Estas leyendo

La FIA investiga qué le pasó al coche de Alonso el sábado

Fórmula 1 | Gp de China

La FIA investiga qué le pasó al coche de Alonso el sábado

Las presiones de las ruedas de la Q3 estaban alteradas

Max Mosley reaccionó rápidamente a las quejas de Fernando Alonso después de la calificación. El presidente de la FIA es un enemigo acérrimo de Ron Dennis y no le va a pasar ni una. De hecho, a última hora de la tarde del sábado le hizo llegar su preocupación a través de un emisario al propio bicampeón. No quiere trampas en torno al coche número uno ni que se le perjudique en su lucha por el título.

Por eso ha decidido abrir una discreta investigación que mantendrá la tensión sobre la jefatura de McLaren hasta Brasil. Se han recabado los datos por escrito de las presiones de todos los juegos de neumáticos empleados por el español durante el GP de China. Y las cifras contribuyen aún más al incremento de las sospechas. De los diez juegos que utilizó el ovetense, sólo dos tenían las presiones alteradas. Fueron los que le pusieron en la tercera y decisiva parte de la calificación. En lugar de encontrarse a 0,2 libras de presión, estaban a más de 1,5. Algo que disminuye drásticamente su adherencia. Esta vez la causa pudo ser el sobrecalentamiento de los compuestos. Los calentadores estaban a una temperatura mayor de lo habitual, superior a 90 grados, y esto generó la alteración de las presiones. De ahí el hundimiento final y la pérdida de tiempo.

En Fuji las presiones también estaban mal, pero sólo en las ruedas traseras y tal vez por un mal hinchado. Los calentadores de la última carrera los han mandado a Inglaterra para analizarlos, pero, curiosamente, estas cosas nunca le suceden en calificación a Lewis Hamilton. Es, con Hungría y Japón, la tercera sospecha de sabotaje del año.

También te puede interesar