Paolo Simoncelli: "Volveríamos a hacer todo igual con Marco"

MOTOGP | GP DE MALASIA

Paolo Simoncelli: "Volveríamos a hacer todo igual con Marco"

Paolo Simoncelli saluda a Dani Pedrosa.

Regresa seis años después al circuito en el que perdió a su hijo, con una entereza digna de admiración: "Nuestra fuerza es saber que hicimos algo bueno por él. Era feliz".

La presencia desde esta temporada en la parrilla de Moto3 del SIC58 Squadra Corse ha supuesto el regreso a los circuitos mundialistas de Paolo Simoncelli, el papá del añorado Marco Simoncelli. Cuando AS le entrevistó en abril durante la disputa del GP de las Américas, en Texas, aseguró que no faltaría a la cita de Sepang, aunque eso signifcase la dura vuelta al escenario en el que su hijo perdió la vida el 23 de octubre de 2011. Ayer se acercó a la curva del fatal accidente y estuvo acompañado por una importante representación de pilotos, incluido Valentino Rossi, desgraciadamente inmerso en ese tristísimo percance. Ahora Paolo, un ejemplo de entereza, le cuenta a este diario las sesnsaciones en su regreso al trazado malayo. Creánme, un héroe con una fortaleza y una entereza admirables.

-¿Cómo lo hace?

-(Sonríe y suspira antes de contestar). Es difícil de explicar, pero bien. Me gustó ir a la curva y comprobar la muestra de estima y afecto a Marco. Fue un momento bonito.

-Me dijo en Texas a principio de temporada que sería duro venir a Sepang. ¿Tal como imaginaba?

-Sí. Mucho, muy duro. (Coge aire). Es difícil, pero al final la mamá de Marco y yo hemos decidido venir. Es algo que debíamos hacer y lo hemos hecho.

-¿Se siente liberado en ese sentido?

-Venir aquí era algo difícil para mí, pero lo hemos hecho y bien.

-¿Será más fácil hacerlo a partir de ahora?

-Es difícil ir a cada circuito, porque en cada uno tengo su recuerdo particular. Aquí era más difícil, es normal, pero lo hemos hecho y hay que seguir.

-Supongo que será un motivo de orgullo y un consuelo ver que se le recuerda con tanto cariño.

-La presencia de Marco es increíble. Lo ha dicho usted, y es algo que se ve, que se siente. Es increíble. No sé explicar bien la razón, pero es increíble.

-Su piloto de Moto3, Suzuki, ha escrito un tuit bellísimo dirigiéndose a Marco.

-No lo he visto.

-Le dice a Marco que un día subirá a lo más alto del podio junto a usted y le pide que cuando eso suceda les vea desde el cielo.

-Es bonito. (Se le humedecen los ojos al bueno de Paolo).

-¿Cuál es el recuerdo más presente que tiene de Marco?

-Lo que más me sorprende no es que se le recuerde por cosas deportivas, que es lo que sucede entre la gente de la moto, sino que en la calle las abuelas y los niños conozcan a Marco, aunque no vieran las carreras.

-La figura de Marco trascendía más allá de los circuitos.

-Así es. Eso se llama carisma y me da muchísimo placer que haya dejado una huella realmente impresionante.

-En la visita de la curva donde está el recuerdo ea su hijo en este circuito, me encantó el abrazo sentido que se dio con Rossi.

-No podía ser de otra manera, porque lo que sucedió le podía suceder a él como a cualquier otro. Las carreras son así, pero que fuera al acto de la curva me gustó mucho, como también me gustó mucho abrazar a Pedrosa y Márquez. Recuerdo que Pedrosa fue el primer piloto que vino a abrazarme justo después de la muerte de Marco y me transmitió una sensación y un calor que yo no olvido. Fue un abrazo precioso y todavía lo recuerdo.

-Yo recuerdo que era usted el que consolaba a todos los que nos acercamos al box a darle el pésame aquel día. Y así sigue. Me parece un héroe.

-Yo creo que nuestra fuerza, la mía y la de la madre, está en saber que hicimos algo bueno por él, porque él era feliz. Esto es lo que nos hace estar tranquilos y nos evita hacer pensar que fallamos. Cuando decimos que volveríamos a hacerlo todo igual, es cierto, no es tontería.

-Ahora lo que debe conseguir es que su equipo gane un GP para dedicárselo a Marco. ¿Es su objetivo por encima de todas las cosas?

-Es importante, pero le puedo decir una cosa: desde aquel momento todo ha cambiado para mí y nada vuelve a tener el mismo sabor ni es igual que antes. ¿Sabe qué ha cambiado? La luz en nuestra mirada. Yo veo fotos de cuando estábamos todos bien y Martina (su hija), la mamá y yo teníamos una luz diferente. A partir de la muerte de un hijo se ve todo diferente, porque sientes un dolor que no es justo y que te estruja el corazón.

-Mucho ánimo y fuerza.

-Muchas gracias.

0 Comentarios

Normas Mostrar