MOTOR

McLaren homenajea a Senna con un supercoche de 789 caballos

La marca de Woking presenta su coche más potente y exclusivo hasta la fecha que lleva el nombre de Ayrton, su piloto más legendario.

El nuevo McLaren Senna.

"El McLaren Senna es la personificación del ADN de McLaren en su mayor extremo, creando la conexión más pura entre coche y conductor. Es el coche de carretera más centrado en la pista que hemos construido y establecerá los tiempos por vuelta más rápidos que cualquier otro McLaren hasta la fecha. Nada más importa que ofrecer la experiencia de conducción más intensa en un circuito inspirado por uno de los mejores pilotos de McLaren". De esta forma presenta la marca británica a su nueva joya.

El nuevo modelo salido de la fábrica de Woking no puede definirse de otra forma, es el mejor coche que han construido nunca y por eso lleva el nombre de su piloto más legendario. Solo hay que ver sus curvas para darse cuenta de que no estamos ante un vehículo cualquiera. Sus agresivas líneas repletas de detalles, como cristales también en la parte inferior de las puertas, acaban en una trabajada y recta parte trasera que culmina un gran alerón. Todo ello forma el llamado Monocage III, el monocasco más fuerte que se haya visto en uno de sus coches.

No solo es el más resistente, su chasis también es el más ligero gracias a un diseño único de fibra de carbono que le permite alcanzar unos niveles de aerodinámica sin precedentes. Pero lo más bestia del McLaren dedicado a Aryton Senna se esconde en su interior: un imponente motor V8 biturbo de 4 litros que ofrece 789 caballos de potencia, el más potente de los fabricados por los ingleses. A ello hay que añadir la última tecnología en los demás aspectos como su suspensión hidráulica o sus frenos de carbono.

Unas características que le acercan más a un Fórmula 1 que a un coche de calle, por eso está recomendado para ser disfrutado en circuitos y por eso solo es asequible para los clientes más exclusivos. 500 unidades a un precio de 850.000 euros cada una se ensamblarán a mano en Woking, y todas ellas ya tienen asignadas un dueño, por lo que el resto de los mortales solo podemos conformarnos con admirarlo desde fuera. "El McLaren Senna es un coche como ningún otro", dice su carta de presentación. Igual que lo era en quién se inspira.