Pedrosa: “A veces me pregunto por qué todo me pasa a mí”

GP DE FRANCIA | MOTOGP

Pedrosa: “A veces me pregunto por qué todo me pasa a mí”

Pedrosa: “A veces me pregunto por qué todo me pasa a mí”

Repsol Media / Jaime Olivares

Entrevista con el piloto del Repsol Honda, sobre su mala suerte con las lesiones, de dónde saca la fuerza para volver a levantarse y su futuro.

Le Mans

Dani Pedrosa ha recibido en el circuito de Le Mans a este diario y el resultado ha sido una entrevista en profundidad, distendida como pocas veces, salpicadas por risas y entrando sin complejos en su mala suerte con las lesiones, de dónde saca las fuerzas para volver a levantarse una y otra vez y la incógnita de su futuro en el Repsol Honda, en el que lleva corriendo en MotoGP desde 2006.

-¿Cómo se encuentra del golpazo de Jerez? Se le ve cojear un poco.

-Sí. Todavía tengo el golpe en la cadera y tengo muy inflamada esa zona. Me ha salido un poco de líquido.

-¿Voló más en la caída de Argentina con Zarco o en la de Jerez con Lorenzo?

-Digamos que fue muy parecido, pero creo que en Jerez fue más. En Argentina caí peor, pero en Jerez fue más fuerte.

-¿Es de los que luego ve las caídas repetidas y las analiza? Su amigo Sete Gibernau era de los que no quería verlas.

-Sí que las veo. Me gusta entender lo que pasa porque, a veces, desde la moto tienes una percepción diferente, de si había espacio o no lo había, de si estaba abierto o cerrado. Luego, cuando lo ves en la pantalla, desde fuera, es diferente a veces de lo que has sentido en la moto.

-¿Qué vio en esta de Jerez? ¿Se le estremeció el cuerpo al verse volar tanto aunque ya supiera que el resultado no fuera grave?

-La volada fue importante. Cuando me vi volar así entendí un poco todos los comentarios que me llegaron de familiares, amigos y el equipo. La tarde de aquel domingo la pasé allí y me decían que había sido muy fuerte.

-Esa caída de los tres se captó desde todos los ángulos. ¿Qué plano es el que más le llamó la atención? El de la cámara subjetiva desde una de las Ducati es tremendo…

-Probablemente, el que se ve desde la salida de la curva, desde fuera.

-¿Qué necesita para que no le pasen estas cosas? No sé si cree en la mala suerte o en si está gafado…

-Lo suyo es salir primero y no ver a nadie. (Risas).

-A lo Rainey… ¿No se pregunta por qué le pasan estas cosas?

-(Hace un silencio). Sí, a veces… Sobre todo lo he pensado cuando he encarrilado momentos en los que salgo de una y me meto en otra, como ahora. Me caí en el test de Qatar y me hice daño en la mano izquierda, saliéndome un bulto en un hueso. Tuve que correr la primera carrera con eso ahí y, cuando ya me estaba curando de esto, el otro brazo, y todo arrastrando lo de la rodilla desde invierno, en los test, porque me caí con la de motocross. Eso de la rodilla me impidió ir mucho en bici y eso, pero cuando ya me estoy recuperando y puedo empezar a entrenar más en el gimnasio, me pasa lo de Jerez y ahora no puedo entrenar tampoco como quisiera. Cuando pasa algo así tan seguido, paro un momento y me digo: “Espera. ¿Qué estoy haciendo mal y por qué me pasa todo a mí?”.

-¿Y a qué conclusión llega?

-(Sonrisa). No llegas a ninguna. (Risas). En realidad no llegas a ninguna, pero el instinto te lleva a preguntarte eso.

-Igual tiene que visitar a una bruja para que le espante la mala suerte, por si alguien le está haciendo vudú o algo así. Le garantizo que yo no soy…

-(Más risas). Ostia, espero que no. Soy buen tío y no sé a quién le he hecho tanto mal para que me pase eso.

-¿De dónde saca las ganas para volver a intentarlo y levantarse? Creo que lleva 35 lesiones en 19 percances…

-Faltan algunos en esas cuentas. Es una media de 1,5 o 2 operaciones al año las que llevo. Llevo 21 o 22 operaciones.

-¿De dónde saca la fuerza?

-Amor por el deporte, por descontado, porque si no ya hubiera parado de sufrir de esta manera. Tengo un sentimiento que tiene mucha fuerza y después tengo unos aficionados que son… No sé cómo explicarlo. A ti que te gusta el fútbol, es como cuando eres del Atleti… Cuando eres del Atleti, lo eres a muerte.

-¡También se puede serlo siendo del Real Madrid!

-(Risas). Ya sabes que yo no entiendo mucho de fútbol, pero para que me entendieras.

-Sus seguidores son muy leales y fieles.

-Sí, lo sienten mucho, de manera muy profunda.

-Y todo esto es para llegar a ser un día campeón del mundo de MotoGP. ¿Ese título daría sentido a todo y qué pasaría si no llegase nunca?

-Sí y no. La vida que yo he escogido es ser piloto de motos. Después puedes ser más o menos exitoso, por factores, pero sería mucho mejor el poder devolverle al equipo, a la familia y a los amigos gran parte de esa entrega y esa ilusión con un resultado. Es la vida y hay que vivirla. Yo me estoy llenando de experiencias, de unas y de otras, y al final me preguntaré quién soy. Tienes un nombre, pero es difícil qué eres, pero sí que puedes decir qué has vivido. Ese recorrido sí que lo he hecho y queda por hacer.

-Por lo que dice, habrá merecido la pena independientemente de que llegue o no llegue el título de MotoGP.

-Correcto.

-Hablando el domingo por la noche con Márquez, destacó que usted, Lorenzo y Dovizioso habían hablado ante los periodistas como caballeros aunque tuvieran puntos de vista diferentes. ¿Le sorprende que eso llamara la atención?

-En positivo, sí, claro. Al final todos perdimos en ese incidente. Lorenzo perdió su momento de hacer una buena carrera que necesitaba con la Ducati. Yo igual, porque venía de las lesiones y hasta ese momento tampoco llevaba una buena carrera. Y Dovizioso los puntos, porque iba líder del Mundial. Todos perdimos, pero fue de destacar que todos fuéramos señores.

-¿Me contaría cómo fue su encuentro con Zarco en el ascensor camino de la Comisión de Seguridad de Austin?

-No. (Sonríe).

-Espero que por lo menos le quedaran claras las cosas.

-Bueno…

-A tortas le hubiera ganado Zarco, aunque tampoco era cuestión de llegar a las manos…

-Bueno, aquí éste que venía conmigo (Edu Villodre) es pequeñito, pero tiene un nervio… (Risas).

-Hablando serio, hay que hacerlo de su futuro. ¿Estaría dispuesto a renovar sólo por una temporada si se lo plantease Honda?

-El tema de la renovación está como en la carrera anterior, sin novedades, y cuando las tenga te lo contaré, pero por ahora no hay nada.

-¿No le preocupa que le puedan quitar el sitio sin enterarse? En Honda se ha reconocido interés por hablar con Zarco, y se habla con más pilotos.

-No creo que eso haya pasado así y no me preocupa por ese sentido, porque eso lo hablamos. No es algo que ahora esté realmente pasando.

-Márquez tiene la sensación de que están esperando para renovarle. ¿Lo ha hablado con él?

-Básicamente, con Marc hablo de otras cosas que pasan alrededor nuestro o cuando uno renueva, para felicitarnos por ello.

-Me ha sorprendido gratamente el reencuentro tan profesional que ha habido entre Alberto Puig y usted. Me puse en su piel y no debe ser fácil. ¿Le ha sorprendido que vaya bien?

-No. Es profesional.

-¿Funciona tan bien como parece desde fuera?

-Ya se están notando cosas en el modo de trabajar que él tiene. En el box, los mecánicos, el equipo, el staf japonés, los pilotos, es una manera diferente a la que había antes pero, sin entrar en comparaciones, está claro que hay una parte profesional que entra dentro del código en el que nos movemos.

-Hablando con Puig en Argentina, me dijo que no afectarían en absoluto asuntos personales entre ustedes a la hora de decidir sobre su renovación. ¿Le tranquiliza algo así?

-Bueno, al final siempre es un acuerdo entre dos. Si los dos están de acuerdo y encuentran una vía en común eso es lo que hace que realmente pasen o no pasen las cosas.

-Muchas gracias. He de decirle que ha estado muy bien.

-Vale. Sí que lo ha estado.

0 Comentarios

Normas Mostrar