Competición
  • LaLiga Santander
  • LaLiga SmartBank
  • Premier League
  • Bundesliga
  • Copa Libertadores
  • Liga Portuguesa
LaLiga Santander
LaLiga SmartBank
Premier League
Bundesliga
Copa Libertadores
Liga Portuguesa
Estas leyendo

"En la F-1 no te dicen las malas noticias a la cara"

Pedro de la Rosa

"En la F-1 no te dicen las malas noticias a la cara"

"En la F-1 no te dicen las malas noticias a la cara"

Pedro de la Rosa analiza para AS su trayectoria, que se inició tal día como hoy hace diez años con un sexto puesto en Melbourne: "Alonso es, probablemente, el piloto más completo con el que he trabajado"

Hace hoy diez años, el 7 de marzo de 1999, España inició una nueva era en la F-1. Pedro de la Rosa y Marc Gené debutaron con Arrows y Minardi. A la primera hubo alegrón, el sexto puesto y primer punto que logró Pedro. Entonces fue un éxito mediático y el probador de McLaren aún lo recuerda con cariño.

Y eso que casi no compite en Melbourne...

Lo de Australia fue la tónica de mi carrera. Soy como un boxeador que siempre está a punto de caer a la lona, pero al final siempre llego al último asalto. Debe ser por mi cabezonería. A quince días del inicio del Mundial parecía que no iba a correr en Australia, y estar allí y puntuar fue algo increíble. Pero también fue un arma de doble filo. Pensé que iba a ser fácil puntuar en todas las carreras, que la F-1 no era tan complicada como decían, y pronto supe que las cosas eran realmente difíciles.

Tom Walkinshaw, el jefe del equipo, le dijo: "No está mal para ser español".

Me lo dijo cada vez que terminé en los puntos y eso era un indicativo de cómo nos consideraban a los españoles en el gran circo. Sólo nos veían capacitados para ser buenos pilotos de motos.

¿Quién fue más 'pirata' con usted, Walkinshaw, que le echó mes y medio antes del inicio del Mundial 2001, o Niki Lauda, que le despidió de Jaguar?

Entonces aprendí que en la Fórmula 1 las malas noticias te las dan por escrito, nadie te lo dice a la cara. Falta honestidad y por eso valoras a la gente que dice las cosas claras, aunque te haga daño. Y lo de Tom me dolió menos porque no teníamos una gran relación. Lauda y yo nos llevábamos muy bien, me aseguraba que siempre me diría las cosas claras. Y no fue así a la hora de la verdad. Ahora ya hemos resuelto todo. Una noche, en una cena de McLaren, se levantó de la mesa de al lado y dijo: "Quiero pedir disculpas públicas a Pedro. Me equivoqué con él en Jaguar". Ocho años después reconoció su error, pero al menos gracias a ese fallo llegué a McLaren, lo mejor que me ha pasado.

Lo mejor de su etapa de plata es el segundo puesto en Hungría 2006...

Para mí es la imagen de estos diez años. Es algo muy difícil de conseguir. Cuando llegas a la Fórmula 1 vienes de ganar y te crees que vencer es algo normal. Y, después de casi una década sin subir al podio, cuando estás ahí arriba sientes un cóctel de emociones muy bonito.

Y eso que debería haber ganado de no tener que hacer un repostaje extra por un cálculo erróneo en boxes.

Sí es cierto que se debería haber ganado, pero también habría vencido Alonso de no habérsele caído la rueda. Estoy contento y orgulloso de aquel segundo. Fue muy especial. Me di el gustazo también de pasar a Schumacher, algo de lo que no muchos pilotos pueden presumir.

¿Qué pasó en la guerra interna de McLaren en 2007?

No hay un bueno y un malo en lo que pasó entonces entre Fernando y Hamilton, y lo mejor es no echar leña en un fuego que ya está apagado. Con dos talentos como Alonso y Lewis es normal que salten chispas. Es el duelo del siglo. Son dos personalidades muy fuertes con un objetivo, ganar.

¿Quién es el piloto más completo con el que ha trabajado?

Yo mismo... (se ríe). Probablemente sea Fernando el más completo por su mayor experiencia, pero Lewis está aprendiendo mucho. Son dos monstruos y yo he tenido la suerte de trabajar con ambos.

También te puede interesar