes ya había sido campeón del mundo de kárting, 14 de julio, dorsal 14 en Gante, y había ganado la Fórmula Nissan. Ahí, en su debut cometió un error y se salió de pista cuando era líder. "Tranquilo que la próxima la gano", le dijo a su entonces jefe Adrian Campos. Y a la segunda "machacó a sus rivales", dice el valenciano. Después llegó aquella carrera que ganó en Spa con uno de los peores coches de la F3000. A los pies del podio dos hombres: Flavio Briatore y Jean Todt. Pero la grandeza de un deportista único que logró poner ante la televisión con un deporte hasta entonces de minorías a más de quince millones de personas y con una cuota de pantalla del 60% se encuentra ante todo en la Fórmula 1, dónde empezó desde muy abajo y llegó a lo más alto. Ahora gana en Le Mans y lo hará en Indianápolis, pero antes dejó su recuerdo para siempre en los grandes premios Estos son sus momentos más importantes, los de un piloto que fue el más grande, pero que pudo ser mucho más…

Malasia 2003. Primera pole y primer podio.

Fernando había debutado en Australia 2001, ese año luchó contra los Benetton Renault y su mejor resultado fue décimo con el peor coche de la parrilla. Al año siguiente fue probador, pero regresó en 2003. Y en Malasia levantó su índice al cielo ante la mirada de Michael Schumacher. Había logrado su primera pole con 21 años y al día siguiente su primer podio con 40 grados de fiebre en la humedad de Sepang. Perdió más de cuatro kilos en esa carrera.

Hungría 2003. Primera victoria.

El campeón ese año fue Schumacher con un Ferrari volador, pero aquel día de agosto a las afuera de Budapest apareció Alonso con 22 años para doblar al alemán en carrera. Salía desde la pole y logró la primera y, de momento, única victoria de un español en F1 con 16 segundos sobre Raikkonen y 34 ante Montoya, dos pilotos que debutaron el mismo gran premio en Melbourne 2001 que el español.

Alonso celebrando su primera victoria en Hungría 2003.

San Marino 2005. Duelo con Schumacher.

"¿Pero dónde pensabais que me iba a pasar?". Fernando ante su padre y sus amigos al terminar la carrera de San Marino 2005 en el circuito de Ímola. Aquella carrera contuvo el aliento del universo de F1 durante más de doce vueltas cuando con un Renault con un cilindro menos y 30 caballos de desventaja logró contener al gran Michael Schumacher. Empezaba una nueva era y terminaba el reinado del Kaiser.

Brasil 2005. Primer título.

Recuerdo la mirada del resto de la redacción mientras Raúl Romojaro entonces jefe de motor saltaba encima de las mesas y todos conteníamos la emoción como podíamos. Un español era campeón del mundo de F1. Alonso gritaba su famoso 'toooma, toooma' con el rostro lleno de rabia después de lograr su primer título, con Renault, en Interlagos. Acabó tercero la carrera tras Montoya y Raikkonen, lo que necesitaba para hacer feliz a todo un país. Ese año fue Premio Príncipe de Asturias de los Deportes y Oviedo salió a la calle a festejar la hazaña de su guaje más universal. Ese año también, en Japón, volaría sobre Schumacher a 319 km/h en la 130R de Suzuka, una de las curvas más impresionantes de todo el Mundial. Era su momento…

España 2006. Ganar en casa.

Probablemente es uno de los pocos grandes premios en los que Alonso ha tenido el mejor coche. La marea azul llenaba el circuito de Barcelona, el asturiano salía desde la pole, era el 50 GP de España y ganó por delante de Schumacher y Fisichella, con el mismo Renault, a 23 segundos.

Hungría 2006. Bailando con Senna… y la tuerca.

Esta carrera fue una perfecta metáfora de la vida de Alonso en la Fórmula 1, alguien dotado de unas condiciones únicas, pero que no ha podido brillar tanto como merecía por las circunstancias. Sancionado, salía decimoquinto, pero en la primera vuelta adelantaba coches sin parar bajo el diluvio, en cinco vueltas era tercero, después pasaría a Schumacher y lo llegaría a doblar, también pudo con su compañero Fisichella que se salía de pista. En la vuelta 51, líder y con De la Rosa tercero (hubiera sido el podio más español de siempre) se le salió una tuerca mal apretada en su pit stop. Sus primeras vueltas bajo la lluvia luchan con las de Senna en Donington, pero después… "Son cosas que pasan", dijo al terminar la carrera.

Brasil 2006. Segundo Mundial.

La carrera anterior había quedado todo decidido, Alonso había logrado la victoria en Japón saliendo quinto y Schumacher veía como el motor de su Ferrari se cansaba. En Interlagos, Fernando fue segundo tras Massa. Michael había pinchado e hizo una gran remontada, pero entonces el chico de la estrella era Alonso. Bicampeón del mundo. Y de Renault a McLaren, destinado a marcar una nueva era. O no…

Alonso celebrando su segundo título de F1 en Brasil 2006.

Mónaco 2007. Pole, victoria, vuelta rápida…y Hamilton.

Se había presentado en Valencia, en el mayor evento de siempre relacionado con la F1 en nuestro país fuera de un gran premio, tendría el mejor coche y el mejor equipo, pero pocos contaban con Hamilton y Ron Dennis. Y en Mónaco, en una actuación espectacular del español con pole, victoria y vuelta rápida, llegó el primer zarpazo del inglés, su padre, la prensa británica… Dijeron que no habían permitido a Lewis luchar, pero lo cierto es que cuando lo intentó el asturiano rodaba más rápido. Si alguien quiere saber la diferencia entre Alonso y Hamilton en la pista vean esa carrera. Después llegaría Hungría y el turno de pole que el ahora pentacampeón no respetó, y la manzana, y Alonso sancionado y… Raikkonen ganando el Mundial con los dos de McLaren empatados a puntos y el título para Ferrari.

Singapur 2008, victoria y Nelsinho.

Pocos lo han hecho, pero en una entrevista le pregunté a Alonso por el llamado Singapurgate. "¿Sabías lo que iba a hacer Nelsinho Piquet?" Su respuesta fue que no, no lo sabía. El español salía decimoquinto, pasó a tres en la salida, paró antes que nadie y… su compañero Piquet chocó de forma deliberada siguiendo órdenes de equipo para que saliera un coche de seguridad. Fernando era primero y ganó la carrera.

Singapur 2009. Podio con su peor Renault.

Tras McLaren 2007, Alonso había vuelto a Renault, pero ya no era el equipo de sus dos títulos. Aunque en 2008 había ganado dos carreras con un coche muy pobre, en 2009 el monoplaza era mucho peor. Aún así, en la noche de Singapur pudo subir al podio tercero desde la quinta plaza tras Hamilton y Glock. Y se acordó de Briatore. Claro.

Bahrain 2010. Primera victoria con Ferrari.

"Si Alonso llevara un Ferrari…". Lo habíamos escuchado tantas veces que parecía que el asturiano iba a ganar cada carrera de principio a fin y sin esfuerzo. Pero Ferrari no era aquel de Schumacher. Pese a todo al principio lo pudo parece para los que solo ven el resultado. Victoria en su primera carrera con Massa al lado. Aquel año terminó subcampeón después de la carrera de Abu Dhabi en la que fue séptimo en la victoria de Vettel y lamentando entre lagrimas perder un título que merecía.

Alonso tras su primera victoria en Ferrari en Bahréin 2010.

Valencia 2012. Su mejor carrera.

En 2011, Alonso ganó la única carrera en la que se prohibieron los escapes sopladores que hacían volar al Red Bull, terminó el año cuarto, pero llegó 2012, su mejor año, el mejor probablemente de un piloto sin ganar en la F1 moderna. Alonso tenía un coche peor que el Red Bull, peor que el McLaren y en varias carreras peor que el Lotus, pero casi gana el título. En su historia queda la carrera de Valencia. Salía undécimo y ganó con Hamilton y Vettel abandonando y Fernando llorando en el podio junto a Schumacher, en el último podio del alemán. Valencia, España, todo el país fue feliz aquel día en plena crisis económica viendo a uno de los nuestros ganar en el deporte más caro que existe. Después llegó Brasil, dónde fue segundo con Vettel remontando e incluso adelantando con bandera amarilla, y Alonso con los ojos en éxtasis como un torero exhausto mirando al infinito mientras los cuernos le pasan por la taleguilla. Pura historia.

España 2013. Última victoria.

Había un ambiente especial ese día en Montmeló. "Tranquilo que esta la gano", me dijo Fernando antes de empezar la carrera. Lo miré como se mira a un loco, un genio loco… Salía quinto y en la primera vuelta hizo un adelantamiento doble a Hamilton y Raikkonen histórico. Terminó primero con un Ferrari que parecía, en sus manos, lo que nunca fue.

Hungría 2014. Último podio.

Le faltó poco para ganar, pero terminó segundo después de que Ricciardo le pasara a poco del final con un Red Bull tremendo y bajo la lluvia. Pero esa fue una de las ultimas exhibiciones de Alonso, con un pobre Ferrari terminó segundo delante de Hamilton en su último podio.

2015. McLaren Honda. Del accidente misterioso a Budapest.

Se fue de Ferrari y confió de nuevo en Ron Dennis que le presentó el proyecto McLaren Honda como ganador. Otra vez le falló. Empezó muy mal en Jerez y en Barcelona sufrió un misterioso accidente que le tuvo en la UCI varios días y no pudo correr la primera cita en Australia. Fue un año desastroso con ocho abandonos, pero en Hungría logró un quinto puesto increíble. Salía decimoquinto y con un coche muy pobre estuvo a punto de asomarse al podio.

Australia 2016. Salva la vida en Melbourne.

Ha tenido varios accidentes graves Alonso estos años, pero ninguno como el de Australia 2016 en el que terminó con un neumotorax, un pulmón perforado y varias costillas rotas. "Me duele un poco", decía al día siguiente comiendo en el Donovan playa de Sta Kilda. Había tenido un choque terrible con Esteban Gutiérrez y contra los muros. Al volver a España le descubrieron las lesiones. Así es la F1 a veces… jugando con la vida de los héroes.

El accidente que sufrió Alonso en Australia 2016 con el McLaren.

México 2017. Unas vueltas con Hamilton y Mercedes.

No es fácil encontrar buenos momentos de Alonso estos años con McLaren, pero uno de los más bonitos fue en México el pasado año cuando luchó durante varias vueltas con Lewis Hamilton y su Mercedes por la novena plaza. "Es bonito cuando eres 40 km/h más lento y no te pasan", dijo el asturiano al terminar. Había salido decimoctavo y terminó en los puntos.

Australia 2018. El espejismo.

"Ahora ya podemos luchar". Fernando Alonso había estado en pleno duelo con los Red Bull y terminó delante de Verstappen, fue elegido Piloto del Gran Premio, salía décimo y terminó quinto. "Este va a ser un año diferente de los tres anteriores", dijo ya con el motor Renault en su McLaren. No fue así. Fernando termina la temporada con el peor o el segundo peor coche de la parrilla y aquel quinto como mejor resultado. Se va en Abu Dhabi, termina una etapa, se merece ver alguna carrera desde el sofá…

0 Comentarios

Normas Mostrar

Webs de PRISA

cerrar ventana

© DIARIO AS, S.L.